8 de octubre de 2007

Cuba: Una nueva aurora para la Nación Cubana


Por Pablo Felipe Pérez Goyry.
8 de octubre de 2007.


POR DÉCADAS, HOMBRES Y MUJERES DE LA OPOSICIÓN Y DISIDENCIA CUBANA, se han convertido en auténticos adversarios del régimen, y son calificados de “peligrosos mercenarios” que atentan contra la “causa revolucionaria” y el “pueblo cubano”.

Sistemáticamente, las fuerzas de la oposición y disidencia, son protervamente ultrajadas, estigmatizadas y atormentadas. Una demostración del calvario a que están sometidos, por la dictadura, son los acontecimientos del pasado 27 de septiembre, cuando las autoridades del régimen arrestaron a pacíficos activistas de derechos humanos y opositores ―encabezados por Marta Beatriz Roque Cabello, Jorge Luís García Pérez "Antúnez" y Guillermo Fariñas Hernández― porque exigían al “gobernante interino” del archipiélago, Raúl Castro: la libertad de los presos de conciencia y políticos, y reciban un trato decente, pues, es inaceptable la falta de atención médica, incumplimientos de los beneficios establecidos en los reglamentos penitenciarios, mala alimentación, torturas, golpizas, el acoso de presos comunes, lejanía de sus lugares de vivienda, entre otros problemas. Desde Cuba, llegaron noticias, de fueron arrestados centenares de opositores y disidentes, que desde diferentes lugares del archipiélago, pretendían dirigirse a la capital para participar, junto a Martha Beatriz, en la entrega de una carta, en el “Ministerio de Justicia”, donde se exige un trato humano para los prisioneros políticos y de conciencia; así como iniciar de manera indefinida y pacífica una protesta, en las puertas de esa institución. A pesar de los escollos, se entrego la carta. ¿Llegará la respuesta?

Es evidente del castrismo ajusta tornillos, pues, se acercan las elecciones, convocadas para el próximo 21 de octubre, con las que quiere divinizar la “validez legal” del régimen dictatorial, con ayuda de las ataduras instauradas por Raúl Castro. Como es el engañoso “ejercicio crítico” a que ha llamado a la población: “criticar del modo adecuado, en el lugar adecuado y en el momento adecuado” y añadió, “como hacemos en las Fuerzas Armadas”. Estas detenciones de disidentes y opositores, es la contestación de la dictadura castrista.

Llamar la atención de la opinión pública internacional es trascendental, y una poderosa alternativa es pacíficamente NO VOTAR en las próximas elecciones municipales. De esta manera, los cubanos pondrían a la vista del régimen y ante el mundo, un mensaje de insatisfacción, hastío e inobediencia civil, contra el despotismo castrista.

Hoy día, continúan las campañas y tácticas represivas: actos de repudio frente a los domicilios de los disidentes y opositores; detenciones arbitrarias de corta duración; agresiones físicas; expulsión de empleos; entrega de actas de advertencia; incautación de libros y medios de trabajo (papeles, computadoras, cámaras fotográficas, equipos de fax, etcétera); campañas difamatorias. ¿No es esto... Terrorismo de Estado?

Es admirable lo hace el pueblo en Birmania, desde aquí nos adherimos a sus demandas. Myanmar es un ejemplo indiscutible de lo que pudiera ocurrir en Cuba. Excelente ténganlo en cuenta los cubanos, que pacíficamente reclaman sus derechos, porque deben estar alerta para no dejarse acorralar, y mucho menos hacer la vista gorda para naufraguen las esperanzas de una transición pacífica que allane el camino para restablecer la libertad y democracia. Parlotean los trasnochados y temerosos, de la oposición cubana no ha utilizado con sabiduría las experiencias y cooperación, como armas eficaces contra la dictadura castrista, en circunstancias concluyentes como las que hoy se viven en Cuba. Por este motivo, los heterogéneos sectores de la llamada "opinión pública", dentro y fuera de Cuba, y todas las fuerzas opositoras deben unirse, para encauzar a la ciudadanía por la senda de la acción unificada contra la ponzoñosa y vetusta dictadura marxista-fidelista.

Mi punto de vista al respecto es que, la tenebrosidad de la dictadura castrista principia su ocaso y el temor no debe conducir a la apatía; y para llegue prontamente a la Patria una nueva aurora libre y democrática, es menester NO VOTAR en las próximas elecciones, el 21 de octubre. Resulta evidente que, todos debemos arrimar el hombro, para pronto se disipe la noche que enluta la nación cubana. Tiene la palabra amiga, amigo... ¡NAMASTE!