Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

1 de abril de 2004

¿Quién será la próxima víctima del terrorismo?


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
01 de Abril de 2004.

AL MISMO TIEMPO que coordinaba las ideas, enfocadas en el trabajo que debía entregar a Tiempos de Reflexión, para la edición de abril 2004, conocí la noticia del monstruoso atentado - con explosivos - en cuatro trenes de cercanía, del sistema ferroviario de Madrid, España. Cobarde y demencial acción terrorista, que a la fecha ha cobrado 190 vidas humanas y heridas a 1771. Un absurdo que ha consternado y enluta no-solo a los españoles, también a más de diez naciones cuyos hijos sufrieron los efectos de esta matanza.

Sí bien tenía interés de examinar la delicada situación en Haití, este propósito – sin restarle importancia - queda postergado. Al querer adherirme a la solidaridad internacional con el pueblo español, a las víctimas del atentado y sus familiares. Ya que el 11-M – como ya se conoce – no es un caso aislado en el contexto internacional. Es una secuela directa de la ilegal Guerra contra Irak y su actual situación.

Alguien decía de que: “El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí le interesan”. Una prueba de esta certeza ha sido la bochornosa manipulación mediática de Aznar y su gobierno, quienes aseguraban era el terrorismo de ETA el causante de los eventos del 11-M. Sin embargo, las pruebas apuntaban de se trataba de otro grupo terrorista, vinculado de alguna manera a Bin Laden y que era una retaliación, por la guerra contra Irak.

Esta impúdica manera de gobernar por ambiciosas pretensiones electorales, sustentadas en el embrollo politiquero del Partido Popular (PP) – como las utilizadas para justificar la participación de España en la guerra – ha sido rechazada en las urnas por los españoles que desean cambios. No es un resultado inesperado, es una respuesta lógica contra el totalitarismo y los embustes de Aznar, Bush y Blair.

El 11 de marzo de 2004, pasará a la historia como el día de la mayor afrenta sufrida por la nación española, y el resultado en las urnas como el reflejo de la aflicción por las víctimas. Además, una demostración de excelso civilismo y contra todo tipo de violencia.

Las palabras no pueden enmudecer el dolor, mucho menos el rechazo por el cobarde crimen. Como no se puede ocultar el sentimiento internacional de repudio a la guerra, y la ocupación ilegal de Irak.

Un poco de historia

Ningún pretexto político justifica el atentado terrorista de Madrid. Tengo la percepción de Aznar, así como sus “amigos” Bush y Blair gobiernan con el manual que les enseña a mentir a su pueblo y a la opinión pública internacional. Además, de como se deben cometer actos de abominable barbarie. Lo ocurrido el 11-M es una prueba de sus amañados argumentos de que "solo existe un terrorismo" el de Al Qaeda. Acaso el terrorismo de Estado no lo es también. Es posible se pueda pretender justificar el terrorismo de Estado para ser aplicado contra el que pretenda poner en peligro los intereses de EE.UU. y sus aliados. La historia registra múltiples eventos de ese terrorismo que defiende el imperio.

Si bien es terrorismo lo ocurrido el 11-S y el 11-M, también lo fue el aplicado por la iglesia católica-apostólica-romana durante la Inquisición y las Cruzadas contra los paganos; por Hitler contra sus antagonistas; el de EE.UU. y sus aliados contra la población civil en territorio europeo y japonés. También son ejemplo de terrorismo de Estado los cometidos contra Cuba, Vietnam, República Dominicana, Afganistán, Iraq, El Salvador, Nicaragua, Palestina, Panamá, Guatemala, El Congo, y Angola. Es bueno apuntar, de estas naciones soberanas, victimas del terrorismo de naciones poderosas como EE.UU., no fueron atacados por “grupos independentistas o por fundamentalistas religiosos sino por ejércitos de países ‘respetables’ del mundo”, muchas veces autorizados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)

Lo que más entristece es la indolencia y complicidad de muchos mandatarios y del CSNU, cuando su actitud nunca ha sido como la asumida ante los acontecimientos del 11-S y 11-M. También la de los medios de comunicación que de ningún modo han realizado espléndidas coberturas y publicaciones exclusivas para “las carnicerías en Ruanda o Uganda, donde fueron asesinadas brutalmente muchísimas mas personas que en Nueva York, Washington o Madrid”. Empero esto tiene una respuesta, no son países del G-7, miembros de la OTAN o aliados incondicionales del gobierno estadounidense.

La actitud beligerante de Al Qaeda es fruto de la traición de EE.UU., en su relación con los talibanes, desde cuando luchaban estos contra la ocupación soviética de Afganistán, y el apoyo estadounidense al golpista paquistaní Pervez Musharrafaf. Este último no correrá la suerte de Sadam Hussein y Osama Bin Laden mientras sea sumiso servidor de los intereses hegemónicos estadounidenses.

Es esencial repudiar cualquier tipo de terrorismo e imprescindible combatirlo. De la misma manera, hay que perseguir y juzgar a todo aquel que la vivifique. Y en el banquillo de los acusados, no solo deben sentarse los miembros ETA, Al Qaeda, también George W. Bush, José María Aznar y Tony Blair, todos han cometido crímenes. Cicerón describió a estos individuos como personas que “habiendo aceptado y consagrado ciertos dogmas de los cuales no pueden separarse, están forzados a admitir y defender consecuencias que en otras circunstancias quizá no aprobarían”. Y olvidan que serán escoria y espantajos de indecoroso recuerdo para la autentica historia del género humano, y de que “ningún hombre es más frágil que los otros; ninguno más cierto del mañana que los demás”.

El terrorismo no es un mal nuevo en el planeta

Dice un viejo refrán de que “una retirada a tiempo no significa cobardía” y sí sabiduría. Esa debe ser la actitud de quienes hoy abarrotan la dignidad y soberanía nacional del pueblo iraquí. Son los iraquíes los que deben tener la misión de construir su futuro, sin ingerencia de EE.UU. y sus aliados.

El pueblo español y la comunidad internacional – salvo excepciones – nunca apoyaron la guerra y mucho menos la ocupación. Hace tiempo exigen la retirada de las tropas invasoras. Sería saludable para la memoria histórica de las Naciones Unidas, preguntar al señor Koffi Annam y al CSNU – especialmente a los miembros permanentes – donde está la resolución que condena y exige la retirada de las tropas de la coalición, que se encuentran de manera ilegítima en suelo iraquí. Dónde está la condena y exigencia indispensable para cese la beligerancia y los excesos entre palestinos e israelíes. Porqué EE.UU. no ha sido sancionado con medidas económicas como ocurrió con Irak y Libia, durante más de una década. Cuándo tendrá una actitud resuelta contra la ingerencia en los asuntos internos de otros países, como sin escrúpulo ha hecho EE.UU. con países y gobiernos que no responden a sus intereses. Cuántas vidas inocentes han causado las naciones poderosas para imponer, por la fuerza bruta, su concepto de “libertad y democracia”.

Con la sombra de la culpabilidad, el CSNU aprobó, con fecha 11 de marzo, la Resolución 1530, en la que se “condena en los términos más enérgicos” los atentados perpetrados en la capital de España. La comunidad internacional está a la espera que con igual celeridad se pronuncie esta institución para sean retiradas sin condiciones las tropas de ocupación de Iraq, y su lugar sea ocupado por fuerzas de paz, sin la participación directa de los países que participaron en la ocupación.

Algo si está muy claro, el terrorismo no es un mal nuevo en el planeta. Es un fenómeno alimentado por múltiples factores externos e internos que afectan a los seres humanos y también a la sociedad en su conjunto; y estos van a desatar eventos violentos de diferentes matices y con imprevisibles trascendencias, que van desde el comedimiento temeroso hasta la rebelión.

Una verdad difícil de ocultar es que el grupo islamista Al Mahayirum es el responsable del atentado en Madrid, como lo fuera Al Qaeda el 11-S. También es una realidad de Al Qaeda no es una organización debilitada como ha tratado de argumentar EE.UU. y sus aliados. Hoy más que nunca Al Qaeda es un problema para el Mundo y un símbolo del extremismo musulmán – que ignora que los males que causan no son aconsejados por la religión que profesan - aunque las encuestas y maniobras militares en la frontera de Afganistán y Pakistán pretendan decir al mundo de que está muy cerca el fin de la organización que lidera Osama Bin Laden.

Mientras exista odio es imposible razonar

Si fanáticos son los terroristas de Al Qaeda, ETA, IRA, y los Grupos Terroristas de Colombia (FARC-EP, ELN, y AUC), no dejan de serlo también aquellos que menosprecian su poder y con mentiras fascistas han llevado a una situación difícil los destinos y la paz de la humanidad.

Hace un año del inicio de la guerra, nuevamente en todas las ciudades del mundo multitudes de personas se manifestaron a favor de se retiren las tropas de ocupación, contra la guerra y el terrorismo en todas sus perversas modalidades. Una prueba irrefutable de que ya es hora del CSNU se pronuncie y deje de someterse a las presiones de Bush y sus aliados, como si fueran perpetuos esclavos que obedecen la autoridad del despotismo y olvidan sus responsabilidades para con la mayoría que funda su razón de ser en la benevolencia y las rectas relaciones entre los seres humanos, sin detracción de ningún tipo.

El “señor” Aznar hace maletas para entregar la presidencia del gobierno español a Zapatero. Y auque este último es firme partidario del regreso de las tropas españolas, de Irak, queda por ver en la práctica si no es politiqueo y traiciona la confianza del pueblo español. Por su parte Bush – en plena campaña para su reelección - continúa con su discurso patriotero y guerreador, reiterando de que el mundo se ha salvado del mal y el terrorismo islámico gracias a su sapiencia y virtudes como comandante en jefe del ejercito más poderoso del mundo. A esta altura de su mandato presiona para reelegirse. Queda esperar y ver si el pueblo estadounidense le pone en el escritorio la factura para cobrarle el precio de sus mentiras.

Para algunos analistas, con los cuales coincido, Aznar y los demás aliados de Bush, hicieron lo que cualquier espécimen político deshonesto hubiera hecho, “pues después de todo la hipocresía es un componente básico y muchas veces legítimo”, de la patriotería canallesca y de pancistas del talante de Bush.

Hoy, se recuerda que más de mil cuatrocientas personas fueron heridas en los atentados de Madrid y 190 murieron. Gracias señor Aznar por su arrogancia. Gracias señor Aznar por su servilismo a Bush y sus intereses hegemónicos, así como la maravillosa herencia de mentiras cedidas al pueblo español y al mundo.

Después del jueves negro causado por la irracionalidad del terrorismo – religioso o político -, el mundo no olvidara las víctimas del 11-M y 11-S, tampoco a los cuatro millones de personas muertas por las atrocidades cometidas en Vietnam; como olvidar las más de cien mil personas muertas en Hiroshima, o los millones de seres humanos que murieron en las dos Guerras Mundiales. Después del 11-M, se ha complicado la situación de seguridad en el ámbito mundial. Los pronósticos no son alentadores, si persiste la beligerancia del gobierno estadounidense.

José Luís Rodríguez Zapatero tiene una tarea nada fácil cuando sea presidente de España. Su primer reto es demostrar su honorabilidad retirando de Irak los soldados españoles y apoyar las Naciones Unidas; no aceptar los errores de corrupción como los del último periodo de Felipe González; demostrar que benevolencia y verdad serán sus armas en la gestión política, económica y social de su gobierno. También es de esperar utilice él dialogo constructivo y creador con las comunidades autonómicas, y no se empecine en combatir a ETA utilizando el terrorismo de Estado. El diálogo comedido es la mejor estrategia y el mejor argumento.

Señor Zapatero, el pueblo español desea cambios sin maquillaje y no quiere que sus hijos continúen siendo carne de cañón en actividades bélicas como las de Afganistán o Irak.

Un año después de la Guerra de Irak

En territorio iraquí, hace un año se inicio la guerra, y la seguridad global está amenazada por el terrorismo internacional. Los servicios de inteligencia del mundo se encuentran en alerta máxima. El señor Bush y sus aliados han cambiado su discurso para de alguna manera justificar las razones que llevaron a la ocupación de Iraq. También se ha incrementado la incertidumbre e inestabilidad mundial, por la creciente aparición de organizaciones extremistas; decididas a realizar acciones terroristas contra EE.UU. y los que apoyaron sus mentiras para ocupar Irak, derrocar a Sadam Hussein, e instaurar una “democracia” dictada por la Casa Blanca.

Todos los días surgen más evidencias sobre los verdaderos motivos de la guerra, promovida por el gobierno estadounidense. Todos los días hay más certeza que niegan los supuestos vínculos entre Sadam y Al Qaeda. De igual manera surgen más pruebas de no existen armas de destrucción masiva y atómicas, así como de evidente incapacidad militar del régimen iraquí para pudiera ser una amenaza real para el mundo o la región. Los resultados de la guerra son un fracaso, como la fue ella misma.

Sí hay una prueba irrefutable, la guerra ha incrementado el odio y el extremismo, contra EE.UU. y sus aliados. Esta hostilidad creciente ha demostrado estar organizada y tiene su residencia en organizaciones como: Ejercito Islámico de Adén; Movimiento Islámico de Uzbekistán; Frente Islámico Tunecino; Movimiento Yihad de Bangladesh; Gama al Islamiya; Grupo Islámico Combatiente de Libia; Jemaah Islamiya; Grupo Islámico Combatiente Marroquí; Guerrilla Islámica Abu Sayaf; Grupos Islámicos Armados (GIA); Grupos Salafistas por la Predicación y el Combate; Amsar al Islam; y Abu Fahs al Masri.

Cada día son más visibles los verdaderos intereses estadounidenses en Iraq. Aunque Bush, Blair y el “difunto” Aznar, ahora digan que el objetivo principal era derrocar a un dictador miserable y asesino. Acaso, señor Bush, usted y los gobiernos estadounidenses que han patrocinado grupos terroristas de extrema derecha y golpes de Estado, en más de un país, no considera dictadores y asesinos a: Augusto Pinochet; Anastasio Somoza; Alfredo Stroessner; y Ferdinan Marcos. Cuál de los inquilinos de la Casa Blanca, los derroco con ayuda de una invasión militar o sometió a duras medidas unilaterales y bloqueos económicos. No olvide, señor Bush, de que las dictaduras son una aberrante “modalidad de gobierno que, invocando un pretendido interés público, identificado en la realidad con intereses de grupo, prescinde, para conseguirlo, de la voluntad de los gobernados. Es un poder ejercido por una persona o grupo al margen o por encima de las leyes, sin sometimiento a fiscalización ni control democrático alguno. La dictadura excluye u obvia, cuando no la elimina, una división de los poderes del Estado - legislativo, ejecutivo y judicial -, implicando la restricción o supresión de las libertades de expresión, reunión y asociación. Por regla general, viene impuesta mediante golpes de Estado militares respaldados a su vez por sectores civiles que profesan una ideología concreta, con aspiraciones hegemónicas y programas autoritarios, en particular en situaciones de crisis económicas o políticas”. Señor Bush, por qué su país no interviene militarmente en el Medio Oriente para frenar la violencia entre Sharon y Arafat, y evitar se deteriore más la estabilidad en la región. Sé usted tiene una excelente respuesta señor Bush: Israel es un aliado incondicional, no-solo en política, también económico y los palestinos son unos desadactados.

Cuando existe odio es imposible razonar. Solo el diálogo sincero y prudente, permite analizar - con ética - los problemas y sus causas, también sus efectos en todo lo relacionado con los derechos reconocidos internacionalmente. Es la única manera inteligente para exista en el planeta estabilidad, benevolencia entre todos los seres humanos, y se ponga fin al egoísmo mefistofélico y el derramamiento de sangre de ciudadanos palestinos, israelíes, haitianos, afganos, iraquíes, colombianos, kosovares, albaneses, chechenios, y de otros países, y que sufren la imposición de la economía y la política de los países poderosos, con la permanente amenaza de sus fuerzas militares. No se terminaran las guerras sectarias y el terrorismo, si no se solucionan las causas de la pobreza, el sufrimiento y los abusos; el saqueo y los genocidios; y se permita a todos tener una adecuada educación que fortalezca los valores, para una convivencia coherente y sustentada en el respeto de los derechos humanos. Ningún crimen perverso se funda en la sabiduría. La mentira alimenta la ignorancia para se fortalezca la opresión de los poderosos sobre los que poco o nada tienen para vivir con dignidad; porque ninguna maldad se funda en el recto discernimiento. Hay que dar la cara y luchar contra la arrogancia de algunos gobernantes y líderes, “sin temor y sin ira”, ya que “Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes”.

Dice José Luís Rodríguez Zapatero, de la guerra en Irak fue un “fiasco”. Y tiene razón, pues, el gobierno de Aznar, junto a los de EE.UU., Reino Unido, e Italia, mintieron para atacar a Iraq, y ultrajaron la legitimidad de las Naciones Unidas. Que decir de la opinión pública internacional que en su mayoría exigía ¡No a la Guerra!

A un año del “fiasco” de la “guerra preventiva”, hay más muertes en Irak que las ocasionadas el 11-S. Entre 9.000 y 10.000 muertos iraquíes – buena parte civil -, sin contar los más de 400 soldados estadounidenses y decenas de militares de la coalición, y la cifra sigue creciendo. Más reciente tenemos el drama del 11-M. La inseguridad y el temor se multiplican en las naciones que apoyaron directa o indirectamente la guerra. Una guerra injustificada, reitero, que solo ha exacerbado la violencia y el terrorismo. Hussein fue derrocado a un costo que pudo evitarse y Osama Bin Laden y otros grupos terroristas se aprestan a causar más daño y dolor. En este sentido, lleva razón Romano Prodi, Presidente de la Comisión Europea: “El Modelo de Estados Unidos para luchar contra el terrorismo fracasó”. Una prueba es de que en países como Marruecos, Jordania, Pakistán, y Turquía, buena parte de la población justifica y apoya los atentados terroristas contra intereses o ciudadanos estadounidenses u occidentales.

Todos queremos convivir en paz y en el seno de una sociedad: que asegure su auténtica libertad; tenga pleno respeto por los derechos humanos, amalgamados integralmente con la totalidad planetaria. Sin olvidar de que como razone el ser humano, será el fruto de lo que edifique, y de que las causas de la violencia que atentan contra la “democracia”, es por la intransigencia de los que privan de la libertad a los que más la necesitan.

El peligro de actos terroristas está latente para EE.UU., Italia, Japón, Inglaterra y otros países de la coalición. La retirada de los soldados españoles de territorio iraquí, es saludable para todo el mundo y en ningún sentido es debilidad. Eso sí, es un paso importante para EE.UU. rectifique su política exterior y apego a su concepto de “guerras preventivas” contra todo el que considere un peligro para la seguridad nacional. También permitirá se restablezca la credibilidad de las Naciones Unidas y se consolide la Unión Europea. De igual manera facilita sea el pueblo iraquí - con la ayuda de la ONU - quien decida con libertad y soberanía lo que considere mejor para su país en una posible transición democrática, sin coacción y manuales dictados por asesores estadounidenses.

Sé pasará a la historia el PSOE y la victoria en las elecciones generales. El pueblo español ha votado contra el gobierno en funciones, que ha exacerbado el terrorismo contra España y el Mundo, por apoyar la ilegal y cínica ocupación de Irak.

Ahora, abruma mi alma el dolor, porque lloro junto a España y el mundo, y con escepticismo escudriño el futuro y reflexiono. ¿Quién será la próxima víctima del terrorismo?

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...

Photo Gallery / Galeria de Fotografías


Gallery Photos / Galeria Fotografías / ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Analyst, Publisher, Digital Photographer and Community Manager en Analista, Redactor, Fotógrafo Digital y Community Manager... - https://goo.gl/Wnh4yu
.