Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

30 de enero de 2008

Cuba: Es imprescindible una coalición cubana de unidad cívica y política


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
30 de enero de 2008.


LA TOLERANCIA (del latín tolerantĭa) es el atributo pudoroso que expresa una actitud atenta y respetuosa de una persona, grupo, institución o sociedad, con respecto a los intereses, creencias, opiniones, hábitos y conducta ajenos. Se manifiesta en la aspiración de llegar por medio de la persuasión y las negociaciones a la fraternidad mutua, y a la avenencia cuando las opiniones e intereses son divergentes. Ejemplos en este sentido lo vemos en la doctrina moral y política desarrollada por Mahatma Gandhi, Martín Luter King, Nelson Mandela y Aung San Suu Kyi.

Actualmente, en un mundo globalizado, la tolerancia se ha convertido en una necesidad y condición para la convivencia de todos los seres humanos. Más allá de las diferencias, la tolerancia es una instrumento vital que permite realizar el diálogo para proteger las diferentes culturas, corrientes políticas y la libertad de cada persona en la sociedad.

Innegablemente, existe una pacífica oposición patriótica cubana. Empero, dejaría de ser pasiva cuando logre alcanzar ser una “Coalición de Unidad Cívica y Política”, que facilite una masiva desobediencia civil para hacer frente a la dictadura marxistafidelista y puedan los cubanos aspirar a una transición noviolenta hacia la democracia. Al presente, no se vislumbra nada en este sentido. Eso sí, la dictadura crea las condiciones para el continuismo.

Es esencial que las fuerzas opositoras asuman con responsabilidad y respeto la tolerancia, como fundamento de la democracia moderna, para asegura el pluralismo religioso, ideológico y político, que es la garantía de las minorías frente a las mayorías para afianzar la aplicación efectiva de los derechos humanos universales.

Noble y digna de magnificar es la oposición patriótica cubana y que es clave para una transición hacia la democracia. Sin embargo, conviene tener en cuenta que el éxito está en buscar adeptos y no luchar como ermitaño. Una “Coalición de Unidad Cívica y Política” es imprescindible para dialogar y expresar un discurso de tolerancia y unidad. Una coalición donde tengan cabida el compartir la diversidad de talentos y la persuasión, el agotamientos y las críticas, los aplausos y la solidaridad.

El pueblo cubano es de excelente conciencia despabilada que está con anhelos y espera se les guíe con metas trascendentales, y los líderes de la oposición patriótica son los responsables de guiar a la nación para con libertad construya una sociedad tolerante, más justa y más humana.

Por ahora son posibles algunos cambios por parte de la cúpula castrista encabezada por Raúl, juntamente con la evidente desaparición física de Fidel Castro. Con todo, coincido con los analistas que opinan de las acciones de la dictadura solo son especulaciones y falsa expectativa.

No es decoroso estar de acuerdo con aquellos que lucran con las esperanzas de un pueblo. Porque no es decente aceptar se utilicen los fines y medios con el propósito de desfigurar la realidad. Eso me entristece, porque tengo la percepción de se acercan tiempos muy difíciles para los cubanos que están en la isla cárcel. Importante es no olvidar que el caos es la cantidad de desorden o comportamiento no predecible de un sistema dado. Un sistema caótico es impredecible a largo plazo, de modo que mínimas modificaciones en la exactitud del valor inicial divergen hacia cualquier lugar de su estado de reposo. A buen entendedor pocas palabras.

Es deber de los líderes de la oposición patriótica reconocer sus errores y relegar al olvido los prejuicios. Así, será más creíble el quehacer de los hombres y mujeres honestos que desde las cárceles y el periodismo independiente, los partidos políticos y la sociedad civil enfrentan con dignidad a la dictadura marxistafidelista que deshonra y afrenta a la patria. Más aún, si se divorcian de aquellos individuos que utilizan el problema cubano como modus vivendi.

Comedidamente, sobre lo dicho en estas cuartillas, mi punto de vista es que los líderes honestos de la oposición patriótica deben enfocar sus esfuerzos para crear una “Coalición Cubana de Unidad Cívica y Política”, que fusionada trace coherentes estrategias con metas claras, concretas, aterrizadas, poderosas, que nunca se aleje del ahora y el pueblo que en el archipiélago cubano sufre las consecuencias calamitosas provocadas por una dictadura morbosa y del acomodamiento de compatriotas sin decoro. Es impostergable planear razonablemente el futuro, sin renunciar a la tolerancia, que es el fuego que aviva la lumbre de la fe y la esperanza de toda una nación. Tiene la palabra amiga, amigo. ¡NAMASTE!

28 de enero de 2008

¿Qué acontecerá en Cuba, cuando muera el dictador Fidel Castro?


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
28 de enero de 2008.


Días más o días menos, hace año y medio que Fidel Castro cedió “temporalmente” el poder del gobierno cubano a su hermano Raúl. Desde el inicio de esta situación, se han desparramado las más diversas predicciones acerca del futuro de Cuba cuando deje este mundo el dictador.

El pronóstico que más fuerza a tenido sobre lo que presuntamente sucederá, afirma que Raúl está a favor de reformas económicas significativas y que seguirá el modelo de la “China comunista”. Empero, los sucesos políticos futuros no pueden predecirse con certeza. Esto es indiscutible en casos donde es potencial que tenga lugar un cambio de gobierno.

Hace pocos días, el avispero se volvió a agitar, por las declaraciones de Fidel en un editorial publicado por la prensa oficial y que corren el velo de su experiencia cuando hace año y medio cayó enfermo.

Explica el dictador que pensó que moriría. “Cuando enfermé gravemente la noche del 26 y la madrugada del 27 de julio (de 2006), pensé que sería el final”.

También, comentó el octogenario gobernante en su editorial, dedicado al presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, que “mientras los médicos luchaban por mi vida, el jefe de despacho del Consejo de Estado leía a exigencia mía el texto, y yo dictaba los arreglos pertinentes”, y que “cuatro días después de caer enfermo emitió una proclama en la que cedió el poder a su hermano Raúl de forma provisional”. Dijo Castro que: “pensé que iba a morir”.

Con todo, es evidente que por ahora Fidel ha dejado el poder, aunque algunos cubanos en la isla aseguren que reasumirá las funciones que en estos tiempos asume Raúl. En lo personal soy escéptico con esta afirmación, aunque la dictadura por largo tiempo nos tiene acostumbrados a las sorpresas.

Entre tanto, Raúl y los incondicionales del régimen intentarán salvaguardar el estatus quo y a como de lugar someter a los que se opongan al gobierno.

Es un gravísimo error que los opositores anticastrista ignoren que hoy día la mayoría de los cubanos que residen en la isla reconocen el liderato de Fidel y elogian su resistencia, dureza, resolución, paciencia y tenacidad en sus actuaciones a lo largo de cerca de cinco décadas.

No es un secreto que hay cubanos decepcionados con las promesas de la “revolución cubana”. Sin embargo, no es un secreto, que estos sumados a los opositores no son justamente numerosos como para garantizar el éxito de cualquier acción contra la dictadura marxistafidelista.

Castro y sus cortesanos siguen en el poder..., y aunque agoniza no pareciera que ha llegado la hora final de su existencia. Y las fuerzas opositoras, no se ponen de acuerdo para encontrar un consenso para organizar una coalición de “Unidad Nacional Cubana Opositora”, para enfrentar la dictadura.

Definitivamente, sé que algunos compatriotas no estarán de acuerdo con lo dicho en estas cuartillas. Créanme que sabré comprender sus posiciones.

Igualmente, espero que respetuosamente reflexionen acerca de mi punto de vista, que es la de un demócrata que con liberalidad, por razones personales y filosóficas, no puede dejar de ser rigurosamente sincero y persistente en descubrir la esencia de la verdad como razón de ser de la justicia y el pundonor. Por todas estas razones, me parece incongruente que sólo quede la opción de esperar.

Así que, amablemente dejo al lector para benévolamente pueda sacar sus particulares conclusiones luego de encontrar respuestas a: ¿Llegó la fase terminal de la dictadura castrista? ¿Estamos asistiendo al momento agónico del marxismofidelismo? ¿Están los líderes de la oposición listos para gobernar y dirigir los destinos de la nación cubana? ¿Qué acontecerá en Cuba, cuando muera el dictador Fidel Castro? Tiene la palabra amiga, amigo. ¡NAMASTE!

23 de enero de 2008

Del Terrorismo de Estado en Cuba


Por Pablo Felipe Pérez Goyry
23 de enero de 2008.


EL USO SISTEMÁTICO DEL TERRORISMO DE ESTADO por parte de un gobierno, tienen como fin el imponer a la población cooperación activa y acatamiento. Los instrumentos más utilizados, entre otros, son la coacción y las represalias.

Frecuentemente se considera al Terrorismo de Estado como un asesinato a los derechos universales de los seres humanos.

Dicen los entendidos que es difícil de identificar porque los conceptos tienen una definición y entendimiento según la época, el contexto histórico y socio-político-económico, las características culturales y geográficas.

Históricamente, es evidente que el Terrorismo de Estado presenta sus credenciales cuando un gobierno echa mano de los medios violentos y los aplica severamente contra los ciudadanos, con ayuda de la policía, fuerzas armadas, servicios secretos, seguidores, etcétera.

De esta manera, el gobierno que representa al Estado, incurre en una exacerbación ilegítima de la intimidación, que es impropia en los procedimientos legales establecidos.

Tipos de Terrorismo de Estado

En vista de que son unos cuantos los prototipos de Terrorismo de Estado, a los que pudiera recurrir para invadir estas cuartillas, es inevitable, ocuparse de algunos de ellos, para poder argumentar el asunto que encabeza ésta exposición. Tengo la esperanza de no incomodar al leedor y que pueda conseguir llegar a un buen final.

El primer caso de Terrorismo de Estado, o el más conocido por la academia, es el de un régimen constitucional y parlamentario que recurrió a mecanismos ilegales para imponer a los ciudadanos los criterios absolutistas del gobernante. Fue el llamado “Reinado del Terror Francés”, y estaba encabezado por Maximilien de Robespierre en el otoño de 1793.

Empero, las técnicas más depuradas de Terrorismo de Estado, se utilizaron en el siglo XX, bajo gobiernos excesivamente autoritarios ―fascistas y comunistas―, regímenes dictatoriales como el de Benito Mussolini en Italia, Adolf Hitler en Alemania, Stalin en la Unión Soviética, Francisco Franco en España, y Than Shew en Myanmar (Birmania). En Estados Unidos de América, la creación del “Comité de Actividades Antinorteamericanas (1940-1950)”, permitió al senador Joseph Raymond McCarthy, articular una modalidad de Terrorismo de Estado a finales de la década del 40, conocida como “Caza de Brujas”.

Dictaduras y Terrorismo

También, América Latina ha sufrido por gobernantes que han utilizado el Terrorismo de Estado, como Anastasio Somoza en Nicaragua, Alfredo Stroessner en Paraguay, Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana, Augusto Pinochet en Chile y Fulgencio Batista en Cuba. A este último dictador, lo derrocó un movimiento revolucionario encabezado por Fidel Castro Ruz.

A propósito de Castro, este ha dirigido de manera sectaria y despótica el país. Por cerca de medio siglo atesora siniestros instrumentos represivos y propagandísticos. Además, la dictadura castrista ha utilizado frenéticos y refinados métodos de Terrorismo de Estado, asimilados de la “brutal academia stalinista”.

El “cacique mayor”, Castro, cada día más cadáver, continúa personificando al Estado-gobierno-partido. Pero su personal Terrorismo de Estado no ha podido silenciar a los hombres y mujeres de la oposición política y de la sociedad civil, que heroicamente enfrentan de forma pacífica cada andanada perversa de la dictadura. Resulta evidente que actualmente, más que en el pasado, la oposición anticastrista tiene indestructibles bríos, no renuncia a sus derechos y oportunamente encontrará la senda de la transición noviolenta, para concertar un nuevo contrato social y democrático con plena libertad.

Las secuelas del Terrorismo de Estado castrista están enraizadas en la memoria histórica de la nación y en los miles de cubanos que han sufrido en carne propia los vilipendios y arbitrariedades del régimen; que se ha caracterizado por una obsesiva e irracional violencia que restringe las libertades individuales y universales, impone una monolítica ideología marxista-fidelista, exige un sometimiento ilimitado al régimen, ha institucionalizado una adecuada estructura coercitiva policial y un eficaz aparato de policía secreta y de colaboradores; los medios de comunicación están monopolizados por el castrismo; se ha destruido del concepto de familia; los opositores y disidentes son sistemáticamente aislados, exiliados, encarcelados, torturados, asesinados física y mentalmente.

Por todas estas razones, sería interminable hablar sobre pormenores de la pesadilla que vive la nación cubana, en especial los compatriotas disidentes y opositores que viven en el archipiélago. Y como a todas luces, describir los excesos de la dictadura sería aterrador y enfermaría el espíritu, prefiero ser justo y no prolongar la impotencia del lector ante esta realidad.

Complicidades ilustres

También, desafortunadamente, es verdad de existe connivencia de gobiernos y demócratas sobre la violación de los derechos humanos que comete la dictadura — como Rodrigo Zapatero en España— los cuales hacen ojos ciegos en América Latina, y algunos ilustres miembros del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

Llegado a este punto, al “idealista” que sueña con la utopía de la “dictadura del proletariado”, el centralismo marxista-fidelista, el culto a la personalidad, la supuesta igualdad de clases, que no existe Terrorismo de Estado en Cuba y que no quiere ver el ocaso de un régimen dictatorial, con respeto quiero invitarlo, para que junto con el cubano de a pie conozca de cerca la realidad de lo que acontece en el archipiélago cubano. Al final de la experiencia la pregunta que debe responder es: ¿Aceptaría vivir en Cuba o prefiere instaurar en su país de origen un sistema similar al castrista?

Pese a todo, siempre he expresado y sostengo que: soy defendedor de causas sociales y políticas nobles. Empero no creo en mefistofélicos defensores que lucran con los anhelos de fraternidad y buena voluntad universal del género humano. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable hay que descubrir su esencia de verdad.

Por lo dicho, y porque sé de las arbitrariedades y tentáculo castrista, defiendo los ideales de una transición pacifica en Cuba, que restablezca la libertad y democracia.

De modo que, no titubeo en creer en los opositores y disidentes cubanos, y de existen personas en el planeta que saben que es necesario el cambio, para salvaguardar el respeto por:

· Los Derechos Humanos.

· La Constitucionalidad.

· El Estado de Derecho.

· La Educación y Cultura, como bases de una sociedad libre y responsable.

· La Globalización y Desarrollo racional.

· La Equidad, para la honesta Competitividad.

· El Comercio libre e inteligente.

· La Cooperación y Solidaridad, como dinámicas del progreso y bienestar.


Para concluir, mientras desde el alma escribo estas cuartillas, y teniendo en cuenta de no sé cuando se darán a conocer por razones editoriales, he creído prudente pedir disculpas al lector por aquellos eventos que pudieran hacer pretérito lo dicho aquí.
Sin embargo, de ser así es porque la libertad y democracia son una realidad en Cuba y la nación goza de un nuevo y prospero futuro.

En mi opinión, el tiempo es imparable, las épocas cambian, lo escrito permanece en la recordación, la historia dirá la última palabra y con la fuerza del razonamiento se correrá el velo sobre la verdad de los avatares de la nación cubana. Tiene la palabra amiga, amigo... ¡NAMASTE!

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...

Photo Gallery / Galeria de Fotografías


Gallery Photos / Galeria Fotografías / ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Analyst, Publisher, Digital Photographer and Community Manager en Analista, Redactor, Fotógrafo Digital y Community Manager... - https://goo.gl/Wnh4yu
.