Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

14 de diciembre de 2004

Cuba: Es tiempo de sembrar, porque aún el sendero a transitar es largo e indócil...


Pablo Felipe Pérez Goyry.
15 de diciembre de 2004.

Hace unos días leía, en una nota informativa, de Radio Nederlan, de que la llamada “Asamblea para la Promoción de la Sociedad Civil”, y que está dirigida, por la opositora cubana, Marta Beatriz Roque; han hecho un llamado para realizar un congreso el 20 de mayo de 2005, en La Habana, Cuba. Se espera participen más de 343 agrupaciones contrarias a la tiranía del señor Fidel Castro.

En esta reunión se quiere crear las “bases de una transición política en la isla”. Si el gobierno cubano le facilita el permiso requerido para tales actividades no-gubernamentales.

Al mismo tiempo que analizaba la noticia, me acordaba de algunas consideraciones de un compatriota, que resumía el embrollo de estos grupos en que: “La oposición no ha sabido crear una alternativa al régimen creíble y funcional”.

Si bien es un buen intento, lo de realizar el congreso, no es saludable la escogencia de la fecha, tan identificada con los intereses de EE.UU., y que nuevamente encuentra patrioteros que faciliten su intromisión en los destinos de la Nación Cubana.

Tengo la percepción de no están dadas las condiciones para una reforma, en la estructura política y económica de Cuba. Mucho menos para fomentar un eventual gobierno democrático. Aunque, algunos cubanos miran al Norte y puedan creer que las acciones, del gobierno de George W. Bush, pudieran ser efectivas para acelerar la caída del señor Fidel Castro.

En trabajos anteriores he tratado de llamar la atención de que los cambios que pudieran realizarse en Cuba, nunca podrían estar inspirados en las experiencias políticas, sociales y económicas que facilitaron las transformaciones, en los países de Europa del Este. Mucho menos los desarrollados en China. Tampoco algo que recuerde los gobiernos cubanos antes de tomar el poder la Revolución Cubana. No obstante reconozco grupos opositores cuyos proyectos unidos pudieran dar un resultado a largo plazo. Con todo, no se puede desechar como argumento trascendental: ¿Qué van a hacer los "líderes" de la oposición, ante los problemas del post-comunismo? No es de inteligentes desconocer, de que el problema cubano es sui generis, y como tal debe ser entendido.

Si comparamos las experiencias de la transición, en Europa del Este, con la realidad social cubana, vislumbraremos de que no existe unidad activa en los grupos opositores. Y se puede sentir la pasividad cuando defiende los intereses individuales de cada “grupo político”, relegando los intereses de la totalidad. Una prueba fue el resultado del “Proyecto Varela”. ¿Quiénes reclamaron, a la Asamblea Nacional del Poder Popular, el derecho a ser considerado este proyecto? ¿Acaso no es una evidente falta de aprobación nacional? Está claro que uno de los principales inconvenientes, es de que la mayoría del pueblo cubano, no cree en los voceros de la oposición, porque no persuaden sus argumentaciones.

Para sea eficaz cualquier diligencia, encaminada a crear condiciones para reformas democráticas en Cuba, debe estar organizada de manera racional y desprovista de anarquismo protagónico. Es esencial la prevalecía de cualidades morales, sustentadas en principios renovadores y sin convicción sectaria.

Si bien los reformistas pueden tener, controvertibles, declaraciones de van a estructurar el congreso con un carácter pacífico y no-violento. La tiranía, personificada en el señor Fidel Castro, no va a permitir esfuerzos que estén dirigidos a organizar la oposición a su gobierno.

Para Cuba pueda entrar en el sendero del cambio, hacia una democracia participativa, los opositores deben tener el apoyo de la generalidad del pueblo cubano. Empero, alcanzar un consenso tiene como premisa tratar de aunar criterios que lleven a una futura “Asamblea Nacional Constituyente Soberana”. La benevolencia es la mejor herramienta para sanear y consolidar, y llevar los destinos de Cuba a buen final.

El éxito de este congreso no solo está condicionado por la autorización del régimen. También, por la falta de orden y conciliación, que permita desarrollar un verdadero proyecto nacional. Baste tener en cuenta de que, para los cubanos decentes, el 20 de mayo marco el triste inicio de la “República Mediatizada”, que impidió la genuina emancipación de los cubanos, pues, fue confinada la Nación a las maquinaciones de los gobiernos estadounidenses. ¿Por qué renunciar a una fecha más significativa de las luchas patrias como el 24 de febrero o el 10 de octubre?

Es legitimo el intento de llamar a las fuerzas opositoras para participen en un congreso. Sin embargo, la oposición cubana no debe olvidar de que el principio de la correspondencia está ligado a la propia naturaleza interna de los seres humanos; donde la sabiduría tiene su mayor aliado en el entendimiento, y esta por si misma otorgará a toda la sociedad cubana el ser celosa supervisora de un proyecto de reorientación y recuperación. No solo política, también social y económica.

“Cuando el oído es capaz de oír, entonces vienen los labios que han de llenarlos de sabiduría”. Es tiempo de sembrar, porque aún el sendero a transitar es largo e indócil; y está incierto el alba que anunciará el momento de recoger las espigas de la libertad.

30 de noviembre de 2004

¿El pueblo cubano está preparado para un cambio político?


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
1 de diciembre de 2004.

Si bien es discutible de existe o no “democracia” en Cuba, porque no hay libertad de expresión y se violan sistemáticamente los Derechos Humanos (DD.HH.). No faltan argumentos a favor o en contra. De igual manera, es polémico si hay corrupción, prostitución, machismo, racismo, presos políticos, etcétera. También están los que acusan a Fidel Castro y su séquito de exista cualquier otro vicio que podamos imaginar. ¿Acaso en el mundo no hay estos males?

Cuba no es el único país donde machismo y patriarcado son normas de convivencia, para algunos sectores de la sociedad. No solo en Cuba hay racismo, porque desde que el mundo se creó impera. Únicamente en Cuba no hay plena libertad de expresión, si tenemos en cuenta de vivimos en un mundo unipolar radicalizado, donde los medios de información están en manos poderosas que dictan las normas de “estas conmigo o en contra”. Hay corrupción en Cuba, es evidente; pero no comparable con las inmoralidades de algunos políticos centroamericanos. Si hay en Cuba presos políticos, quintacolumnistas y conspiradores; como los hay en otras partes del mundo, incluyendo a Estados Unidos de América. Se violan sistemáticamente los DD.HH. en el mundo, y es "el pan de cada día" en muchos países, según válidos testimonios presentados ante la ONU, Amnistía Internacional, la Asociación Contra la Tortura, el TAT y otras prestigiosas instituciones.

No es un secreto, de cómo Cuba se enfrenta a los ataques - no-solo de los EE.UU. - de individuos de la llamada derecha oo de la seudo izquierda internacional, que reclaman cambios "democráticos" en la isla. Individuos que tienen el apoyo de poderosos medios de comunicación que manipulan las informaciones sobre el tema cubano.

Sin embargo, tengo la percepción de que en pleno siglo XXI sigue prolongándose la utopía de existe la democracia. Para este humilde mortal, solo conozco como una posible democracia legítima el proyecto que se trata de desarrollar en Venezuela. Porque en una verdadera “democracia” la generalidad del pueblo no debe estar a merced de los patrioteros y las fuerzas financieras usureras. Como están muchos países gobernados por dictaduras monárquicas o presidenciales. Una autentica democracia debe implementar un correcto empleo de los sistemas educativos y de salud, además de entrenar de manera no obligatoria a todo el pueblo para reconozca los correctos valores con un punto de vista más justo, que permita la unidad cooperadora, encaminada hacia un fin reconocido por la totalidad. La verdadera democracia no debe tener como sustento el idealismo egoísta. Empero, el presente trabajo no pretende en estos momentos polemizar sobre si ¿no hay democracia en Cuba?

Sé que al abordar estos temas, el avispero se revuelve, y no son pocos los que defienden a “capa y espada” sus puntos de vista con ilustradas razones. Y no estamos en contra de este contexto, que es precisamente lo que exhorta a finalmente deba existir un dialogo nacional, con relación al futuro de la Nación Cubana.

Como dato a tener en cuenta, actualmente hay más de 120 organizaciones opositoras cubanas, y todas tienen sus propios proyectos. Son muchos los conceptos sobre cómo debe de ser una “transición en Cuba”. Hay defensores, belicosos y radicales, de creen está garantizado el futuro de la isla, con una intervención directa de EE.UU., que elimine - físicamente - de la vida política a Fidel Castro (1) (2) (3). Otros como Oswaldo J. Payá Sardiñas, del Movimiento Cristiano Liberación, enfocan sus esfuerzos en un llamado “Diálogo Nacional y Programa Transitorio”, que es un complemento del “Proyecto Varela”. Programa transitorio, que serviría como una guía coherente para pueda realizarse una Consulta Popular en un Diálogo Nacional y lograr un programa de consenso(4). Por otro lado, el doctor Roberto Simeón, del Partido Social-Revolucionario Democrático de Cuba, promueve él dialogo entre cubanos y trata de conseguir la unanimidad necesaria para la reconciliación nacional, y se pueda discutir el “Ante-proyecto de Constitución”, que se consideraría en una Asamblea Nacional Constituyente soberana. Este “Ante-proyecto” para una nueva Constitución, aspira poder perfeccionar el socialismo, y que entre otras cosas aceptar toda legitimidad del estado, cualquiera que sea su característica, ha de ser expresada en una Constitución acordada por una Asamblea Nacional Constituyente Soberana(5).

Si bien me inclino por un sistema político parlamentario, por los fracasos presidencialistas en Ibero América; en honor a la verdad, la propuesta del doctor Roberto Simeón es realista y tiene más futuro. Ya que enfoca el tema con absoluta certeza, teniendo como premisa la realidad en la isla, y de que solo es posible defender los intereses de Cuba si no hay retorno a una situación de “Plattismo” que entregue la soberanía a la gran potencia del norte; y este imponga su derecho a intervenir para “conservar la independencia cubana”, y el mantenimiento de un Gobierno que responda a los intereses estadounidenses.

Soy defendedor de que en Cuba exista un gobierno participativo popular, en el futuro cercano; donde se rectifique el derrotero revolucionario y se defiendan los logros sociales y la soberanía, contra malintencionadas intromisiones foráneas - diz EE.UU. - que impongan a los cubanos una transición “Plattinizada” (6). No debe aceptarse un nuevo presidente con las características de Estrada Palma, y el “retorno al viejo imperialismo, sin careta, sin discurso, con garras sangrientas”. Tampoco consentir en Cuba lo que se ha pretendido hacer con el actual gobierno venezolano, presidido por Hugo Chávez, legítimamente elegido. La situación en Iraq es un buen ejemplo de cómo EE.UU. imponen las transiciones “democráticas”. No obstante, el gran dilema está en como lograr, en Cuba, un consenso nacional. Si, por ejemplo y sin vilipendiar, sabemos que la mayor parte de los ciudadanos cubano americanos, tienen como característica el tener más de una generación, que están alejadas de la realidad en la isla, y algunos han jurado defender los intereses estadounidenses donde quiera que se encuentren. Para muchos de ellos “Cuba no es más que un escenario futuro para los buenos negocios”.

Es válida la salvaguardia de los Derechos Universales, que es el anhelo de libertad de cualquier ser humano. Es una aspiración natural de aquellos cubanos que velan por los destinos de su Patria. Pero los primeros pasos para realizar reformas se deben enfocar en el diálogo, para activar los mecanismos de una nueva Asamblea Constituyente. Sólo será dable con el consentimiento de los cubanos, y la mayoría está en la isla.

En años venideros los desafíos serán peligrosos. También, será resbaladizo el terreno para cualquier esfuerzo encaminado al razonamiento entre nacionales. No es de rectos desconocer los apasionados ideales de los diferentes grupos opositores y de los adeptos del actual gobierno cubano. Existe y existirá incertidumbre cuando llegue el momento de platicar, ya que Fidel Castro no es el único culpable(7) de los ahogos en la isla.

Los cubanos deben tener confianza en el futuro, y asumirlo con ardiente deseo de creación e independencia de criterio, para tratar los asuntos relacionados con el destino de la Patria. Esto anima, a tener la percepción de que no debe prevalecer el criterio de “buscar en otros lo que está en sí mismo, ni buscar en nosotros lo que esta en otros”. Es el costo simbólico de la virtud humana para su propia determinación y juicio, como causa de sus actos. Se puede intuir, sin lugar a dudas, de no faltaran los conflictos, demoras, cansancios, y enigmas a descifrar.

Una de las incógnitas está en la insistencia de aquellos que reclaman cambios "democráticos" en la isla. Será como la que existe en Haití, Nicaragua y El Salvador. Quizá la más reciente turbulencia política de Ucrania. Es así como comienzan las dudas. ¿Acaso las personas más iluminadas no la han sentido en carne propia? Con todo ¿quién no la ha experimentado alguna vez? Y es que la duda forma parte de los obstáculos que todo ser humano debe enfrentar con valentía y de manera individual; que va a afectar a la totalidad. La duda es una cuota imprescindible, para obligarnos a reflexionar y sacar conclusiones antes de decidir. Aún así, como no somos perfectos podemos correr el riesgo de equivocarnos.

La imperfección en las acciones de los seres humanos está asida a las costumbres y en la práctica no son ideales. Por este motivo las personas y los pueblos están condicionados a perseverantemente reorientar y rectificar cada paso, cuando transitan por la vida, para de esta manera vigorizar el alma. Todos los cubanos necesitamos rectificar, como condición indispensable para dialogar con respeto. Pues, rectificar es el primer síntoma del sendero que conduce a la sabiduría, y esto facilita que el alma quede libre para se pulverice la actitud embustera, inmunda y mefistofélica. También para que las personas honestas pongan fin a sus egoísmos soberbios y puedan rendir libre culto a la persuasión decorosa.

Para avivar las cualidades que faciliten el libre fluir de la concordia entre compatriotas que anhelan la paz, es imprescindible la energía que hace realidad los sueños más profundos. En cada corazón cubano está abarrotada la armonía, que es la revelación amorosa de todo lo creado. Para los que anhelan convivir en paz, los sueños aun mayores se pueden manifestar.

¿El pueblo cubano está preparado para un cambio político? ¿Marcha rumbo a una transición democrática no-violenta? ¿Existe un líder capaz de unir, en un proceso de transición?(8) ¿Cuál será el desarrollo y desenlace de los acontecimientos, al interior de Cuba? Preguntas difíciles de responder. Es un anunciado calvario nacional y se vislumbra en el horizonte el embrollo.

Cada cubano tiene que recorrer su propio camino en la vida, para al final amalgamarse con toda la nación. Los cubanos tenemos un reto y es menester vencer. Hay hendiduras profundas y antagonismos entre las diferentes corrientes ideológicas, curtidas por la historia y la evolución política de los cubanos (9). Respetables son las ideas que se proclaman a través de los diversos grupos opositores, no dejan de tener propósitos encaminados a la unidad nacional, en algunos casos con marcada benevolencia.

Democracia no es libertinaje morboso y desgobierno gorrón. Por estos motivos la nueva ciencia política y de gobierno en Cuba debe ser diferente y ajustada a los nuevos tiempos. Para nazca “una democracia participativa y protagónica”, reforzada por las rectas relaciones humanas y la espiritualidad. Debemos prepararnos para este desafío y aceptarlo con pundonor.

Frente a las adversidades, con voluntad, virtud, perseverancia, talento, y sabiduría triunfan los sanos ideales. Tengo la certeza de que llegará el día en que todos los cubanos puedan, extasiados del gozo puro, celebrar con honra una mejor fortuna. Donde la regla de oro sea la de asumir con madurez de que “Todos para uno y uno para todos”. No se puede guiar a un pueblo contra el alma que la mueve, o sin ella(10). Y no está lejano el día, en que el pensar nacional se moverá en esta dirección para purificar la política, depurar la representatividad instituida y establecer una redención de cuentas más exacta, que será exigida por el pueblo cubano a quien elija como su gobernante.

Nos encontramos ante una misión para los cubanos honestos, que es buscar erudición en la historia y con la luz del discernimiento respuestas. Es imprescindible dejar atrás lo pretérito, y postrados en acto de modestia e inspirados por la irradiación divina de la experiencia, construir el nuevo presente. Para se fortalezcan las ideas humanitarias, el amor, la familia y la sociedad. Aprendiendo a diferenciar entre la razón y el impulso, la lógica y las emociones, y haciendo un adecuado uso de ellas: Es deber de los cubanos el reflexionar como nación(11).

(1) Informe “Comisión de Ayuda a una Cuba Libre”, 6 de mayo de 2004. Servicio Noticioso de la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos de América. Washington. http://usinfo.state.gov/

(2) Dan Fisk, vicesecretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, expone esfuerzos para impulsar libertad en Cuba. [Sobre el Informe de Comisión Ayuda a una Cuba Libre]. Servicio Noticioso de la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos de América. Washington, 15 de octubre de 2004. http://usinfo.state.gov/

(3) “Bush proyecta una intervención directa contra Cuba”. Pérez Goyry, Pablo Felipe. Libertad de Palabra y Opinión. http://es.geocities.com/libertadeopinion/pablofe73.html

(4) “Diálogo Nacional y Programa Transitorio”. Payá Sardiñas, Oswaldo. Movimiento Cristiano Liberación. http://www.mclpaya.org/

(5) “Ante-proyecto de Constitución”, para una Asamblea Nacional Constituyente soberana. Simeón, Roberto. Partido Social-Revolucionario Democrático de Cuba. http://www.psrdc.org/index.html

(6) “El Proceso político cubano y su relación con el exterior”. Simeón, Roberto. Colección Biblioteca Americana. Muñoz Moya Editores Extremeños, febrero de 2002. Págs. 62-69 (Más información en: http://www.psrdc.org/index.html ).

(7) “Fidel Castro no es el único culpable”. Pérez Goyry, Pablo Felipe. Libertad de Palabra y Opinión. http://es.geocities.com/libertadeopinion/pablofe58.html

(8) “Los líderes deben gozar de excelso prestigio y méritos pundonorosos”. Pérez Goyry, Pablo Felipe. Libertad de Palabra y Opinión. http://es.geocities.com/libertadeopinion/pablofe59.html

(9) “El Proceso político cubano y su relación con el exterior”. Simeón, Roberto. Colección Biblioteca Americana. Muñoz Moya Editores Extremeños, febrero de 2002. (Más información en: http://www.psrdc.org/index.html ).

(10) “No se puede guiar a un pueblo contra el alma que la mueve, o sin ella”. Pérez Goyry, Pablo Felipe. Libertad de Palabra y Opinión. http://es.geocities.com/libertadeopinion/pablofe61.html
(11) “Es deber de los cubanos el reflexionar como nación”. Pérez Goyry, Pablo Felipe. Libertad de Palabra y Opinión. http://es.geocities.com/libertadeopinion/pablofe35.html

15 de octubre de 2004

Bush proyecta una intervención directa contra Cuba

Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
15 de octubre de 2004.

Estoy persuadido de que los cánones mentales internos, en la estructura internacional, se originan por una pervertida proliferación de experimentos en todas las naciones. Una reiteración son las pregonadas acciones, contra Cuba, explayadas irresponsablemente por el presidente de EE.UU., George W. Bush; que sin el menor pudor anhela una pronta ingerencia para derrocar a Fidel Castro y el sistema socialista de la nación caribeña. Acciones que no dejan de ser un inaceptable insulto y obscena desvergüenza.

La “Comisión de Ayuda a una Cuba Libre”, el pasado 6 de mayo, presenta un informe, al presidente Bush, donde se explica el maquiavélico plan, que refrendaría a la postre _con ayuda de la extrema derecha cubano estadounidense_, para arrebatar a Cuba su soberanía e incrementar las pérdidas que en algo más de 40 años son de 79 mil 320 millones de dólares, sólo por daños directos a la economía cubana. Esta “ayuda” está concertada con las aspiraciones de apuntalar las embestidas económicas y políticas, que desestabilicen el gobierno de Cuba, y estimular a los cubanos para con diligencia acojan los buenos oficios de la Casa Blanca; y eternizar la hegemonía de EE.UU. sobre Cuba(1).

Las medidas no solo perjudican a los residentes en la isla, también a los isleños en EE.UU.; es decir, cubanos emigrantes en territorio norteamericano no se les permitirá el sistemático contacto con sus familiares y su tierra natal; que es una mezquina violación de la Constitución estadounidense. Por ley, Bush ordena a los emigrados cubanos que sólo podrán viajar a Cuba una vez cada tres años, cuando reciban autorización para ello y solo por un máximo de catorce días, para exclusivamente visitar a familiares directos. Viajes en los que no podrán gastar más de 50 dólares diarios. También tienen restricciones para las remesas de dinero, que no podrá ser mayor a 100 dólares mensuales, y sólo para abuelos, nietos, padres, hermanos, esposos e hijos. ¿Acaso esto es un ejemplo de democracia?

Para se tenga una idea de cual es el alcance de este plan, algunos Senadores y Representantes estadounidenses han cuestionado la aplicación de estas medidas contra Cuba, y “han denunciado que la Oficina de Control de Activos Extranjeros emplea cinco veces más funcionarios con ese fin que los utilizados para escrutar las finanzas de los fanáticos de Al-Qaeda”(2).

Un caso relacionado con este despropósito, es el de Wally y Bárbara Smith, uno y otro jubilados del estado de Vermont, que fueron obligados, en abril de este año, a pagar una multa de 55 mil dólares, como castigo por sus viajes para recorrer la isla en bicicleta y escribir un libro titulado "Bicycling in Cuba(3)".

No es un secreto de hay ejemplos de cómo el gobierno estadounidense impone la coacción económica a otras naciones, para evitar puedan realizar intercambio comercial con el gobierno de Fidel Castro; violando de esta manera el principio de que cada país tiene derecho a escoger sus contrapartes. El caso más reciente es el de la cadena hotelera jamaicana Súper Club, que decidió evaporarse de Cuba, después de recibir su presidente una notificación, del Departamento de Estado estadounidense, concerniente a su visa para entrar a EE.UU., y también una advertencia de podría ser sometido a un proceso judicial como lo dispone la execrable ley Helms-Burton.

Contrario al Derecho Internacional y la Carta de Naciones Unidas, la "Comisión de Ayuda a una Cuba Libre" va a destinar 59 millones de dólares, para las campañas internacionales contra Cuba; el financiamiento a la oppositío internus; y alentar se involucre la comunidad internacional para financiar mercenarios, mediante la participación de terceros países, en un: "Fondo Internacional para la Protección y Desarrollo de la Sociedad Civil en Cuba". Al mismo tiempo, costeara los proyectos que permitan utilizar aviones militares estadounidenses para hacer llegar conspiradoras señales de radio y televisión a la isla. Que se puede decir sobre la ayuda económica y logística para crear instituciones políticas, leyes, reglamentos y hasta una Constitución para cuando sea derrotado el gobierno de la isla. Esta frívola apetencia por demoler el gobierno de Cuba, no es nueva, ha estado en la agenda de todas las administraciones norteamericanas a partir de 1959, que han instituido el terrorismo de Estado sin despreciar la posible agresión directa a la isla. ¿Por qué EE.UU. no aplica igual doctrina y proyecta una intervención directa contra la República Popular China? ¿Acaso Bush a retomado el concepto de repraesaliae massif(4), del presidente Jonh Foster Dulles, o se vale de una versión moderna de la “doctrina Monroe”(5), o de la “doctrina del espléndido aislamiento(6)"? Es evidente la tragedia que abarrota el espíritu de George W. Bush, por no haber logrado todo lo que desea al eliminar a sus adversarios. Es evidente que es víctima, conciente o no, del conocido resultado de los “métodos habituales de la diplomacia estadounidense(7)". No hay dudas del gobierno de EE.UU. no tiene en cuenta de que una acción tiene invariablemente una reacción.

Proclama el gobierno de EE.UU., como parte de los “intereses permanentis”(8), de hay que acabar con la tiranía _diz que dictadura_ que existe en Cuba, porque sustenta sus ideales en el nacionalismo egoísta. De nuevo la memoria del presidente estadounidense lo traiciona, pues muchos de sus mejores aliados practican el absolutismo con excesiva ferocidad y el mayor desprecio por los más elementales derechos humanos. ¿Cuándo derrocara EE.UU. a estos gobiernos? ¿Olvida de los EE.UU. han financiado y apoyado las dictaduras militares más feroces que se han conocido en el planeta?

Si bien se hace necesario, en Cuba, eliminar las actitudes y dogmas separatistas en todos los campos del pensamiento, y reconsiderar aspectos políticos y religiosos que rigen el principio gobernante. Esta transición deben hacerse por medio del discernimiento, y la benevolencia de todos los cubanos. Además, estas reformas se deben amalgamar a todos los hombres y mujeres, que unidos y enfocados en valores correctos a una causa noble traigan el bien para la nación cubana. Eso sí, hay que tener como premisa el sostenimiento del sistema de salud y educativo, reestructurándolo para los cubanos tengan la libertad individual y colectiva de experimentar, analizar, debatir y comprender con un correcto punto de vista y síntesis espiritual, que ponga fin a la unidad impuesta.

Empero, las pretensiones de Bush y de sus amigos cubano estadounidenses, como el senador Díaz-Balart, no han tenido en cuenta que cualquier cambio en la isla no será posible aún con una intervención directa, mientras la generalidad del pueblo cubano no sea capas de reconocer concientemente del gobierno de Fidel Castro es una tiranía, y que existe esta situación en Cuba. Como impera en muchas democracias que tienen dictaduras presidenciales, parlamentarias o monárquicas.

Pareciera que las experiencias de la Bahía de Cochinos, Vietnam, Somalia, Afganistán, e Iraq no son argumentos coherentes para que EE.UU. dedique más tiempo a solucionar sus problemas domésticos, y con sinceridad promueva políticas de colaboración sin imposición, que ayuden no-solo al pueblo cubano, también a 4.000 millones de seres humanos que están afectados por diferentes grados de hambre y pobreza, y que representan el 80 por ciento de la población mundial(9). Por qué no promueve el fortalecimiento del gobierno mundial personificado por la Naciones Unidas. Por qué no dedicar más tiempo para las potencias disminuyan los presupuestos militares y destinar esos dineros para millones de personas puedan tener acceso universal a la salud básica, nutrición, agua, educación, etcétera.

Es una certeza de que Cuba y el mundo se enfrentan a una profunda crisis en lo social, económico y político, que se genera por estados egoístas de conciencia de seres humanos, lo que incentiva los conflictos, y guerras que abruman al planeta. Por este motivo, a mi entender, un verdadero gobierno ante todo no debe ser corrupto. Tampoco sustentara su poder en el monopolio sobre los poderes legislativos, ejecutivo, judicial, y militar como condición esencial para exista libertad individual, porque esta, en esencia, no sería “completa”. Eso es lo que representa el presidente Bush, cuyo omnipotentis deseos de promover la libertad del mundo está centrado en su persona y esto lo lleva a buscar la dictadura mundial; deja de lado de que solo es posible la libertad mediante gobierno justo y la ley honesta; principios que se oponen al poder anárquico en todas sus modalidades.

A juzgar por las apariencias, Bush ama a Dios. Sin embargo, con endiosamiento proyecta una intervención directa para derrocar a Fidel Castro, y el sistema socialista de Cuba. Con todo, olvida del pueblo cubano reconoce las virtutis de la democracia que existe en países de Latinoamérica y el mundo, cuya masa humana está abarrotada por el poder de la corrupción política y financiera. Y que la verdadera comunión con el amor que nos enseña Dios es la de exigir justicia social y dar a los más necesitados del mundo su verdadero derecho a vivir como seres humanos. Los problemas que abruman a Cuba y el mundo no es casual, tienen su origen en la misma historia evolutiva del planeta. Esta verdad no se puede silenciar.

El presidente Bush insiste en no reconocer y sanar los errores, y que la separatividad y el odio son barreras que tienen su antídoto: la buena voluntad y el respeto en todas las incluyentes relaciones humanas. Acaso desconoce de que en un mundo “globalizado” los gobernantes deben trabajar para el bien de la totalidad, dirigiendo su gestión al respeto real de los derechos humanos universalmente reconocidos. Es imposible buscar soluciones para la pobreza, la falta de educación, la cooperación altruista sustentada en el principio sincero de compartir responsabilidades y facilitar la salud física y espiritual. Hoy día es irracional posterga el restablecimiento del equilibrio y unidad internacional, por medio de la compresión y la buena voluntad; y nunca mediante el forzamiento y la beligerancia.

Un mayor apoyo a la oposición política cubana, para impulsar la libertad en Cuba, es la meta del gobierno de EE.UU., y así lo ha expresado Dan Fisk, vicesecretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, en palabras que pronunció el 9 de octubre, ante la Asociación Cubano-Americana en Miami, Florida. Dijo, que hay que limitar los recursos de que dispone el régimen del dictador cubano Fidel Castro. Fisk hizo un bosquejó de los esfuerzos de la administración Bush para aislar y presionar el régimen de la isla, mediante la aplicación de las recomendaciones que hizo la “Comisión de Ayuda a una Cuba Libre (CAFC)(10)”.

Hoy día, sé que él pueblo cubano ha dado fe de su honesta inspiración y experiencia, y lo ha demostrado durante siglos. También, a sido ejemplo al dar lo mejor de sí. Por lo tanto, ante estas nuevas amenazas fascistas no debemos preocuparnos, si deben llamar a la reflexión.

Estas cuartillas serán publicadas pocas horas antes del 2 de noviembre, cuando los estadounidenses van a decidir cual será el presidente que con su personal fantasía manipulará a los Estados Unidos de América. La controversia está reñida y la nación esta más dividida. La lucha se ha centrado entre el actual presidente Bush y el senador demócrata John Kerry. En las elecciones pasadas parte de los votos, del Estado de la Florida _ donde un hermano del presidente es gobernador_ le dio a George W. Bush la presidencia. Como él, proyecta una intervención directa contra Cuba, es muy probable su reelección, con ayuda de posibles irregularidades, como las ocurridas en las pasadas elecciones, y el voto sectario de la mafia y la extrema derecha cubano americana que vive en ese Estado. Los mismos sectarios y extremistas que piden democracia y se respeten los derechos humanos y que han financiado y respaldado las dictaduras más sanguinarias que se hayan conocido la humanidad.

Como siempre, llegado a este punto, detractores no faltan, pero no me angustia lo que digan de lo aquí expuesto, porque estoy persuadido de no he pecando por lo dicho, pues, he distinguido lo que es definitivo de lo pasajero. Por lo demás, incorruptible he recorrido con humildad el sendero que conduce al portal de la sabiduría.

El pueblo estadounidense es libre de elegir a sus dirigentes. Empero, comedidamente, el mundo apela a su discernimiento para no permitan que un Bush fracasado y soberbio destruya la paz de su país, del planeta y la de los cubanos.

Referencias bibliográficas:

Servicio Noticioso de la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Washington, 15 DE OCTUBRE DE 2004.

Revista Electrónica Koeyu Latinoamericano, Caracas, Venezuela, 30 de septiembre de 2004.

Ibiden.

KISSINGER, Henry A. Diplomacy. Publicado por Simon & Shuter. Nueva York, EE.UU., 1994, p. 563.

Mensaje del presidente Monroe al Congreso, 2 de diciembre de 1893, en Ruhl J. Bartlett (comp), The Record of American Diplomay: Alfred A. Knopf, 1956), p. 182.

KISSINGER, Henry A. Ob. cit. p. 360.

KISSINGER, Henry A. Ob. cit. p. 16.

PATERSON, Clifford y Hagan (comps.), American Foreign Policy, 1985, p.189.

Solidaridad.net: http//www.solidaridad.net/vernoticias.asp?noticias=2062

Revista Electrónica Koeyu Latinoamericano, Caracas, Venezuela, 30 de septiembre de 2004.

1 de septiembre de 2004

Hans Küng y el Proyecto de una Ética Mundial


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
01 de septiembre de 2004.

Por mucho tiempo se cuestionan los arcanos, interpretaciones y aplicación de la teología católica. Con todo “pocos hombres osarían dar evidencia de las plegarias secretas que dirigen a Dios". Ante esta realidad, determinante en la teología católica - durante el siglo XX - es la actividad del clérigo suizo Hans Küng, que es ordenado sacerdote diocesano el 9 de mayo de 1955 y celebró su primera misa en la cripta de San Pedro, debajo de la cúpula vaticana. Sin embargo, su destacada participación en el Concilio Vaticano II, incitaron trasnochar a la omnipotencia católica - diz jerarquía -; por la reforma que proponía Kürg, Reformas que motivan sea reprendido y desaprobada su obra que es la base de su trabajo docente.

Hans Küng nació en 1928, en Sursee (Suiza). En el Colegium Germanicum et Hungaricum de Roma, cursó tres años de filosofía y cuatro de teología (1948-1955). Estudió en la Universidad Pontificia Alemana y la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma. Después de ser ordenado continúa sus estudios en el Instituto Católico de la Sorbona, en París, donde escribe su tesis doctoral: “Justificación: la doctrina de Karl Barth y una reflexión católica (1957)”. En ella se examinan las analogías entre la doctrina católica y las creencias sobre la justificación sostenidas por Karl Barth, teólogo protestante suizo, con quien Hans Küng consolida una honesta amistad. Este trabajo doctoral será alabado por católicos moderados y por los que intentan la restauración de la unidad entre todas las iglesias cristianas y en la generalidad protestante.

Antes de convertirse en profesor, de teología dogmática, en la Universidad de Münster, es ordenado sacerdote de parroquia en Lucerna. También participa como teólogo oficial del Concilio Vaticano II, donde cuestiona la doctrina de la infabilidad en su libro Concilio, reforma y reunión (1960). En él pide una reforma de las iglesias católica y protestante. Por su osadía, en 1975, la "Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano", lo amonesta por sus opiniones y escritos teológicos. Es revocada, - en 1979 - su facultad para impartir la enseñanza como católico. No obstante, las secuelas de la reprimenda son dulcificadas - en 1980 - cuando se le concede continuar instruyendo desde una posición secular.

Al estimular un nuevo pensamiento para reflexionar sobre la teología, es acechado “a corta distancia” por monseñores germanos y romanos. Los medios teológicos católicos y los protestantes, comienzan a conocer la obra de Hans Küng, que se extiende en toda Europa. Sin embargo, continua su trabajo en la pastoral directa - entre 1957 a 1959 - en Lucerna, fundamentalmente con gente joven. Es profesor auxiliar en la Universidad de Münster, de 1959 a 1960.

A los 32 años - enero de 1959 - asume la cátedra de teología fundamental, de la Facultad de Teología Católica, de la Universidad de Tubinga; prestigiosa por su escuela, primero protestante y después católica. Por esta época, las clases de Küng van desde la lindeza hasta ser ardorosas, elogiadas, debatidas, agradables e intrépidas.

En Tubinga coincide – de 1965 a 1968 – con el profesor Ratzinger. Empero una revuelta estudiantil, en 1958, separa a los dos profesores. Ratzinger se instala en la conservadora universidad de Baviera, y Küng continúa en su cátedra, en Tubinga, que conserva su tapiz de libertad y de verdad. Ratzinger se erige como defensor de la fe, sugiriendo los preceptos inquisitoriales; Küng como el hijo vigilado por sus aciertos ético-teológicos.

Fueron meritorias las discusiones de Küng sobre cualquier tema y en cualquier idioma con los colegas germanos, franceses y angloamericanos, en la revista "Concilium", que es fundada en 1964 por los teólogos Rahner, Congar, Schillebeeck y Küng. En este período proliferan los textos Latinoamericanos, editados en España, sobre la “Teología de la Liberación”. Desde ese momento es tratado el tema, en "Concilium", en un contexto lógico y de controversia fraternal.

Se dice que las críticas de Küng, a la curia romana, son siempre templadas e irrebatibles. Pide con enérgicas argumentaciones se supriman los privilegios y prerrogativas que imperan en la iglesia desde la Edad Media. Censura con pasión la pobreza ética y la ausencia de una auténtica espiritualidad, de algunos inquilinos del Vaticano.

Cuando en 1962 es nombrado - por Juan XXIII - “perito conciliar”, y trabaja activamente en el Concilio Vaticano II. “Vivió paso a paso las cuatro sesiones conciliares, examinó los esquemas y los juzgó - antes y después- con lucidez singular (...) redactó muchas propuestas para que los obispos amigos renovadores las llevasen al aula conciliar”. Küng reconoce que si bien se aceptan algunas reformas “a pesar de todas las decepciones – afirma -, el Concilio ha merecido la pena”.

En una consulta popular, es proclamado como candidato al obispado de Basilea. Sin embargo - la Congregación de la Doctrina de la Fe - se le priva, en 1979, de continuar la misión canónica de enseñar, en la Facultad de Teología, de Tubinga. ¡No merecía ser calificado como teólogo católico! Esta actitud de la cofradía tiene su fundamento en los desacuerdos teológicos y percepciones vertidas en las memorias de Hans Küng – Primera parte - respecto del Papa y del Opus. En contraste, por sentencia del rectorado, continúa de profesor ínter facultativo de teología ecuménica.

Para Kürg, es una comprometida actitud honesta “decir una palabra clara, con franqueza cristiana, sin miedo a los tronos de los prelados”, y la enarbola cada día. En una oportunidad expresa de que: “Los teólogos no producen las crisis; simplemente las señalan”.

Después del Concilio, su obra causa considerable alboroto, ya que cuestiona la Iglesia y su proceder. Conocedor, desde un "hori­zonte universal", de los problemas que abarrotan el alma de la humanidad. Hans Küng, aborda el problema planetario desde “la tradi­ción cris­tiana, la situa­ción espiritual de cada momento, el presente de las Igle­sias ­y las grandes religiones hoy activas”.

Creador y director de la “Fundación Ética Mundial”, se dedica al fomento de la ética en el diálogo interreligio­so. Su “Proyecto de una Ética Mundial” es conocido en todo el mundo y está traducido a quince idiomas. Entre 1992 y 2001, ha intervenido en la ONU en cuatro oportunidades, presentando el imprescindible diálogo de civilizaciones y culturas. También ha recibido varios doctorados "Honoris causa".

En 1996, se jubila de la actividad académica, después de ser profesor en la Universidad de Tubinga (Ale­ma­nia) desde 1959. El 20 de marzo de 2003, líderes políticos y religiosos de Alemania le dedicaron un homenaje con ocasión de su 75º cumpleaños, en el que destacaron sus méritos. Muchas instituciones han pedido su rehabilitación de teólogo católico. Lo han solicitado el presidente federal alemán Johannes Rau y el canciller Gerhard Schröder. No se consiguió. La ficha de Küng en el “Santo Oficio 399/57 i, no hay quien la borre”. “Que se sepa, sólo Juan XXIII, siendo Papa, logró que se destruyese la suya, después de haberla leído socarronamente”.

”Uno de los grandes temas que ha tratado Hans Küng es la esencia del cris­tianismo. Su respuesta es contundente: ‘No hay cristianismo sin Cris­to’. Por eso el cristianismo como religión no es meramente una idea (justicia o a­mor, por ejemplo), ni unos dogmas (Cristo lógico o trinitarios), ni una cosmovisión (frente a visiones ateas), sino la persona de Cristo Jesús. Jesucristo es la figura básica vivien­te de los cristianos, el centro del cristia­nismo. Sin Cristo no hay historia del cris­tia­nismo, ni reunión de cris­tia­nos. Küng señala unos ‘elementos estructurales centrales’ que iluminan la esen­cia del cristianismo: la fe en un solo Dios, el seguimiento de Cristo y la acción del Espíritu Santo”.

Hans Küng se aproxima a las condiciones que vive la humanidad y los eventos de los últimos años en: “Proyecto de una ética mundial (1991)”. El libro demuestra la necesidad de tomar consciencia de no será posible sobrevivir si es diverso el tema ético y la pugna egoísta religiosa predomina en todas las esferas de la convivencia. De un mundo en paz, es posible si existe un talante ético fundamental; “se necesita, una religión o una ideología unitarias, pero sin ninguna clase de normas, valores, ideales y fines obligatorios y obligantes. De no es posible la supervivencia sin una ética planetaria”. La paz mundial será imposible si no hay una paz religiosa, y un diálogo ético entre religiones.

La necesidad de sentar bases comunes para entablar un diálogo interreligioso - desde el cristianismo con el Islam, el hinduismo y el budismo - lleva al teólogo Hans Küng a promover las conferencias-coloquio celebradas en la Universidad de Tubinga, en 1982, La transcripción de las mismas da forma a al volumen “El cristianismo y las grandes religiones (1993)”. que no tiene más intención que la de ampliar el conocimiento de las grandes religiones, para mejorar una convivencia cada vez más crítica.

Sin temor a la duda, podemos afirmar que Hans Kürg es el teólogo más importante y audaz del siglo XX y principios del XXI. Sus libros y conferencias tienen el sello de un verdadero servidor y conciliador de todas las religiones, como queda plasmado en sus esfuerzos para un nuevo concepto y síntesis­ que unifique a todos los cultos; que se materializa en la “Declaración del Parlamento de las Religiones del Mundo”, que se celebra en Chicago, en septiembre de 1993. Lo tratado en el conclave quedo recogido en el libro “Declaración del parlamento de las religiones del mundo (1994)”, donde se refleja las condiciones de un mundo que experimenta un proceso de estimulada cohesión mundial: en la política, economía, y civilización; ahí afloran nuevos conceptos que están marcando nuestras vidas. “¿Dónde situar la ética mundial, sobre qué valores apoyar el consenso básico global; qué medidas y actitudes de principio deben permanecer vigentes entre los seres humanos y en su existencia colectiva? Por primera vez, en la historia de las religiones, la "Asamblea del Parlamento de las Religiones del Mundo" (reunida en Chicago en septiembre de 1993) se arriesga a publicar una “Declaración de Ética Mundial”. Esta declaración incluye representaciones de todas las religiones del mundo. Esta edición ofrece la primera versión íntegra de esta Declaración, redactada por uno de los promotores, Hans Küng. La Declaración se complementa con los comentarios del propio Küng y de Karl-Josef Kuschel.

El planeta está en aprieto, no-solo en la política, también en la economía. Hans Küng, en su libro “Una ética mundial para la economía y la política (1999)”, critica contundentemente esta aterradora realidad y documenta la trascendencia de una ética común para la política y la economía mundiales, como aspecto de unidad y compromiso que lleve a vivir en un mundo más pacífico, más equitativo y humano. No trata el tema con recetas fáciles, sino a partir de vibraciones concretas: sustentadas en aplicar el “Proyecto para una ética mundial” a la realidad política, social y económica, en el planeta. “De ahí derivan los temas de este libro: ¿Existe un camino entre la política real y la ideal? ¿Puede haber una política económica mundial alternativa al estado del bienestar y al puro capitalismo? ¿Qué papel juegan las religiones en crisis y los conflictos actuales? ¿Cómo debe ser puesta en práctica la ética mundial?”. Hans Küng nos ofrece un modelo realista compatible con el futuro, sobre la base de una ética común para los seres humanos.

En la persona de Hans Kürg, anida un alma que, conciente o no, transita el sendero de “La Sabiduría Eterna”, y pueden palparse en otros libros: [ La Iglesia (1967), ¿Infalible? (1970), Ser cristiano (1974), ¿Existe Dios? (1978), ¿Vida eterna? (1982), Responsabilidad global (1991), y La Iglesia católica (2002). En 2003 publicó la primera parte de sus memorias, titulada Libertad conquistada, donde aportar nuevas iniciativas que permiten el desarrollo de auténticos valores, que ayuden al progreso de los seres humanos. También, pudiera considerarse un miembro del “Nuevo Grupo de Servidores del Mundo”, porque participa activamente en el campo creativo que le proporciona un lugar importante en la comunidad de las almas que trabajan por una “Nueva Religión Mundial”.

Es saludable indicar, que el trabajo desarrollado por Hans Kürg está relacionado con la necesaria renovación y desarrollo de la conciencia humana, más allá del aspecto teológico. Además, es un pensador y servidor de la humanidad, que ha plasmado en su obra la búsqueda de una “Religión Mundial”. Entre tanto, como nos enseña Alice A. Bailey, “el concepto de una religión mundial y la fusión de la fe es ahora un campo de discusión. En el futuro todos los hombres de inclinaciones e intenciones espirituales guardarán los mismos días sagrados, unificando recursos espirituales en una simultánea invocación espiritual (...) Nada podrá detener el progreso del alma humana en su largo peregrinaje de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real, de la muerte a la inmortalidad y de la ignorancia a la sabiduría. Si los grandes grupos religiosos organizados de todos los países, incluyendo todos los credos, nos ofrecen guía y ayuda espiritual, la humanidad hallará otro camino. Nada puede evitar que el espíritu del hombre llegue a Dios”.

Si queremos descifrar lo que ocurre en el mundo y lo que aconseja Hans Küng, es necesario escudriñar la cotidianidad de todos los seres humanos; discernir cómo entender el legado cultural, las tradiciones, los puntos de vista, las civilizaciones y religiones, así como las barreras idiomáticas de todos los pueblos. Todo esto no son obstáculos para existan sinceras relaciones entre todos los seres que pueblan el planeta y poner fin a la separatividad que abruma el espíritu universal.

Hoy día, todos los seres humanos podemos vivir en armonía y bienaventuranza, siempre que prevalezca la verdad, la belleza y la bondad. Porque todas las personas recorremos el sendero de la transformación radical, que solo se facilitará con ayuda del amor y el respeto a todo lo creado. Hans Küng persevera en conocer y ayudar a solucionar los aspectos negativos, los sueños, las esperanzas, y los miedos humanos, y amalgamado al “Proyecto de una Ética Mundial” continua activo en la Iglesia, su "terru­ño espiritual, que es el cristianismo”. Empero, al presente, la teología y su aplicación práctica con una ética integradora insiste en ser un tema mundial de reflexión y polémica. La manzana fanática de la discordia continúa excitada. ¿Por cuánto tiempo?

Bibliografía consultada:

Bailey, Alice A. – Los problemas de la Humanidad. Fundación Lucis Trust, Argentina, Tercera Edición en Castellano, 1996.

Bailey, Alice A. – El destino de las naciones. Editorial Sirio, S.A., Malaga, España, 1961.

Jens, Walter y Kuscel, Karl-Josef - Teologgía en libertad. Diálogo con Hans Küng. Editorial Trotta,S.A., 1999. Madrid, España.

Küng, Hans - Proyecto de una Ética Mundial. Editorial Trotta, S.A., 1992. Madrid, España.

Küng, Hans / Kuschel, Karl-Josef (editores) - Hacia una Ética Mundial. Declaración del Parlamento de las Religiones del Mundo. Editorial Trotta, S.A., 1994. Madrid, España.

Küng, Hans - Grandes pensadores cristianos. Una pequeña introducción a la teología. Editorial Trotta, S.A., 1995. Madrid, España.

Küng, Hans - El cristianismo. Esencia e Historia. Editorial Trotta, S.A., 1997. Madrid, España.

Küng, Hans - El judaísmo. Pasado, presenta y futuro. Editorial Trotta, S.A., 1998. Madrid, España.

Küng, Hans - Una ética mundial para la economía y la política. Editorial Trotta, S.A., 1999. Madrid, España.

2 de mayo de 2004

La Segunda Guerra Mundial 1939-1945 (Segunda parte)


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
01 de mayo de 2004.

Los soldados alemanes libraron sangrientos combates casa por casa, en Berlín - ante la presión de las tropas soviéticas -.Cuando él “Ejército Rojo” llega a la capital alemana, la derrota nazi es inminente. En un acto desesperado, Adolf Hitler se suicida - el 30 de abril de 1945 - junto a su esposa Eva Braum. Antes de morir, nombra como sucesor al almirante Karls Donitz, que tiene el indecoroso encargo de formar nuevo gobierno y ordenar, a un desarticulado ejercito nazi, el fin de las hostilidades. La Alemania nazi firma, el 7 de mayo de 1945, en Reims, la rendición incondicional.

En un juicio sumario – en Italia -, declaran culpables a Benito Mussoline y su amante, los condenan a la pena de muerte. Los fusilan y después cuelgan sus de cadáveres por los tobillos, y los exhiben en una plaza pública, en la ciudad de Milán.

El 6 de agosto de 1945, él ejército de EE.UU. lanza sobre la ciudad japonesa de Hiroshima la primera bomba atómica – desde un bombardero B-29 (el Enola Gay) -. La bomba asesina 100.000 personas inddefensas, y heridas cerca de cien mil. Más tarde, el 9 de agosto, con perversión, lanza la segunda bomba atómica, sobre la ciudad de Nagasaki; mueren 66 mil personas. Japón se rinde el 14 de agosto. Se hace oficial la capitulación incondicional el 2 de septiembre de 1945, a bordo del acorazado estadounidense Missouri, y ante el general MacActhur.

El Tribunal de Nuremberg

Como siempre ocurre en las guerras, los ganadores escriben la historia y también necesitan un tribunal. En este caso para juzgar, por crímenes de guerra, a los líderes nazis. Para este fin, se celebran juicios, en la ciudad alemana de Nuremberg - noviembre de 1945 a octubre de 1946 -, contra los principales dirigentes del régimen nazi, que habían sobrevivido. No pudieron ser juzgados Adolf Hitler, el ministro de Propaganda Joseph Goebbels y el ministro del Interior Heinrich Himmler, porque se habían suicidado. Ejecutan, en la horca, a un total de 12 reos, de los 22 principales acusados. Además, condenan a industriales que se sirvieron del trabajo de prisioneros, y médicos que experimentaron con seres humanos. Los Aliados organizan otros tribunales, con la misma finalidad, en las zonas por ellos ocupadas. Juzgan y condenan en estos tribunales, – hasta 1960 - aproximadamente 5.000 criminales de guerra. Han ejecutado cerca de 500 culpables.

También los soviéticos condenaron en juicios paralelos a 10.000 alemanes, y ejecutaron a muchos de ellos. En el caso del Japón, se creó el Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra de Tokio, que funcionará desde mayo de 1946 hasta noviembre de 1948. Este tribunal sentencia - a la pena de muerte - a 7 de los 25 dirigentes japoneses juzgados por crímenes de guerra; entre ellos estaba el primer ministro, el general Tojo Hideki. Se celebraron muchos juicios, en Japón, para juzgar los crímenes de guerra, 900 declarados culpables son ejecutados.

Es saludable subrayar, que para los juicios de Nuremberg y Tokio, para juzgar “crímenes contra la paz y la humanidad” no existía ninguna legislación prebélica, lo que desde el punto de vista técnico no podían ser castigados por haber cometido esos crímenes. Para algunos analistas, fue injusto de fueran juzgados por los vencedores extranjeros los nacionales de los países derrotados. Es evidente que una vez más los vencedores “hacen astillas del árbol caído”. Y como era de esperar, para tapar bocas, en 1946 la Asamblea General de Naciones Unidas “ratificó los principios reconocidos por los tribunales”. No obstante, es en 1950 que una Comisión Jurídica Internacional reconoció los crímenes de guerra, los crímenes contra la paz y los crímenes contra la humanidad, como violaciones del Derecho internacional. Después del fin de la guerra, contra los seres humanos se han cometido muchos crímenes de guerra. Para muchos, hay una pregunta sin respuesta: ¿Cuándo se han juzgado estos crímenes, en la segunda mitad del Siglo XX y comienzos del XXI?

El Mundo después de la Segunda Guerra Mundial

La guerra arrasó la mayoría de las industrias y ciudades, salvo las de EE.UU.; ya que Europa oriental y central, así como en Japón quedaron destruidas por los bombardeos. Esto propicio un auge de la industria estadounidense, que llegó a producir más de la mitad de los bienes y servicios de todo el mundo. De ahí que la ayuda estadounidense, después de la Segunda Guerra Mundial, fuera vital para sobrevivieran millones de seres humanos.

Dicen que las cosas malas se olvidad con facilidad y las buenas perduran. Si embargo, las consecuencias y efectos de la guerra demuestran que más de 60 millones de personas murieron, la mayoría civiles inermes. Ha esto se suma una reorganización socio-económica-política internacional, en el que Estados Unidos nace como superpotencia al igual que la Unión Soviética. También el mundo ingresa en la era nuclear, liderado por la hegemonía de: la Unión Soviética en el comunista, y Estados Unidos en el mundo capitalista.

De poco sirvió la experiencia de la Segunda Guerra Mundial, pues se inicia una nueva etapa de conflictos y guerras. Por más de cuarenta años, se divide el mundo y genera lo que hoy se conoce como la “Guerra fría”; que fue la lucha entre las potencias capitalistas y comunistas por establecer su dominio en el mundo, especialmente EE.UU. y la URSS. De poco sirvió la experiencia de la Segunda Guerra Mundial, pues en estos años, el mundo vive bajo el fantasma de una guerra nuclear.

Para los más optimistas, después de la Segunda Guerra Mundial se creo un nuevo orden político y económico. Empero, este no adopto un verdadero sentimiento de coexistencia y benevolencia. Luego este orden será temporáneo, como sé vera a finales del Siglo XX. Esto se debió a una ausencia que cobijara una coherente armonía en los intereses individuales y los de todo el planeta. Por este motivo el nuevo orden no fue estable y las guerras no se hicieron esperar. A causa de que las guerras obedecen a la lógica de la prepotencia, y las de percepción. La primera genera antagonismos irreversibles relacionadas con la soberanía y la segunda engendra jeroglíficos de legitimidad.

Decía Candide, de que “es verdad que uno se mata mejor con una bandera”. Y esta actitud esta en los pueblos que tratan de transformar las crisis de legitimidad en crisis de soberanía. Luego con la “Guerra fría”, la paz solo se apuntaló para quienes tenían la capacidad de defenderla y el poder nuclear era su mejor defensa. El nuevo orden no consolidó la estabilidad y paz mundial. Todo lo contrario. Porque las potencias continuaron las guerras intervencionistas en territorios ajenos.

Sin embargo, la batalla no se ha perdido, pues, los intentos de estabilizar la paz internacional surgen de organismos internacionales con excelentes buenas intenciones. Pero... el control tras el trono lo tienen las potencias. Tal es el caso del Consejo de Seguridad, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que tendrá como finalidad proporcionar herramientas que faciliten solucionar conflictos – adentro y fuera de sus fronteras - entre las naciones soberanas.

Es así como se redacta la “Carta de la Naciones Unidas”, que obliga a los Estados miembros a solucionar sus diferencias por medios pacíficos. Esta responsabilidad de intermediación recaerá en el “Consejo de Seguridad” que estará conformado por 15 naciones; entre las que están de manera permanente las potencias que ganaron la guerra, y que tienen como embaucador privilegio el derecho a vetar. Para hacer cumplir sus decisiones, el Consejo puede imponer sanciones económicas a los países que amenacen la paz. Puede enviar misiones de paz a las zonas en conflicto, para imponer un acuerdo de paz. Como último recurso, el Consejo puede autorizar a coaliciones de estados miembro a utilizar la fuerza para resolver un conflicto. No obstante, es bueno reiterar el poder de veto que tienen algunas naciones, en el seno del consejo.

Aunque en más de una oportunidad se ha cuestionado el papel de la ONU, hay que reconocer de que muchas de las decisiones han tenido efectos acertados en la vida de millones de seres humanos. Si bien el Consejo de Seguridad a cometido errores y excesos, ha sido positiva la labor de las agencias especializadas, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), o el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). A través de estos organismos, la ONU ha tratado de extirpar los principales problemas que afectan a los seres humanos. Estas agencias de la ONU tienen la responsabilidad de combatir el hambre, las enfermedades – como la viruela -, luchan por los derechos de mujeres y niños, potabilizan el agua de muchas regiones rurales, ayudan a los refugiados, establece programas de control de la natalidad, asesoran para incrementar la producción agrícola, y dan préstamos a los países en desarrollo.

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, también se registraron múltiples avances tecnológicos y científicos. Si bien la intención de las investigaciones estaba enfocada en una “guerra de sabios” que permitiera desarrollar nuevas tecnologías para la guerra, muchas de estas sirvieron para fines pacíficos en la posguerra. Por ejemplo, la invención del radar y la liberación de la energía atómica. Que decir, de los avances en materia médica, el motor turborreactor, el DDT para combatir la malaria, y los antibióticos.

Otro logro en la posguerra fue el proceso de la descolonización. Es decir, la pérdida de posesiones coloniales de los países europeos; inmensos territorios en Asia, África y el Pacífico son hoy “independientes y libres del yugo imperialista”.

Guerra entre las Potencias

El fin de la Segunda Guerra Mundial trajo consigo un cambio espectacular en las relaciones internacionales. La guerra socavó profundamente la posición dominante de potencias como Alemania, Japón, Reino Unido o Francia. A medida que estos países dejaron de ser potencias económicas, políticas y militares, dos nuevas superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, ocuparon sus puestos. La política exterior de estas dos superpotencias dominaron las relaciones internacionales y el equilibrio de poder mundial de los siguientes 45 años. La historia a demostrado de que fueron los recursos materiales y militares, de estos dos países, los que permitieron poner fin a la guerra e iniciar una puja por nuevos espacios de dominio.

Si bien es verdad de los líderes de Estados Unidos y la Unión Soviética se aliaron en 1941, para derrotar a los países del Eje. También es verdad de este “matrimonio de conveniencias” no fue sincero. Después del fin de la guerra, sus objetivos políticos e ideológicos estaban enfrentados.

Para 1947 la rivalidad se convirtió en lo que observadores políticos llamaron la “Guerra fría”. Que tuvo un carácter global, ideológico, y geopolítico; que "termina" en 1991, cuando se materializa el derrumbe de la Unión Soviética.

En la “Guerra fría”, el centro de tensión estaba estrechamente relacionado con la rivalidad de dos sistemas opuestos en política, económia, e ideológia; que existía desde la Revolución Rusa, de 1917.

El demencial enfrentamiento entre el capitalismo y socialismo; entre la democracia y el totalitarismo, va a dividir el mundo. División que aglutino a bloques políticos y militares, y a una descabellada carrera armamentista. Una vez más, aparecieron las guerras e incertidumbres entre los amigos de EE.UU. y la URSS, como fueron los casos de: Cuba, Corea, Libia, Vietnam, Afganistán, Irán, Iraq, etcétera.

Un símbolo del fin de la “Guerra fría”, fue el colapso de la Unión Soviética y la reunificación de Alemania. Empero, al desaparecer el bloque comunista, de Europa oriental, la uní polaridad internacional queda en manos de Estados Unidos de América, y sus aliados.

Palestina e Israel

Como desenlace desafortunado del Holocausto, se va ha incrementar el sentimiento nacionalista de los sobrevivientes judíos y de los sionistas (nacionalistas judíos). Con esto se exacerba el deseo de crear un Estado judío, en Palestina, que les permitiera en el futuro unir y defender a la desparramada nación judía.

A finales del Siglo XIX, existían colonias de judíos establecidos en Palestina, y al final de la guerra los sionistas comenzaron a exigir como suyos los derechos sobre estas tierras, como legado de su ideal religioso. Sin embargo, Palestina - desde el final de la Primera Guerra Mundial - la administraba el Reino Unido, y desde esa época “trata desesperadamente de mantener un equilibrio entre los intereses de los inmigrantes judíos, y de los árabes que poseían la tierra. Como “solución”, el Reino Unido restringió la inmigración de judíos y sionistas, para proteger los derechos políticos y económicos de los árabes. Con el tiempo, los esfuerzos fueron estériles, y generó el sistemático estallido del terrorismo judío, y el sentimiento creciente de oposición árabe a la presencia británica y sionista.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, los británicos se comprometieron abandonar Palestina. Para soltar, con la mayor brevedad, un problema que a todas luces no tendría solución, en 1947 pusieron el conflicto, de la Palestina, en manos de la ONU. Como posible solución al dilema, la Asamblea General de Naciones Unidas recomendó la división de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe. Así como crear dos enclaves internacionales en Jerusalén y Belén. Ya que contenían lugares valiosos para el culto religioso de judíos, cristianos, y musulmanes. La mayoría de los judíos aceptaron la partición; los árabes de Palestina y de fuera de ella la encontraron absurda. Algo parecido ocurre – en Cachemira - después que la India logro su independencia.

Con la anunciada retirada de los británicos, no se hizo esperar el inicio de la guerra civil entre judíos y árabes. Los judíos de Palestina, en mayo de 1948, proclamaron la creación del Estado Libre de Israel. Esto provocó la inmediata arremetida de las naciones árabes circundantes. Esta Primera Guerra Árabe-israelí finalizó con la victoria del Estado judío. A pesar de los esfuerzos de la ONU, continúa hasta el día de hoy, la guerra provocada por la creación de Israel. La estabilidad en Oriente próximo no esta asegurada, y en ningún modo la paz.

Futuro de la Humanidad en el Tercer Milenio

Al finalizar el Siglo XX, comienza a surgir una nueva democracia en Europa del Este. Propiciado por el colapso de la Unión Soviética, la reunificación de Alemania, y el fin de la "Guerra fría".

Es una certeza de que el mundo tomo más de un derrotero - después de la Segunda Guerra Mundial - que hizo posible, entre otras cosas, la descolonización. Pero también estuvo presente la “Guerra fría”.

Los avances científicos y tecnológicos se extienden a todos los rincones del planeta, en algunos casos con sus efectos negativos. Aunque no dejan de ser, en general, síntomas de prosperidad.

Por otro lado, el conflicto Árabe–israelí continúa sin solución, e inevitablemente traspasa sus fronteras. Hay graves conflictos en más de 30 países. La paz del mundo, hoy día, está coaccionada. Sistemáticamente, se cuestiona la autoridad e independencia de la ONU.

Si bien la Segunda Guerra Mundial deja una profunda huella en la historia, y millones de muertos; no es menos cierto de que el razonamiento humano esta cerca al del “hombre absurdo”, expuesto por Albert Camus.

A cuatro años de iniciado el tercer milenio, el mundo sigue dividido en países desarrollados y pobres. La riqueza se acumula en pocas manos, fundamentalmente en los países ricos. Tres cuartas partes de la población mundial viven en países de Asia, África y Suramérica, y tienen un desarrollo insuficiente. El nivel de pobreza en estos países es aterrador. La mayoría de la población del planeta tiene un crecimiento demográfico constante, y la lleva a vivir sumida en: la pobreza; las enfermedades; el analfabetismo; y las carencias sociales indispensables para vivir. La falta de agua y la hambruna abarrota la vida de millones de seres humanos. Hoy más de 800 millones de personas carecen de alimentos y 500 millones no tiene acceso a suficiente alimentación. La mayoría de los seres humanos – más del 60 por ciento – son analfabetos por no tener la posibilidad de instruirse.

Millones de inmigrantes - que buscan mejores condiciones de vida - sistemáticamente cruza las fronteras de los países ricos. También aumenta de manera alarmante la marginación, el racismo y la intolerancia contra los extranjeros que logran radicarse en los países desarrollados.

Otro flagelo que abruma al mundo, es el consumo y tráfico de drogas, que están intoxicando los sectores de la población más jóven. Que decir, del Síndrome de inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), que ya se puede considerar una enfermedad endémica en muchos países de África; o el fortalecimiento del paludismo, que produce más e tres millones de muertos cada año en todo el mundo.

También está en peligro el planeta por la degradación irreversible del medio ambiente, afectado por el irreflexivo desarrollo industrial y la cultura del consumismo desenfrenado.

Continúan afectando los conflictos bélicos a las poblaciones civiles, y con martirio siguen pagando un precio muy alto por sus vidas. Las guerras civiles se suceden una tras otra, como miles de personas sufren el desplazamiento en la península de los Balcanes, Colombia, en África y el Medio Oriente.

Se han entronizado en el mundo, la brutalidad y el terrorismo; y están mutilando el alma de la humanidad del planeta. Es una prueba, de esta realidad, los atroces eventos del 11 de septiembre de 2001; cuando aviones comerciales, utilizados como mísiles – por militantes extremistas de Al Qaeda –, se estrellan contra las dos torres gemelas de Nueva York, y el Pentágono, en Washington. Y como siempre una acción tiene una reacción, y toda causa tiene su efecto, el gobierno de EE.UU., con ayuda de una coalición internacional lanzan un ataque militar contra las fuerzas talibanes en Afganistán.

Más reciente, justificando la política de lucha contra el terrorismo internacional, y el peligro de tener armas de destrucción masiva, EE.UU. - con la complicidad del Reino Unido y España - de manera unilateral y desconociendo el papel de la ONU y su Consejo de Seguridad, lanza una invasión militar contra Iraq; y en solo tres semanas ocupan el país. Las armas de destrucción masiva nunca aparecieron y esta nación está al borde de una sangrienta guerra civil. Otro acto criminal ocurre en la capital española, el pasado 11 de marzo, cuando estallan cargas explosivas en cuatro trenes urbanos. Cerca de 200 personas mueren, y más de 1500 reciben heridas.

Para muchos el futuro del mundo tiene un carácter muy pesimista. Sin embargo, tengo la percepción de que la esperanza tiene suficiente fuerza para enfrentar todos los posibles retos que pongan en peligro la vida en el planeta. No dudo de algún día los conceptos de libertad sean convincentes, al igual que los Derechos Humanos y la democracia; donde la solidaridad sea parte integral de la convivencia, y los mefistofélicos apetitos de poder sean sepultados por la justicia terrenal y divina.

Hoy los vientos de la guerra azotan al mundo, los conflictos y el terrorismo, en la actualidad, causan destrucción, miles de muertos y heridos. Son innumerables las versiones e interpretaciones de cuál es el balance de lo ocurrido en la Segunda Guerra Mundial, y su incidencia positiva o negativa de su herencia.

Ante estas circunstancias, recuerdo las palabras de Philippe Delmas, que dice: ”...las ambiciones de los Estados no generaran las guerras de mañana; sí sus debilidades. Por no haberlo entendido, los principios y normas del sistema internacional, lejos de frenar la guerra. Le aseguran un brillante porvenir”. Y tiene razón. Es una labor ardua la que trata de realizar las Naciones Unidas, con ayuda de muchas personas que practican con sinceridad la buena voluntad universal, y están empeñados en estas aspiraciones dejen de ser utopías. Empero las ambiciones e insatisfacciones son el germen para avivar los conflictos.

El día 8 de mayo de 2004, se cumplen 59 años de finalizada la Segunda Guerra Mundial, y con modestia trato de compartir lo ocurrido antes, durante y después de la mayor tragedia de la humanidad. Es una invitación a todos los que tengan el valor de hacerlo con sinceridad, para se entreguen desde el alma a la reflexión, y al servicio altruista en bien de la totalidad. Porque a pesar de los logros positivos alcanzados por los seres humanos, pareciera que “las buenas intenciones” son un factor muy presente en las políticas de las potencias, especialmente EE.UU., y no es menos cierto de que en oportunidades se repiten hechos extremistas maquillados, que en una oportunidad fuera también el soporte filosófico del III Reich. Porque para los poderosos, “el fin justifica los medios”.

Quizá sea un sueño, pero creo en la generalidad de los seres humanos que quieren vivir en paz y trabajan para lograrlo algún día. Todos los hombres y mujeres de bien aspiramos vivir en un mundo donde la vida sea fecunda, los pensamientos creadores y la benevolencia una suficiencia de la justicia. ¿Será posible en el Siglo XXI?

Bibliografía consultada:

· Bracher, Karl Dietrich. Controversias de historia contemporánea sobre fascismo, totalitarismo, democracia. Barcelona: Laia, 1983.

· Carsten, F. L.. La ascensión del fascismo. Barcelona: Seix Barral, 1970.

· Delmas, Philippe. El brillante porvenir de la guerra. Santiago de Chile. Editorial Andrés Bello. 1996.

· Hildebrand, K. El Tercer Reich. Madrid: Cátedra, 1988.

· García de Cortazar, Fernando. El siglo XX: Diez episodios decisivos. Madrid. Alianza Editorial. 1999.

· Michel, Henri. Cómo empezó la Segunda Guerra Mundial. Madrid: Narcea de Ediciones, 1983.

· Michel, Henri. La Segunda Guerra Mundial. 2 vols. Torrejón de Ardoz: Ediciones Akal, 1990.

· Ridley, J. Mussolini. Buenos Aires: Javier Vergara Editor, 1999.

· Weinberg, Gerhard L. Un mundo en armas. La Segunda Guerra Mundial, una visión de conjunto. 2 vols. Barcelona: Grijalbo Mondadori, 1995.

1 de mayo de 2004

La Segunda Guerra Mundial 1939-1945 (Primera parte)


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
01 de mayo de 2004.

NO es de sabios razonar sobre la Segunda Guerra Mundial, sin hacer una exploración resumida en lo que nadie podía imaginar fueran las secuelas del Tratado de Versalles, de 1919. Un acuerdo de paz que se firma al concluir la Primera Guerra Mundial, entre las potencias vencedoras – EE.UU., Reino Unido, Francia e Italia - y la Alemania vencida. Tratado que fraguó, años después, el surgimiento de la Alemania nazi, que estará ataviada con el ideal nacionalista.

Esmerados investigadores opinan con certeza, de que el suceso más relevante - en el Siglo XX - y de enmarañada implicación internacional fue la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945). Por la trascendencia - antes, durante y después de la conflagración - así como por los países involucrados por sus efectos, de manera directa o indirecta. Guerra que enfrentará a dos bloques, de un lado los Estados del Eje (Italia - Alemania - Japón). Del otro los Aliados (la Unión Soviética, Estados Unidos, Francia y Reino Unido).

Dos momentos importantes tuvo La Segunda Guerra Mundial en su desarrollo. Una primera fase que se inicia en septiembre de 1939 y concluye en enero de 1943; momento en que la guerra la dominan las fuerzas del Eje. No solo por su iniciativa, también por el poderío de sus ejércitos.

Hay una segunda fase, cuando las fuerzas Aliadas inician una contraofensiva general – especialmente la URSS en Europa y EE.UU. en el Pacífico - que se inicia en enero de 1943 y concluye en mayo de 1945, con la rendición del III Reich. En agosto, del mismo año, capitula el imperio japonés.

Por estos días se cumplen 59 años del final de la mayor barbarie sufrida por la humanidad. Ahora, flagelan al mundo tormentas de guerras, conflictos y el terrorismo; que están causando muertes y desesperanzas. Este trabajo tiene el comedido propósito de reflexionar, sobre las causas, desarrollo, efectos y herencia de la Segunda Guerra Mundial; y el compromiso imprescindible de los seres humanos cohabiten con sabiduría y en paz.

Antecedentes de la Guerra

El Tratado de Versalles – firmado en la galería de los Espejos, del palacio de Versalles, próximo a París – obligaba a Alemania “a suprimir el servicio militar obligatorio, reducir su Ejército a 100.000 hombres, desmilitarizar todos los territorios situados en la margen oriental y occidental del río Rin, en una franja de 50 kilómetros de ancho; dejar de importar, exportar y prácticamente producir material de guerra; limitar sus fuerzas navales a 36 buques de superficie (no se le permitió mantener submarinos) y el personal naval a 15.000 hombres, quedándole prohibida la aviación militar. También, Alemania aceptó que Guillermo II fuera juzgado por un tribunal internacional; bajo la acusación de haber cometido ‘un delito supremo contra la moralidad internacional’, juicio que nunca llegó a celebrarse”. También debía aceptar el pago, de una desmedida indemnización, a las potencias aliadas, por los daños causados durante la Primera Guerra Mundial. Además, del pago en dinero, haría entrega de recursos naturales, ganado, trenes, embarcaciones, etcétera. Sin embargo, no fue hasta la Conferencia de Lausana, en 1932, que se pudo ajustar la cuantía y forma de hacer los pagos.

El pueblo alemán - después de perder su condición de imperio colonial, y el dominio sobre territorios del este europeo - rechazo enérgicamente las humillantes condiciones impuestas por el Tratado. Las críticas no se hicieron esperar y con ellas el surgimiento de apasionados movimientos de carácter nacionalista, que exigían una revisión de los acuerdos. A este ambiente frenético, se sumaba una hiperinflación desmedida en la economía alemana, que angustiaba el comercio y la producción nacional; cerca de 4 millones de desempleados y unas 30 mil empresas quebradas. Son estas condiciones sociales, económicas y políticas las que facilitan el ascenso al poder del nacionalsocialismo, en los años treinta, del siglo veinte.

Aunque la intención del Tratado era lograr una paz duradera, esta fue efímera, y no sería alentador el resultado veinte años más tarde. Para algunos historiadores, uno de los errores fue no dar cumplimiento a diferentes convenios, acordados al término de la Primera Guerra Mundial. Por solo citar un ejemplo, EE.UU. no los ratifica, y prefiere firmar con Alemania, por separado, el Tratado de Berlín, el 2 de julio de 1921. De esta manera, de las buenas intenciones se paso al principio de que “el fin justifica los medios”, que se aplicará paranoicamente durante la guerra sin ningún pudor, no solo por los ejércitos del Eje.

El III Reich

El Partido Obrero Nacional Socialista Alemán (Nazi), con el apoyo del campesinado, gana las elecciones de septiembre de 1930. Más adelante, a partir de 1932, el partido nazi incrementa su dominio absoluto en Alemania e implementa actos violentos con ayuda de su Servicio Secreto (SS) y Secciones de Asalto (SA). Por está época hay un hombre - que fundamenta su ideología en un conjunto de ideas que van del nihilismo de Nietzche, la teoría de la herencia genética de Mendel, el racismo de Gobineau y Camberlaín, la fe en el destino de Richard Wagner, el neodarwuinismo de Ploetz y la geopolítica de Haushofer - que llevará al pueblo alemán a cultivar de manera irracional las ideas del: nacionalismo, antisemitismo y anticomunismo. Este individuo de impetuosas ideas, era Adolf Hitler, quién exacerba el espíritu de construir una nueva nación alemana – el III Reich – para liberar al país de la opresión del Tratado de Versalles, defender el suelo alemán, la raza aria, aniquilar a judíos y comunistas. Después de muchas artimañas maquiavélicas, Hitler asume el poder como líder indiscutible (fürer) de los alemanes, en enero de 1933; al formar una coalición derechista, que cobijara a los nazi, católicos, independientes y nacionalista. El 27 de febrero, promueve el aberrante incendio del Reichstag, acusando como autores materiales a los comunistas. A partir de esta fecha, se decreta la prohibición de las actividades de: los partidos de izquierda; el cierre de la prensa; y el estado de emergencia.

Para el 5 de marzo, gana el partido nazi las elecciones para el Reichstag (parlamento). Con la complicidad del presidente Hindenburg, Hitler logra la disolución del parlamento, y la detención de muchos miembros de organizaciones comunistas y socialdemócratas. Cuando muere Hindenburg, el 2 de agosto de 1934, Adolf Hitler se reafirma como fürer y canciller del III Reich. En pocas palabras: despotismo sectario.

El antisemitismo tendrá un incondicional aliado legal, cuando Hitler firma las Leyes de Nuremberg, que van a desconocer los derechos de los judíos y minorías no germanas. Estas leyes permitirán el incremento del irracional sentimiento y propaganda antisemita. Se crea el “Servicio para la Solución del Problema Judío”. Los SS supervisaran la diabólica gestión; y tendrán la vergonzosa responsabilidad de exterminar judíos en los campos de concentración.

Alemania renuncia al Tratado de Versalles - y a los acuerdos derivados de este -, reintroduce el servicio militar obligatorio, y acelera el rearme del país. En el contexto internacional, 1935, Italia invade Etiopía. Alemania rechaza el Tratado de Locarno e inicia la ilegal ocupación de Renanía. De la misma manera facilitará el inicio del fortalecimiento militar y la política expansionista alemana. Una evidencia clara de las verdaderas intenciones de Hitler, que se materializaran en la Segunda Guerra Mundial.

Por esta época, estalla la Guerra Civil en España. En 1938, los alemanes se anexan la región de los sudetes en Checoslovaquia y Austria.

Los eventos posteriores dan fe de que las potencias que en su momento impusieron el humillante Tratado de Versalles a los alemanes, fueron negligentes y contemplativas, y no tomaron en serio los avivados sucesos en Alemania, o al menos su posición fue vacilante y frívola ante el engrandecimiento del poder nazi. El costo de esta irresponsabilidad o displicencia, en poco tiempo atormentará rabiosamente a toda la humanidad, que sufrirá en carne propia la más execrable catástrofe desencadenada por una guerra.

La Invasión a Polonia y Francia

Después de la Primera Guerra Mundial, Francia, Bélgica, Reino Unido, Italia, Japón, y EE.UU., como aves de rapiña se repartieron los mercados internacionales. Alemania, queda sumergida en el descalabro, y la vileza del Tratado de Versalles. Esto propicia las condiciones para surjan las expresiones del nacionalsocialismo alemán y el ascenso de los ideales hitlerianos.

Está bien documentado, de que el partido nazi toma el poder por con fuerza sádica, y enfoca su lucha contra las secuelas de la Primera Guerra Mundial, y reordenar el mundo colonial. Eso sí, sin perder de vista sus autoritarias ambiciones de apropiarse del trigo ucraniano; el carbón y el hierro de Siberia; y el petróleo del Cáucaso y Rumania.

En un acto de insincera diplomacia, el 23 de agosto de 1939, Alemania firma el Pacto de “No Agresión” con la Unión Soviética. Este acuerdo bilateral, posibilita las garantías necesarias para Alemania, el 1 de septiembre de 1939, inicie su invasión “relámpago” a Polonia. Esta fecha se reconoce como el preámbulo de la Segunda Guerra Mundial, en suelo de Europa oriental. El día 3, Francia y Reino Unido declaran la guerra a Alemania. Para evitar de los alemanes ocupen todo el territorio polaco, los soviéticos se abalanzan con osadía sobre Polonia. El país queda dividido en dos dictaduras, la de Hitler de un lado, la de Stalín del otro.

La ocupación de Noruega y Dinamarca, por los alemanes, será el inicio del enfrentamiento directo entre Alemania y el Reino Unido. Con la justificación de asegurar su frontera occidental, la Unión Soviética invade Finlandia.

El expansionismo alemán no se detiene, y sus tropas irrumpen en Europa occidental. La invasión comienza sobre Holanda, el 10 de mayo de 1940. También ocupan Noruega y Bélgica.

Los éxitos de la ofensiva conquistadora – iniciada el 5 de junio – allanan el camino para que, el día 14, los nazis entren en la ciudad de París. Al gobierno francés dimitir, el general Petaín asume el nuevo gobierno, con la anuencia de Alemania. Después de aceptar un armisticio, con Alemania e Italia, el primer ministro francés, mariscal Henri Phillipe Petaín, asume en 1940 el poder y traslada la capital francesa para la ciudad de Vichy. Dejando París en manos de los alemanes. Es saludable señalar, de que el gobierno de Petain, tendrá un carácter despótico, conservador y una mezquina colaboración con las tropas nazi. Al mismo tiempo, el general De Gaulle instala un gobierno francés alterno al de Vichy, en el Reino Unido; donde se inicia el movimiento de resistencia francés llamado “Francia Libre”.

Para el segundo semestre de 1941, toda la costa Oeste de Europa esta en manos del III Reich. La Alemania nazi se hace sentir con saña endemoniada, pues, controla Austria, Checoslovaquia, Dinamarca, Rumania, Bulgaria, Hungría, Yugoslavia, Grecia, Noruega, y gran parte del territorio francés. También el “dominio” en el norte de África, aunque menos afortunado que en territorio europeo, tuvo la presencia de las llamadas divisiones del Afrika Korps. De esta manera, los alemanes monopolizan las reservas europeas de materias primas y manufacturas, que le permiten recuperar la industria y la economía germana.

El Holocausto

Durante la ocupación de Europa, por los nazi, no-solo se puso de manifiesto el anticomunismo visceral y las ansias desmedidas de poder de Hitler y sus aliados. También se estableció un nuevo concepto racial.

El exterminio masivo de judíos respondía a una enfermiza política antisemita, respaldada por alemanes con profundo arraigo al dogma de eran la raza pura y superior, la raza Aria por excelencia.

Cuando se implementa la aberrante filosofía sobre la “Solución al Problema Judío”, se construyen campos de concentración, en puntos estratégicos de la Europa ocupada. Dicen que murieron en los hornos crematorios – de estos campos – más de seis millones de seres humanos.

Durante las décadas de 1930 y 1940, los dirigentes nazis crearon 22 campos de exterminio. En estos reclusorios confinaron a judíos, gitanos, homosexuales, comunistas, eslavos y otros grupos étnicos. El trabajo forzado, las intransigentes ejecuciones, las mortíferas cámaras de gases o las inyecciones letales, causaron la muerte a más de cuatro millones de prisioneros. Solo del gueto de Varsovia fuero asesinados más de 300.000 judíos.

Para las generaciones de hoy y mañana, debe ser un tema esencial de reflexión todo lo ocurrido, a millones de personas durante su calvario, en los campos de exterminio de: Auschwitz-Birkenau, Natzweiler, Neuengamme, Gross Rosen, Stutthof, Ravensbrück (sólo para mujeres), Lublin-Majdanek, Hinzert, Vught, Sachsenhausen, Buchenwald, Flossenburg, Mauthausen, Dachau, Dora y Bergen-Belsen.

Lo que sucedió durante el Holocausto no debe menospreciarse, es un estigma de las consecuencias generadas por las incorregibles y bajas exaltaciones humanas.

Operación Barba Roja

El 22 de junio de 1941, Alemania asalta sin vacilación el territorio de la Unión Soviética. Esta acción tendrá graves e irreversible consecuencias para Alemania. Se reconocerá, más tarde, como el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial. Para la Alemania nazi, comenzaba a sucumbir el anhelo de anexarse las regiones localizadas entre los Urales y el Vístula; que consideraban “un espacio vital”. El triste desenlace, en muy poco tiempo lleva al derrumbe definitivo del imperio nazi.

Esta operación relámpago, bautizada como “Barba Roja”, compromete a los alemanes combatir en dos frentes, lo que aumenta las probabilidades de fracaso.

La invasión, contra la Unión Soviética, inicia la configuración de la coalición que enfrentara con arrojo al III Reich. La alianza entre los soviéticos y las potencias occidentales ponen freno a la efectividad de las operaciones blitzkrieg (guerra relámpago) y germinen fisuras antagónicas entre los mandos alemanes.

Tienen éxito las estrategias soviéticas para evitar cayera en manos enemigas las industrias, las que traslada a los montes Urales. Hay que subrayar el papel de las fuerzas navales y aéreas de los Aliados que fue una valiosa ayuda para el “Ejército Rojo”. Para fines de 1941, es evidente la victoria soviética sobre las tropas alemanas que aíslan la ciudad de Moscú.

Entre ofensivas y contraofensivas, en el frente oriental – territorio soviético -, el 31 de enero de 1942, en la encarnizada batalla de Stalingrado, con humillación se rinden más de 90.000 alemanes. Es aquí, donde él "Ejército Rojo" escribe con bravura el viraje de la guerra, a favor de las fuerzas Aliadas.

Japón y la Guerra en el Pacífico

Sin dejar de ser menos brutal, la Segunda Guerra Mundial también se desarrollo en el área del Pacífico.

El 7 de diciembre de 1941, Japón ataca sorpresivamente la base estadounidense de Pearl Harbor, asentada en Hawai. Execrable agresión que compromete a los EE.UU. declarar la guerra al Eje.

Debilitadas las fuerzas militares Aliadas, en el Pacífico, permiten que Japón tenga supremacía militar, y para junio de 1942 su ejercito imperial de ocupación está de cuerpo presente en los territorios de: Hong Kong, Birmania, Singapur, Borneo, Andamán, Indias Orientales Holandesas, Java, Malasia, y Filipinas.

Se dice fue el punto de quiebre, a favor de los Aliados, la derrota sufrida, por los japoneses, en las batallas de Midway y Wadalkanar. Es aquí, a inicios de 1942, cuando pasa a la defensiva Japón y comienza el proceso final de la guerra en el Pacífico. Entre mayo y febrero, de 1944 y febrero de 1945, se recuperan las islas Aleutinas, Marshall, Gilbert, y Marianas; entre octubre de 1944 y febrero de 1945, las Filipinas. A finales de 1944 y comienzo de 1945, tropas chinas, británicas y estadounidenses, recuperan la actual Myanmar (antes Birmania). Ya en febrero de 1945, desembarcan las primeras tropas estadounidenses en la isla de Iwajima, al Sur de Tokio. Está muy cerca el deplorable final de la coalición del Eje. [Continúan en.- 1939-1945: La Segunda Guerra Mundial (Segunda Parte)]

1 de abril de 2004

¿Quién será la próxima víctima del terrorismo?


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
01 de Abril de 2004.

AL MISMO TIEMPO que coordinaba las ideas, enfocadas en el trabajo que debía entregar a Tiempos de Reflexión, para la edición de abril 2004, conocí la noticia del monstruoso atentado - con explosivos - en cuatro trenes de cercanía, del sistema ferroviario de Madrid, España. Cobarde y demencial acción terrorista, que a la fecha ha cobrado 190 vidas humanas y heridas a 1771. Un absurdo que ha consternado y enluta no-solo a los españoles, también a más de diez naciones cuyos hijos sufrieron los efectos de esta matanza.

Sí bien tenía interés de examinar la delicada situación en Haití, este propósito – sin restarle importancia - queda postergado. Al querer adherirme a la solidaridad internacional con el pueblo español, a las víctimas del atentado y sus familiares. Ya que el 11-M – como ya se conoce – no es un caso aislado en el contexto internacional. Es una secuela directa de la ilegal Guerra contra Irak y su actual situación.

Alguien decía de que: “El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí le interesan”. Una prueba de esta certeza ha sido la bochornosa manipulación mediática de Aznar y su gobierno, quienes aseguraban era el terrorismo de ETA el causante de los eventos del 11-M. Sin embargo, las pruebas apuntaban de se trataba de otro grupo terrorista, vinculado de alguna manera a Bin Laden y que era una retaliación, por la guerra contra Irak.

Esta impúdica manera de gobernar por ambiciosas pretensiones electorales, sustentadas en el embrollo politiquero del Partido Popular (PP) – como las utilizadas para justificar la participación de España en la guerra – ha sido rechazada en las urnas por los españoles que desean cambios. No es un resultado inesperado, es una respuesta lógica contra el totalitarismo y los embustes de Aznar, Bush y Blair.

El 11 de marzo de 2004, pasará a la historia como el día de la mayor afrenta sufrida por la nación española, y el resultado en las urnas como el reflejo de la aflicción por las víctimas. Además, una demostración de excelso civilismo y contra todo tipo de violencia.

Las palabras no pueden enmudecer el dolor, mucho menos el rechazo por el cobarde crimen. Como no se puede ocultar el sentimiento internacional de repudio a la guerra, y la ocupación ilegal de Irak.

Un poco de historia

Ningún pretexto político justifica el atentado terrorista de Madrid. Tengo la percepción de Aznar, así como sus “amigos” Bush y Blair gobiernan con el manual que les enseña a mentir a su pueblo y a la opinión pública internacional. Además, de como se deben cometer actos de abominable barbarie. Lo ocurrido el 11-M es una prueba de sus amañados argumentos de que "solo existe un terrorismo" el de Al Qaeda. Acaso el terrorismo de Estado no lo es también. Es posible se pueda pretender justificar el terrorismo de Estado para ser aplicado contra el que pretenda poner en peligro los intereses de EE.UU. y sus aliados. La historia registra múltiples eventos de ese terrorismo que defiende el imperio.

Si bien es terrorismo lo ocurrido el 11-S y el 11-M, también lo fue el aplicado por la iglesia católica-apostólica-romana durante la Inquisición y las Cruzadas contra los paganos; por Hitler contra sus antagonistas; el de EE.UU. y sus aliados contra la población civil en territorio europeo y japonés. También son ejemplo de terrorismo de Estado los cometidos contra Cuba, Vietnam, República Dominicana, Afganistán, Iraq, El Salvador, Nicaragua, Palestina, Panamá, Guatemala, El Congo, y Angola. Es bueno apuntar, de estas naciones soberanas, victimas del terrorismo de naciones poderosas como EE.UU., no fueron atacados por “grupos independentistas o por fundamentalistas religiosos sino por ejércitos de países ‘respetables’ del mundo”, muchas veces autorizados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)

Lo que más entristece es la indolencia y complicidad de muchos mandatarios y del CSNU, cuando su actitud nunca ha sido como la asumida ante los acontecimientos del 11-S y 11-M. También la de los medios de comunicación que de ningún modo han realizado espléndidas coberturas y publicaciones exclusivas para “las carnicerías en Ruanda o Uganda, donde fueron asesinadas brutalmente muchísimas mas personas que en Nueva York, Washington o Madrid”. Empero esto tiene una respuesta, no son países del G-7, miembros de la OTAN o aliados incondicionales del gobierno estadounidense.

La actitud beligerante de Al Qaeda es fruto de la traición de EE.UU., en su relación con los talibanes, desde cuando luchaban estos contra la ocupación soviética de Afganistán, y el apoyo estadounidense al golpista paquistaní Pervez Musharrafaf. Este último no correrá la suerte de Sadam Hussein y Osama Bin Laden mientras sea sumiso servidor de los intereses hegemónicos estadounidenses.

Es esencial repudiar cualquier tipo de terrorismo e imprescindible combatirlo. De la misma manera, hay que perseguir y juzgar a todo aquel que la vivifique. Y en el banquillo de los acusados, no solo deben sentarse los miembros ETA, Al Qaeda, también George W. Bush, José María Aznar y Tony Blair, todos han cometido crímenes. Cicerón describió a estos individuos como personas que “habiendo aceptado y consagrado ciertos dogmas de los cuales no pueden separarse, están forzados a admitir y defender consecuencias que en otras circunstancias quizá no aprobarían”. Y olvidan que serán escoria y espantajos de indecoroso recuerdo para la autentica historia del género humano, y de que “ningún hombre es más frágil que los otros; ninguno más cierto del mañana que los demás”.

El terrorismo no es un mal nuevo en el planeta

Dice un viejo refrán de que “una retirada a tiempo no significa cobardía” y sí sabiduría. Esa debe ser la actitud de quienes hoy abarrotan la dignidad y soberanía nacional del pueblo iraquí. Son los iraquíes los que deben tener la misión de construir su futuro, sin ingerencia de EE.UU. y sus aliados.

El pueblo español y la comunidad internacional – salvo excepciones – nunca apoyaron la guerra y mucho menos la ocupación. Hace tiempo exigen la retirada de las tropas invasoras. Sería saludable para la memoria histórica de las Naciones Unidas, preguntar al señor Koffi Annam y al CSNU – especialmente a los miembros permanentes – donde está la resolución que condena y exige la retirada de las tropas de la coalición, que se encuentran de manera ilegítima en suelo iraquí. Dónde está la condena y exigencia indispensable para cese la beligerancia y los excesos entre palestinos e israelíes. Porqué EE.UU. no ha sido sancionado con medidas económicas como ocurrió con Irak y Libia, durante más de una década. Cuándo tendrá una actitud resuelta contra la ingerencia en los asuntos internos de otros países, como sin escrúpulo ha hecho EE.UU. con países y gobiernos que no responden a sus intereses. Cuántas vidas inocentes han causado las naciones poderosas para imponer, por la fuerza bruta, su concepto de “libertad y democracia”.

Con la sombra de la culpabilidad, el CSNU aprobó, con fecha 11 de marzo, la Resolución 1530, en la que se “condena en los términos más enérgicos” los atentados perpetrados en la capital de España. La comunidad internacional está a la espera que con igual celeridad se pronuncie esta institución para sean retiradas sin condiciones las tropas de ocupación de Iraq, y su lugar sea ocupado por fuerzas de paz, sin la participación directa de los países que participaron en la ocupación.

Algo si está muy claro, el terrorismo no es un mal nuevo en el planeta. Es un fenómeno alimentado por múltiples factores externos e internos que afectan a los seres humanos y también a la sociedad en su conjunto; y estos van a desatar eventos violentos de diferentes matices y con imprevisibles trascendencias, que van desde el comedimiento temeroso hasta la rebelión.

Una verdad difícil de ocultar es que el grupo islamista Al Mahayirum es el responsable del atentado en Madrid, como lo fuera Al Qaeda el 11-S. También es una realidad de Al Qaeda no es una organización debilitada como ha tratado de argumentar EE.UU. y sus aliados. Hoy más que nunca Al Qaeda es un problema para el Mundo y un símbolo del extremismo musulmán – que ignora que los males que causan no son aconsejados por la religión que profesan - aunque las encuestas y maniobras militares en la frontera de Afganistán y Pakistán pretendan decir al mundo de que está muy cerca el fin de la organización que lidera Osama Bin Laden.

Mientras exista odio es imposible razonar

Si fanáticos son los terroristas de Al Qaeda, ETA, IRA, y los Grupos Terroristas de Colombia (FARC-EP, ELN, y AUC), no dejan de serlo también aquellos que menosprecian su poder y con mentiras fascistas han llevado a una situación difícil los destinos y la paz de la humanidad.

Hace un año del inicio de la guerra, nuevamente en todas las ciudades del mundo multitudes de personas se manifestaron a favor de se retiren las tropas de ocupación, contra la guerra y el terrorismo en todas sus perversas modalidades. Una prueba irrefutable de que ya es hora del CSNU se pronuncie y deje de someterse a las presiones de Bush y sus aliados, como si fueran perpetuos esclavos que obedecen la autoridad del despotismo y olvidan sus responsabilidades para con la mayoría que funda su razón de ser en la benevolencia y las rectas relaciones entre los seres humanos, sin detracción de ningún tipo.

El “señor” Aznar hace maletas para entregar la presidencia del gobierno español a Zapatero. Y auque este último es firme partidario del regreso de las tropas españolas, de Irak, queda por ver en la práctica si no es politiqueo y traiciona la confianza del pueblo español. Por su parte Bush – en plena campaña para su reelección - continúa con su discurso patriotero y guerreador, reiterando de que el mundo se ha salvado del mal y el terrorismo islámico gracias a su sapiencia y virtudes como comandante en jefe del ejercito más poderoso del mundo. A esta altura de su mandato presiona para reelegirse. Queda esperar y ver si el pueblo estadounidense le pone en el escritorio la factura para cobrarle el precio de sus mentiras.

Para algunos analistas, con los cuales coincido, Aznar y los demás aliados de Bush, hicieron lo que cualquier espécimen político deshonesto hubiera hecho, “pues después de todo la hipocresía es un componente básico y muchas veces legítimo”, de la patriotería canallesca y de pancistas del talante de Bush.

Hoy, se recuerda que más de mil cuatrocientas personas fueron heridas en los atentados de Madrid y 190 murieron. Gracias señor Aznar por su arrogancia. Gracias señor Aznar por su servilismo a Bush y sus intereses hegemónicos, así como la maravillosa herencia de mentiras cedidas al pueblo español y al mundo.

Después del jueves negro causado por la irracionalidad del terrorismo – religioso o político -, el mundo no olvidara las víctimas del 11-M y 11-S, tampoco a los cuatro millones de personas muertas por las atrocidades cometidas en Vietnam; como olvidar las más de cien mil personas muertas en Hiroshima, o los millones de seres humanos que murieron en las dos Guerras Mundiales. Después del 11-M, se ha complicado la situación de seguridad en el ámbito mundial. Los pronósticos no son alentadores, si persiste la beligerancia del gobierno estadounidense.

José Luís Rodríguez Zapatero tiene una tarea nada fácil cuando sea presidente de España. Su primer reto es demostrar su honorabilidad retirando de Irak los soldados españoles y apoyar las Naciones Unidas; no aceptar los errores de corrupción como los del último periodo de Felipe González; demostrar que benevolencia y verdad serán sus armas en la gestión política, económica y social de su gobierno. También es de esperar utilice él dialogo constructivo y creador con las comunidades autonómicas, y no se empecine en combatir a ETA utilizando el terrorismo de Estado. El diálogo comedido es la mejor estrategia y el mejor argumento.

Señor Zapatero, el pueblo español desea cambios sin maquillaje y no quiere que sus hijos continúen siendo carne de cañón en actividades bélicas como las de Afganistán o Irak.

Un año después de la Guerra de Irak

En territorio iraquí, hace un año se inicio la guerra, y la seguridad global está amenazada por el terrorismo internacional. Los servicios de inteligencia del mundo se encuentran en alerta máxima. El señor Bush y sus aliados han cambiado su discurso para de alguna manera justificar las razones que llevaron a la ocupación de Iraq. También se ha incrementado la incertidumbre e inestabilidad mundial, por la creciente aparición de organizaciones extremistas; decididas a realizar acciones terroristas contra EE.UU. y los que apoyaron sus mentiras para ocupar Irak, derrocar a Sadam Hussein, e instaurar una “democracia” dictada por la Casa Blanca.

Todos los días surgen más evidencias sobre los verdaderos motivos de la guerra, promovida por el gobierno estadounidense. Todos los días hay más certeza que niegan los supuestos vínculos entre Sadam y Al Qaeda. De igual manera surgen más pruebas de no existen armas de destrucción masiva y atómicas, así como de evidente incapacidad militar del régimen iraquí para pudiera ser una amenaza real para el mundo o la región. Los resultados de la guerra son un fracaso, como la fue ella misma.

Sí hay una prueba irrefutable, la guerra ha incrementado el odio y el extremismo, contra EE.UU. y sus aliados. Esta hostilidad creciente ha demostrado estar organizada y tiene su residencia en organizaciones como: Ejercito Islámico de Adén; Movimiento Islámico de Uzbekistán; Frente Islámico Tunecino; Movimiento Yihad de Bangladesh; Gama al Islamiya; Grupo Islámico Combatiente de Libia; Jemaah Islamiya; Grupo Islámico Combatiente Marroquí; Guerrilla Islámica Abu Sayaf; Grupos Islámicos Armados (GIA); Grupos Salafistas por la Predicación y el Combate; Amsar al Islam; y Abu Fahs al Masri.

Cada día son más visibles los verdaderos intereses estadounidenses en Iraq. Aunque Bush, Blair y el “difunto” Aznar, ahora digan que el objetivo principal era derrocar a un dictador miserable y asesino. Acaso, señor Bush, usted y los gobiernos estadounidenses que han patrocinado grupos terroristas de extrema derecha y golpes de Estado, en más de un país, no considera dictadores y asesinos a: Augusto Pinochet; Anastasio Somoza; Alfredo Stroessner; y Ferdinan Marcos. Cuál de los inquilinos de la Casa Blanca, los derroco con ayuda de una invasión militar o sometió a duras medidas unilaterales y bloqueos económicos. No olvide, señor Bush, de que las dictaduras son una aberrante “modalidad de gobierno que, invocando un pretendido interés público, identificado en la realidad con intereses de grupo, prescinde, para conseguirlo, de la voluntad de los gobernados. Es un poder ejercido por una persona o grupo al margen o por encima de las leyes, sin sometimiento a fiscalización ni control democrático alguno. La dictadura excluye u obvia, cuando no la elimina, una división de los poderes del Estado - legislativo, ejecutivo y judicial -, implicando la restricción o supresión de las libertades de expresión, reunión y asociación. Por regla general, viene impuesta mediante golpes de Estado militares respaldados a su vez por sectores civiles que profesan una ideología concreta, con aspiraciones hegemónicas y programas autoritarios, en particular en situaciones de crisis económicas o políticas”. Señor Bush, por qué su país no interviene militarmente en el Medio Oriente para frenar la violencia entre Sharon y Arafat, y evitar se deteriore más la estabilidad en la región. Sé usted tiene una excelente respuesta señor Bush: Israel es un aliado incondicional, no-solo en política, también económico y los palestinos son unos desadactados.

Cuando existe odio es imposible razonar. Solo el diálogo sincero y prudente, permite analizar - con ética - los problemas y sus causas, también sus efectos en todo lo relacionado con los derechos reconocidos internacionalmente. Es la única manera inteligente para exista en el planeta estabilidad, benevolencia entre todos los seres humanos, y se ponga fin al egoísmo mefistofélico y el derramamiento de sangre de ciudadanos palestinos, israelíes, haitianos, afganos, iraquíes, colombianos, kosovares, albaneses, chechenios, y de otros países, y que sufren la imposición de la economía y la política de los países poderosos, con la permanente amenaza de sus fuerzas militares. No se terminaran las guerras sectarias y el terrorismo, si no se solucionan las causas de la pobreza, el sufrimiento y los abusos; el saqueo y los genocidios; y se permita a todos tener una adecuada educación que fortalezca los valores, para una convivencia coherente y sustentada en el respeto de los derechos humanos. Ningún crimen perverso se funda en la sabiduría. La mentira alimenta la ignorancia para se fortalezca la opresión de los poderosos sobre los que poco o nada tienen para vivir con dignidad; porque ninguna maldad se funda en el recto discernimiento. Hay que dar la cara y luchar contra la arrogancia de algunos gobernantes y líderes, “sin temor y sin ira”, ya que “Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes”.

Dice José Luís Rodríguez Zapatero, de la guerra en Irak fue un “fiasco”. Y tiene razón, pues, el gobierno de Aznar, junto a los de EE.UU., Reino Unido, e Italia, mintieron para atacar a Iraq, y ultrajaron la legitimidad de las Naciones Unidas. Que decir de la opinión pública internacional que en su mayoría exigía ¡No a la Guerra!

A un año del “fiasco” de la “guerra preventiva”, hay más muertes en Irak que las ocasionadas el 11-S. Entre 9.000 y 10.000 muertos iraquíes – buena parte civil -, sin contar los más de 400 soldados estadounidenses y decenas de militares de la coalición, y la cifra sigue creciendo. Más reciente tenemos el drama del 11-M. La inseguridad y el temor se multiplican en las naciones que apoyaron directa o indirectamente la guerra. Una guerra injustificada, reitero, que solo ha exacerbado la violencia y el terrorismo. Hussein fue derrocado a un costo que pudo evitarse y Osama Bin Laden y otros grupos terroristas se aprestan a causar más daño y dolor. En este sentido, lleva razón Romano Prodi, Presidente de la Comisión Europea: “El Modelo de Estados Unidos para luchar contra el terrorismo fracasó”. Una prueba es de que en países como Marruecos, Jordania, Pakistán, y Turquía, buena parte de la población justifica y apoya los atentados terroristas contra intereses o ciudadanos estadounidenses u occidentales.

Todos queremos convivir en paz y en el seno de una sociedad: que asegure su auténtica libertad; tenga pleno respeto por los derechos humanos, amalgamados integralmente con la totalidad planetaria. Sin olvidar de que como razone el ser humano, será el fruto de lo que edifique, y de que las causas de la violencia que atentan contra la “democracia”, es por la intransigencia de los que privan de la libertad a los que más la necesitan.

El peligro de actos terroristas está latente para EE.UU., Italia, Japón, Inglaterra y otros países de la coalición. La retirada de los soldados españoles de territorio iraquí, es saludable para todo el mundo y en ningún sentido es debilidad. Eso sí, es un paso importante para EE.UU. rectifique su política exterior y apego a su concepto de “guerras preventivas” contra todo el que considere un peligro para la seguridad nacional. También permitirá se restablezca la credibilidad de las Naciones Unidas y se consolide la Unión Europea. De igual manera facilita sea el pueblo iraquí - con la ayuda de la ONU - quien decida con libertad y soberanía lo que considere mejor para su país en una posible transición democrática, sin coacción y manuales dictados por asesores estadounidenses.

Sé pasará a la historia el PSOE y la victoria en las elecciones generales. El pueblo español ha votado contra el gobierno en funciones, que ha exacerbado el terrorismo contra España y el Mundo, por apoyar la ilegal y cínica ocupación de Irak.

Ahora, abruma mi alma el dolor, porque lloro junto a España y el mundo, y con escepticismo escudriño el futuro y reflexiono. ¿Quién será la próxima víctima del terrorismo?

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...

Photo Gallery / Galeria de Fotografías


Gallery Photos / Galeria Fotografías / ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Analyst, Publisher, Digital Photographer and Community Manager en Analista, Redactor, Fotógrafo Digital y Community Manager... - https://goo.gl/Wnh4yu
.