27 de abril de 2010

De las grandes reformas - Gustave Le Bon



De las grandes reformas  -   Gustave Le Bon

La naturaleza es radical a veces, pero nunca según entendemos este radicalismo, por lo cual la manía de las grandes reformas es siempre funesta para un pueblo, por excelentes que puedan parecer tales reformas en el terreno teórico. Estas sólo serían útiles cuando fuera posible cambiar instantáneamente el alma de las naciones, y solamente el tiempo posee poder semejante.

Lo que gobierna a los hombres son las ideas, los sentimientos y las costumbres, cosas que están en nosotros mismos. Las instituciones y las leyes son manifestaciones de nuestra alma; la expresión de sus necesidades. Procediendo de esta alma, sería, pues, muy difícil un cambio instantáneo de sus instituciones y de leyes.   Gustave Le Bon

Proyecto Contextus