2 de abril de 2010

¡Damas de Blanco a la Carga!




¡Damas de Blanco a la carga!

Por Rogelio Fabio Hurtado
Periodista Independiente, La Primavera Digital
Marianao, La Habana, abril 1 de 2010, (PD)

Con disciplina y coraje, las Damas de Blanco hacen la diferencia en las calles habaneras. Serenas, sin alterar su paso ni rebajar sus voces, estas mujeres, cercadas por la escandalera de la chusma movilizada por la Seguridad, sobresalen en la pantalla del TV por su elegante dignidad, armadas de gladiolos.

Concentradas en su propósito, la libertad para sus familiares encarcelados, las Damas no han dejado de ganarle terreno a la rigidez totalitaria. Desde sus comienzos, en la misa dominical de la Iglesia de Santa Rita de Casia, en Miramar, con sus paseos por el separador de la Quinta Avenida, hasta su presencia en cualquier Iglesia habanera.

La estrategia del Régimen frente a ellas fracasa a ojos vista: no han conseguido amedrentarlas mediante las turbas de repudio, tan parecidas a las porras machadistas. Tampoco han conseguido debilitarlas mediante la intriga ni arrastrarlas a proyectos desmesurados.

Mientras las Damas marchan imperturbables, la chusma repudiante se ve cada vez más histérica y mal hablada. La TV oficial no consigue disimular el odio que patentiza. No creo que consigan confundir a ningún espectador respecto a quienes son las personas decentes y quienes las zafias dispuestas a la masacre.

La policía de uniforme asume la protección de las Damas, mediante un frágil cordón, que las aleja a menos de un gaznatón de las iracundas, que no osan soltarlo mientras los oficiales vestidos de paisano que las dirigen no lo ordenen. Al parecer, apuestan a que alguna Dama, harta de ofensas, trueque el gladiolo en cabilla y ahí se forme.

Las Damas lo saben y los vituperios refuerzan su dignidad. Saben que el mundo las observa, de lejos, gracias a las cámaras y de cerca, a través de los diplomáticos que asisten como testigos y garantes de su integridad física, quienes se convierten así en blanco reiterado de la TV, también a la orden de los segurosos.

Esta guerra de imágenes la pierden los silenciosos porque sus gritonas no pueden contrarrestar a las Damas, quienes incluso han incrementado sus filas con la incorporación de las Damas de Apoyo, mujeres de todas las edades que las acompañan, como no pudo dejar de reflejar la propia TV.

El régimen podría quitarse este dolor de cabeza, disponiéndose a escucharlas en serio, para negociar la libertad de los presos políticos y comenzar así un verdadero proceso de rectificación de horrores. Esto es pedir demasiada lucidez y audacia a los héroes envejecidos que nos gobiernan.

En vez de ello, continuarán apretando el tornillo alrededor de su propio pescuezo. Pronto leeremos un severo editorial del Granma que advierta que la paciencia de nuestro pueblo tiene un límite; que las fuerzas de la PNR no podrán garantizar la integridad de las viles apátridas y que la responsabilidad será de sus amos.

Estas amenazas les serán trasmitidas en persona a las Damas por los militantes más torvos posibles. Se transmitirán un par de Mesas Redondas con el peor material que haya podido obtener DSE. Si no lo hubieran “retirado por enfermedad” contarían con la participación del Fiscal General Juan Escalona. A la mujer de aquella vez, Radio Martí la ridiculizó.

Por supuesto, agotarán las cascaritas de plátano y los polvazos a los pies de Laura Pollán. Estarán ansiosos por atraparla en un desliz que les permita llevarla a la cárcel por vender o comprar cebollas o visas. Curtida en estos maltratos, ni ella ni sus hermanas resbalarán en estas babas diabólicas.

Espero que el cónclave de ancianos mantenga su línea de amagar y no dar, para no añadir más horrores a la cadena. Realmente, bastaría con que acordasen escuchar a todos los cubanos, y no sólo a los gritos que ellos mismos ordenan vociferar a sus partidarios, para que no hiciesen más falta los testigos extranjeros.

Fotografía: Internet
Proyecto Contextus