8 de agosto de 2007

Del autoritarismo


Por Pablo Felipe Pérez Goyry
5 de agosto de 2007.


Hoy día existe el Autoritarismo? La historia ha demostrado que defiende su permanencia en la fe sin ojos y sumisión irracional de las personas que, incondicionalmente, lo protegen y legitiman, echándose a los pies de: una persona, institución o grupo social.

Han atiborrado la evolución humana, singulares casos de autoritarismo, en cabeza de individuos que tienen como soporte y fuente de autoridad, regimenes socio-económicos-políticos basado en el poder ilimitado: que patrocina la manipulación y violencia. Un dogma que se preocupa por la dominación, como único o supremo origen de la sabiduría o la ética.

El Autoritarismo (del lat. auctoritatem) es radical y sectario, que en ocasiones se disfraza de nacionalismo o patriotería. Se fundamenta en cuatro mecanismos: culto a la personalidad, el monopolio ideológico, el control de todos los medios de poder, seducción y policiales. De la misma manera utiliza ofrecimientos antojadizos, tergiversando los hechos para conseguir objetivos turbios.

Un excelso sistema político democrático, considera necesario el equilibrio de poderes, y tiene como vocación de es esencial un pacto entre los ciudadanos ─genuina fuente del derecho, del poder y del Estado─ según el cual a los derechos le corresponden simétricas obligaciones civiles y estatales. De la sociedad debe tener acceso a la educación y cultura política, para pueda entender que el bienestar y progreso están amalgamados a la equidad y autoorganización, benevolencia y amplitud de libertades. Son obligaciones y deberes que facilitan la satisfacción de las necesidades vitales de los seres humanos, en materia de: empleo, medicina, educación y seguridad social.

Imprescindible, en los tiempos que corren, es evitar y condenar todas las formas o manifestaciones que promuevan el Autoritarismo, así como a sus consanguíneos: dictadura, absolutismo, tiranía, despotismo, autocracia, inmovilismo, etcétera. Puntos obligados de referencia son la difunta Unión Soviética; los regímenes desmantelados del Bloque Comunista de Europa del Este; el nacionalsocialismo de Hitler; las arbitrariedades de: Francisco Franco y Miguel Primo de Rivera (España); Fulgencio Batista Zaldívar (Cuba); José Gaspar Rodríguez de Francia y Alfredo Stroessner (Paraguay); Kim Il Sung (Corea del Norte); Francisco Macías Nguema (Guinea Ecuatorial); Cesáreo Guillermo y Rafael L. Trujillo (Rep. Dominicana); Porfirio Díaz, Victoriano Huerta y Antonio López de Santa Anna (México); Benito Mussolini (Italia); Getúlio Vargas (Brasil); Antonio de Oliveira y Marcelo Caetanao (Portugal); Jean-Claude Duvalier (Haití); Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez (Venezuela); Jean Jacques Dessalines (Francia); Agustín Pedro Justo y Juan Manuel de Rosas (Argentina); Ioánnis Metazas (Grecia); Anastasio Somoza (Nicaragua); y Augusto Pinochet Ugarte (Chile). Todos fenómenos incompatibles con la democracia.

Ahora el Autoritarismo está presente en: Corea del Norte (Kim Jong), Venezuela (Hugo Chávez Frías), y Cuba (Fidel Castro Ruz); de igual manera en algunos países de Oriente y África.

Estoy persuadido de es trascendental impedir, pacíficamente, que el Autoritarismo se extienda y consolide por el mundo. Más que un deber, es un compromiso honesto luchar para exterminarlo y, sustituirlo por la autentica democracia y modernización de la sociedad.

Como el lector tiene libertad de palabra, opinión y pensamiento, creo conveniente afirmar que mi punto de vista, está alimentado de propia y autentica experiencia, y es evidente de quien escribe deja en claro su posición: ideológica, filosófica, política, ética y religiosa. Esto puede ser censurable, ya que sé de no hay crítica neutral. Empero los ideales, sentimientos y enfoques deben ser respetados. Por lo dicho, invito a la reflexión, porque usted, también tiene la palabra... ¡Namaste!