Photo Gallery / Galeria de Fotografías


Gallery Photos / Galeria Fotografías / ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Analyst, Publisher, Digital Photographer and Community Manager en Analista, Redactor, Fotógrafo Digital y Community Manager... - https://goo.gl/Wnh4yu
.

City Medellín_Photo / Ciudad Medellín_Fotos

Medellín Photography Series ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Photographer Editor and Digital Designer / Medellín Fotografía Series © Pablo Felipe Pérez Goyry. Fotógrafo Editor y Diseñador Digital


Sunsets_Photography / Puestas de Sol_Fotografía

Sunset Medellín. Photography Series ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Photographer Editor and Digital Designer / Atardecer Medellín. Fotografía Series © Pablo Felipe Pérez Goyry. Fotógrafo Editor y Diseñador Digital.

Posted by Reflections on Global Contextus on Jueves, 21 de mayo de 2015

Moons_Photography / Lunas_Fotografía

Moon. Photography Series ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Photographer Editor and Digital Designer / Luna. Fotografía Series © Pablo Felipe Pérez Goyry. Fotógrafo Editor y Diseñador Digital.

Posted by Reflections on Global Contextus on Jueves, 21 de mayo de 2015

Dawn_Photography / Amaneceres_Fotografías

Amanecer_Medellín. Photography Series. ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Photographer Editor and Digital Designer / Medellín Fotografía Series © Pablo Felipe Pérez Goyry. Fotógrafo Editor y Diseñador Digital

Posted by Reflections on Global Contextus on Lunes, 4 de mayo de 2015

Clouds Photography / Fotografía de las nubes

Nubes. Photography Series ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Photographer Editor and Digital Designer / Nubes. Fotografía Series © Pablo Felipe Pérez Goyry. Fotógrafo Editor y Diseñador Digital

Posted by Reflections on Global Contextus on Viernes, 15 de mayo de 2015

Medellín Night_Photography / Noche de Medellín_Fotografía

Nocturna Medellín. Photography Series Photography Series ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Photographer Editor and Digital...

Posted by Reflections on Global Contextus on Martes, 19 de mayo de 2015

1 de septiembre de 2004

Hans Küng y el Proyecto de una Ética Mundial


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
01 de septiembre de 2004.

Por mucho tiempo se cuestionan los arcanos, interpretaciones y aplicación de la teología católica. Con todo “pocos hombres osarían dar evidencia de las plegarias secretas que dirigen a Dios". Ante esta realidad, determinante en la teología católica - durante el siglo XX - es la actividad del clérigo suizo Hans Küng, que es ordenado sacerdote diocesano el 9 de mayo de 1955 y celebró su primera misa en la cripta de San Pedro, debajo de la cúpula vaticana. Sin embargo, su destacada participación en el Concilio Vaticano II, incitaron trasnochar a la omnipotencia católica - diz jerarquía -; por la reforma que proponía Kürg, Reformas que motivan sea reprendido y desaprobada su obra que es la base de su trabajo docente.

Hans Küng nació en 1928, en Sursee (Suiza). En el Colegium Germanicum et Hungaricum de Roma, cursó tres años de filosofía y cuatro de teología (1948-1955). Estudió en la Universidad Pontificia Alemana y la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma. Después de ser ordenado continúa sus estudios en el Instituto Católico de la Sorbona, en París, donde escribe su tesis doctoral: “Justificación: la doctrina de Karl Barth y una reflexión católica (1957)”. En ella se examinan las analogías entre la doctrina católica y las creencias sobre la justificación sostenidas por Karl Barth, teólogo protestante suizo, con quien Hans Küng consolida una honesta amistad. Este trabajo doctoral será alabado por católicos moderados y por los que intentan la restauración de la unidad entre todas las iglesias cristianas y en la generalidad protestante.

Antes de convertirse en profesor, de teología dogmática, en la Universidad de Münster, es ordenado sacerdote de parroquia en Lucerna. También participa como teólogo oficial del Concilio Vaticano II, donde cuestiona la doctrina de la infabilidad en su libro Concilio, reforma y reunión (1960). En él pide una reforma de las iglesias católica y protestante. Por su osadía, en 1975, la "Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano", lo amonesta por sus opiniones y escritos teológicos. Es revocada, - en 1979 - su facultad para impartir la enseñanza como católico. No obstante, las secuelas de la reprimenda son dulcificadas - en 1980 - cuando se le concede continuar instruyendo desde una posición secular.

Al estimular un nuevo pensamiento para reflexionar sobre la teología, es acechado “a corta distancia” por monseñores germanos y romanos. Los medios teológicos católicos y los protestantes, comienzan a conocer la obra de Hans Küng, que se extiende en toda Europa. Sin embargo, continua su trabajo en la pastoral directa - entre 1957 a 1959 - en Lucerna, fundamentalmente con gente joven. Es profesor auxiliar en la Universidad de Münster, de 1959 a 1960.

A los 32 años - enero de 1959 - asume la cátedra de teología fundamental, de la Facultad de Teología Católica, de la Universidad de Tubinga; prestigiosa por su escuela, primero protestante y después católica. Por esta época, las clases de Küng van desde la lindeza hasta ser ardorosas, elogiadas, debatidas, agradables e intrépidas.

En Tubinga coincide – de 1965 a 1968 – con el profesor Ratzinger. Empero una revuelta estudiantil, en 1958, separa a los dos profesores. Ratzinger se instala en la conservadora universidad de Baviera, y Küng continúa en su cátedra, en Tubinga, que conserva su tapiz de libertad y de verdad. Ratzinger se erige como defensor de la fe, sugiriendo los preceptos inquisitoriales; Küng como el hijo vigilado por sus aciertos ético-teológicos.

Fueron meritorias las discusiones de Küng sobre cualquier tema y en cualquier idioma con los colegas germanos, franceses y angloamericanos, en la revista "Concilium", que es fundada en 1964 por los teólogos Rahner, Congar, Schillebeeck y Küng. En este período proliferan los textos Latinoamericanos, editados en España, sobre la “Teología de la Liberación”. Desde ese momento es tratado el tema, en "Concilium", en un contexto lógico y de controversia fraternal.

Se dice que las críticas de Küng, a la curia romana, son siempre templadas e irrebatibles. Pide con enérgicas argumentaciones se supriman los privilegios y prerrogativas que imperan en la iglesia desde la Edad Media. Censura con pasión la pobreza ética y la ausencia de una auténtica espiritualidad, de algunos inquilinos del Vaticano.

Cuando en 1962 es nombrado - por Juan XXIII - “perito conciliar”, y trabaja activamente en el Concilio Vaticano II. “Vivió paso a paso las cuatro sesiones conciliares, examinó los esquemas y los juzgó - antes y después- con lucidez singular (...) redactó muchas propuestas para que los obispos amigos renovadores las llevasen al aula conciliar”. Küng reconoce que si bien se aceptan algunas reformas “a pesar de todas las decepciones – afirma -, el Concilio ha merecido la pena”.

En una consulta popular, es proclamado como candidato al obispado de Basilea. Sin embargo - la Congregación de la Doctrina de la Fe - se le priva, en 1979, de continuar la misión canónica de enseñar, en la Facultad de Teología, de Tubinga. ¡No merecía ser calificado como teólogo católico! Esta actitud de la cofradía tiene su fundamento en los desacuerdos teológicos y percepciones vertidas en las memorias de Hans Küng – Primera parte - respecto del Papa y del Opus. En contraste, por sentencia del rectorado, continúa de profesor ínter facultativo de teología ecuménica.

Para Kürg, es una comprometida actitud honesta “decir una palabra clara, con franqueza cristiana, sin miedo a los tronos de los prelados”, y la enarbola cada día. En una oportunidad expresa de que: “Los teólogos no producen las crisis; simplemente las señalan”.

Después del Concilio, su obra causa considerable alboroto, ya que cuestiona la Iglesia y su proceder. Conocedor, desde un "hori­zonte universal", de los problemas que abarrotan el alma de la humanidad. Hans Küng, aborda el problema planetario desde “la tradi­ción cris­tiana, la situa­ción espiritual de cada momento, el presente de las Igle­sias ­y las grandes religiones hoy activas”.

Creador y director de la “Fundación Ética Mundial”, se dedica al fomento de la ética en el diálogo interreligio­so. Su “Proyecto de una Ética Mundial” es conocido en todo el mundo y está traducido a quince idiomas. Entre 1992 y 2001, ha intervenido en la ONU en cuatro oportunidades, presentando el imprescindible diálogo de civilizaciones y culturas. También ha recibido varios doctorados "Honoris causa".

En 1996, se jubila de la actividad académica, después de ser profesor en la Universidad de Tubinga (Ale­ma­nia) desde 1959. El 20 de marzo de 2003, líderes políticos y religiosos de Alemania le dedicaron un homenaje con ocasión de su 75º cumpleaños, en el que destacaron sus méritos. Muchas instituciones han pedido su rehabilitación de teólogo católico. Lo han solicitado el presidente federal alemán Johannes Rau y el canciller Gerhard Schröder. No se consiguió. La ficha de Küng en el “Santo Oficio 399/57 i, no hay quien la borre”. “Que se sepa, sólo Juan XXIII, siendo Papa, logró que se destruyese la suya, después de haberla leído socarronamente”.

”Uno de los grandes temas que ha tratado Hans Küng es la esencia del cris­tianismo. Su respuesta es contundente: ‘No hay cristianismo sin Cris­to’. Por eso el cristianismo como religión no es meramente una idea (justicia o a­mor, por ejemplo), ni unos dogmas (Cristo lógico o trinitarios), ni una cosmovisión (frente a visiones ateas), sino la persona de Cristo Jesús. Jesucristo es la figura básica vivien­te de los cristianos, el centro del cristia­nismo. Sin Cristo no hay historia del cris­tia­nismo, ni reunión de cris­tia­nos. Küng señala unos ‘elementos estructurales centrales’ que iluminan la esen­cia del cristianismo: la fe en un solo Dios, el seguimiento de Cristo y la acción del Espíritu Santo”.

Hans Küng se aproxima a las condiciones que vive la humanidad y los eventos de los últimos años en: “Proyecto de una ética mundial (1991)”. El libro demuestra la necesidad de tomar consciencia de no será posible sobrevivir si es diverso el tema ético y la pugna egoísta religiosa predomina en todas las esferas de la convivencia. De un mundo en paz, es posible si existe un talante ético fundamental; “se necesita, una religión o una ideología unitarias, pero sin ninguna clase de normas, valores, ideales y fines obligatorios y obligantes. De no es posible la supervivencia sin una ética planetaria”. La paz mundial será imposible si no hay una paz religiosa, y un diálogo ético entre religiones.

La necesidad de sentar bases comunes para entablar un diálogo interreligioso - desde el cristianismo con el Islam, el hinduismo y el budismo - lleva al teólogo Hans Küng a promover las conferencias-coloquio celebradas en la Universidad de Tubinga, en 1982, La transcripción de las mismas da forma a al volumen “El cristianismo y las grandes religiones (1993)”. que no tiene más intención que la de ampliar el conocimiento de las grandes religiones, para mejorar una convivencia cada vez más crítica.

Sin temor a la duda, podemos afirmar que Hans Kürg es el teólogo más importante y audaz del siglo XX y principios del XXI. Sus libros y conferencias tienen el sello de un verdadero servidor y conciliador de todas las religiones, como queda plasmado en sus esfuerzos para un nuevo concepto y síntesis­ que unifique a todos los cultos; que se materializa en la “Declaración del Parlamento de las Religiones del Mundo”, que se celebra en Chicago, en septiembre de 1993. Lo tratado en el conclave quedo recogido en el libro “Declaración del parlamento de las religiones del mundo (1994)”, donde se refleja las condiciones de un mundo que experimenta un proceso de estimulada cohesión mundial: en la política, economía, y civilización; ahí afloran nuevos conceptos que están marcando nuestras vidas. “¿Dónde situar la ética mundial, sobre qué valores apoyar el consenso básico global; qué medidas y actitudes de principio deben permanecer vigentes entre los seres humanos y en su existencia colectiva? Por primera vez, en la historia de las religiones, la "Asamblea del Parlamento de las Religiones del Mundo" (reunida en Chicago en septiembre de 1993) se arriesga a publicar una “Declaración de Ética Mundial”. Esta declaración incluye representaciones de todas las religiones del mundo. Esta edición ofrece la primera versión íntegra de esta Declaración, redactada por uno de los promotores, Hans Küng. La Declaración se complementa con los comentarios del propio Küng y de Karl-Josef Kuschel.

El planeta está en aprieto, no-solo en la política, también en la economía. Hans Küng, en su libro “Una ética mundial para la economía y la política (1999)”, critica contundentemente esta aterradora realidad y documenta la trascendencia de una ética común para la política y la economía mundiales, como aspecto de unidad y compromiso que lleve a vivir en un mundo más pacífico, más equitativo y humano. No trata el tema con recetas fáciles, sino a partir de vibraciones concretas: sustentadas en aplicar el “Proyecto para una ética mundial” a la realidad política, social y económica, en el planeta. “De ahí derivan los temas de este libro: ¿Existe un camino entre la política real y la ideal? ¿Puede haber una política económica mundial alternativa al estado del bienestar y al puro capitalismo? ¿Qué papel juegan las religiones en crisis y los conflictos actuales? ¿Cómo debe ser puesta en práctica la ética mundial?”. Hans Küng nos ofrece un modelo realista compatible con el futuro, sobre la base de una ética común para los seres humanos.

En la persona de Hans Kürg, anida un alma que, conciente o no, transita el sendero de “La Sabiduría Eterna”, y pueden palparse en otros libros: [ La Iglesia (1967), ¿Infalible? (1970), Ser cristiano (1974), ¿Existe Dios? (1978), ¿Vida eterna? (1982), Responsabilidad global (1991), y La Iglesia católica (2002). En 2003 publicó la primera parte de sus memorias, titulada Libertad conquistada, donde aportar nuevas iniciativas que permiten el desarrollo de auténticos valores, que ayuden al progreso de los seres humanos. También, pudiera considerarse un miembro del “Nuevo Grupo de Servidores del Mundo”, porque participa activamente en el campo creativo que le proporciona un lugar importante en la comunidad de las almas que trabajan por una “Nueva Religión Mundial”.

Es saludable indicar, que el trabajo desarrollado por Hans Kürg está relacionado con la necesaria renovación y desarrollo de la conciencia humana, más allá del aspecto teológico. Además, es un pensador y servidor de la humanidad, que ha plasmado en su obra la búsqueda de una “Religión Mundial”. Entre tanto, como nos enseña Alice A. Bailey, “el concepto de una religión mundial y la fusión de la fe es ahora un campo de discusión. En el futuro todos los hombres de inclinaciones e intenciones espirituales guardarán los mismos días sagrados, unificando recursos espirituales en una simultánea invocación espiritual (...) Nada podrá detener el progreso del alma humana en su largo peregrinaje de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real, de la muerte a la inmortalidad y de la ignorancia a la sabiduría. Si los grandes grupos religiosos organizados de todos los países, incluyendo todos los credos, nos ofrecen guía y ayuda espiritual, la humanidad hallará otro camino. Nada puede evitar que el espíritu del hombre llegue a Dios”.

Si queremos descifrar lo que ocurre en el mundo y lo que aconseja Hans Küng, es necesario escudriñar la cotidianidad de todos los seres humanos; discernir cómo entender el legado cultural, las tradiciones, los puntos de vista, las civilizaciones y religiones, así como las barreras idiomáticas de todos los pueblos. Todo esto no son obstáculos para existan sinceras relaciones entre todos los seres que pueblan el planeta y poner fin a la separatividad que abruma el espíritu universal.

Hoy día, todos los seres humanos podemos vivir en armonía y bienaventuranza, siempre que prevalezca la verdad, la belleza y la bondad. Porque todas las personas recorremos el sendero de la transformación radical, que solo se facilitará con ayuda del amor y el respeto a todo lo creado. Hans Küng persevera en conocer y ayudar a solucionar los aspectos negativos, los sueños, las esperanzas, y los miedos humanos, y amalgamado al “Proyecto de una Ética Mundial” continua activo en la Iglesia, su "terru­ño espiritual, que es el cristianismo”. Empero, al presente, la teología y su aplicación práctica con una ética integradora insiste en ser un tema mundial de reflexión y polémica. La manzana fanática de la discordia continúa excitada. ¿Por cuánto tiempo?

Bibliografía consultada:

Bailey, Alice A. – Los problemas de la Humanidad. Fundación Lucis Trust, Argentina, Tercera Edición en Castellano, 1996.

Bailey, Alice A. – El destino de las naciones. Editorial Sirio, S.A., Malaga, España, 1961.

Jens, Walter y Kuscel, Karl-Josef - Teologgía en libertad. Diálogo con Hans Küng. Editorial Trotta,S.A., 1999. Madrid, España.

Küng, Hans - Proyecto de una Ética Mundial. Editorial Trotta, S.A., 1992. Madrid, España.

Küng, Hans / Kuschel, Karl-Josef (editores) - Hacia una Ética Mundial. Declaración del Parlamento de las Religiones del Mundo. Editorial Trotta, S.A., 1994. Madrid, España.

Küng, Hans - Grandes pensadores cristianos. Una pequeña introducción a la teología. Editorial Trotta, S.A., 1995. Madrid, España.

Küng, Hans - El cristianismo. Esencia e Historia. Editorial Trotta, S.A., 1997. Madrid, España.

Küng, Hans - El judaísmo. Pasado, presenta y futuro. Editorial Trotta, S.A., 1998. Madrid, España.

Küng, Hans - Una ética mundial para la economía y la política. Editorial Trotta, S.A., 1999. Madrid, España.