3 de agosto de 1999

Venezuela: El “Huracán Chávez y la Asamblea Nacional Constituyente”.

Por: Pablo Felipe Pérez Goyry
04 de agosto de 1999.

Trascenderá en la historia política de Venezuela el 25 de julio de 1999. Ese día miles de venezolanos participaron en la elección de sus representantes, para una Asamblea Nacional Constituyente; que en referéndum votaron SÍ, para su convocatoria, el pasado 25 de abril. El Polo Patriótico (coalición gobernante) ganó aproximadamente el 90 por ciento de los escaños.

Opiniones encontradas entre seguidores de los partidos tradicionales (Copei y Acción Democrática) fueron el plato fuerte del día. Por diversos motivos algunos venezolanos no quieren saber de estos partidos; otros ven una esperanza en las palabras y acciones de Chávez. No faltan los que temen una prolongada dictadura, con portada populista y republicana, dirigida por el actual presidente de
Venezuela.

Durante 41 años Venezuela ha sido gobernada por los partidos tradicionales. El saldo de estos años ha sido una crisis económica sin precedentes y la incuestionable corrupción política; además, la herencia de un 80 por ciento, de la población, sumergida en la pobreza, y la mitad de las familias está encabezada por mujeres.

Un poco de historia

Hugo Chávez Frías, militar retirado; gestó y dirigió un intento de golpe militar, para derrocar al presidente Carlos Andrés Pérez, el 4 de febrero de 1992. El entonces Teniente Coronel de paracaidista, Chávez, arremete con tanques de guerra el Palacio de Miraflores, sede presidencial. Se rinde un día después al fracasar la acción golpista reconociendo su derrota frente a los medios de
comunicación. Esta acción marcaría el preámbulo de la carrera política de un joven de 37 años, su nombre: Hugo Chávez Frías.

Tomar el poder tenía el objetivo de instaurar, con el apoyo del ejercito y el pueblo, la llamada "V República, Revolucionaria, Bolivariana y Democrática".

Después de cumplir dos años y dos meses de prisión, Chávez y colaboradores, abandonan la cárcel el 26 de marzo de 1994. En ese momento Chávez explica su proyecto para crear un movimiento nacional de raíces populares. Sus principios, los ideales de Simón Bolívar.

Chávez emprende una intensa campaña popular que le permite, el 6 de diciembre de 1998, ganar las elecciones presidenciales, con un 57 por ciento de los sufragios. Sufren su primera y bochornosa derrota política, en 41 años de bipartidismo y "democracia", los partidos tradicionales.

Antes de asumir la presidencia – Chávez - realiza un periplo por España, Alemania, Italia, Canadá, Francia y Cuba. En cada visita presentó los aspectos fundamentales de su proyecto de gobierno. Explicó de manera categórica, no tener ninguna aspiración dictatorial ni hegemónica.

A su regreso, es Envestido, como presidente de Venezuela, el 2 de febrero de 1999.

En su discurso de investidura anuncia la necesidad de convocar a un referéndum que decida sobre la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que sería la encargada de redactar una nueva Constitución. Esta nueva Carta Magna, sustituirá la de 1961, que Chávez a denominado: "La Constitución Moribunda".

El referéndum se realiza el 25 de abril de 1999. Los venezolanos votan SÍ para la Constituyente. Chávez y el Polo Patriótico derrotan, por segunda ocasión, a los partidos tradicionales y de manera general a sus opositores.

La Asamblea Nacional Constituyente

La república de Venezuela se rige por una Constitución que para muchos ya no responde a las realidades actuales del país. Es uno de los objetivos de Chávez, durante su gobierno, se redacte una nueva Carta Magna, que sustituya la vigente desde 1961.

La jornada para elegir a los 128 miembros de la Asamblea Constituyente (ANC) se desarrolló el 26 de julio. Esta constituyente tiene la responsabilidad, en un período de seis meses, de confeccionar una nueva Constitución. Queda, pues, en manos de la Asamblea las probabilidades de avanzar o frenar los cambios necesarios para transformar la nación. Es decir, "cambios revolucionarios y democráticos".

Contrario a los pronósticos al considerar las elecciones muy complejas, en 4,869 centros de votación los venezolanos eligieron sus candidatos de manera independiente y no por los partidos que los apoyan, como se había hecho durante 41 años. Las elecciones transcurrieron sin contratiempos.

Más de mil aspirantes representaron a sus partidos, de ellos 128 pertenecen a la coalición que apoya al presidente Chávez; el resto pertenecen a los partidos Social Demócrata y Copei. La ANC tendrá 93 candidatos nacionales y 38 regionales. De los 131 escaños que tiene la Asamblea, previamente se eligieron tres representantes de las 34 etnias indígenas; elegidos por votación en asambleas.

Independientemente de una abstención del 52.9 por ciento, 120 de los 128 puestos quedaron en poder del Polo Patriótico (coalición de centro izquierda), que respaldan la estrategia de "revolución pacífica y democrática" que abandera el presidente Chávez.

Esta sería una nueva derrota que propinaban Chávez y el pueblo venezolano a sus adversarios: los partidos tradicionales y los corruptos.

¡Sin marcha atrás!

Previo a las elecciones de la ANC, el presidente Hugo Chávez manifestó: "A la ANC deberán subordinarse no solo el gobierno, también lo deben hacer todas las instituciones del Estado, incluida la Corte Suprema de Justicia y el Congreso bicameral; para que el cambio político en Venezuela sea un proceso "sin marcha atrás".

Un despacho de la agencia EFE, desde Caracas, dice: "Los observadores políticos y la prensa ven el triunfo del ‘Chavismo’ y la consolidación del poder presidencial como la apertura de un periodo de incertidumbre política, que sólo terminará cuando el ejecutivo se ponga a gobernar, lo cual, coinciden, no se hace de un día para otro".

Después del juramento, de los miembros de la Constituyente venezolana – el pasado 3 de agosto -, el presidente Hugo Chávez dijo: "La revolución ha dado un paso adelante, en su país. Creo que es un don de Dios que hayamos llegado en paz a esto - refiriéndose a la ANC - porque en otros países ha habido guerra, golpes y rebeliones antes de llegar a una Constituyente"; comentario que hizo cuando asistió a una actividad por el 56 aniversario del diario "El Nacional".

Chávez reitero que su cargo lo ha puesto a disposición de lo que decida la ANC -como lo expresará la víspera de las elecciones de la Constituyente -, dejando claro su posición sobre la importancia del poder absoluto que tendrá la Asamblea sobre las demás instituciones nacionales.

En opinión del presidente, el inicio de las funciones de la ANC implican que "la revolución está instalada" y "el Gobierno y los revolucionarios cuentan con ese instrumento para cambiar el Estado".

Los tres Golpes del "huracán Chávez"

"Somos bolivarianos hasta la médula de los huesos y Bolívar anda de nuevo con nosotros conduciendo su revolución pacífica, democrática, hermosa, popular". De esta manera Chávez expresa su confianza en el futuro de la Nueva Carta Magna, que en seis meses deberá presentarse a referendo.

Al referirse, con satisfacción, a la instalación de la ANC, el presidente Chávez señaló: "soberanísima, y con poderes absolutos, solo por debajo de Dios y del pueblo".

El "huracán Chávez", como lo conocen sus seguidores, a mantenido en alto la bandera de la lucha por el cambio político, económico y social de Venezuela. Con el respaldo popular, es evidente la marcha de su programa político con paso firme.

Sin abandonar su lenguaje profético en ocasiones y popular en otras, el mensaje directo de Chávez descolló desde los inicios de sus aspiraciones presidenciales. No ha dudado al enfrentar las maniobras de los partidos políticos tradicionales y las reiteradas acusaciones de ser golpista, fundamentalista, dictador en potencia; una prueba es de que ha triunfado en tres oportunidades, con el apoyo y voto del pueblo venezolano.

Mientras realizaba su campaña electoral, Chávez reiteraba en los actos proselitistas: "No les daremos un golpe - aludiendo a los partidos tradicionales - les daremos tres golpes". Explicaba el futuro presidente que el primer golpe sería su triunfo, el segundo la aprobación de un referendo para
decidir la convocatoria de la actual Asamblea, y el tercero sería el sonoro triunfo de las elecciones de sus miembros. Hoy, ya es una realidad.

Los periodistas, abogados, indígenas y militares retirados, que representan el sentir del pueblo venezolano en la ANC; tienen ahora la obligación ante Dios y los venezolanos, de actuar con ética y responsabilidad, en la redacción de la nueva Carta Magna. El futuro dirá la última palabra sobre este asunto.

Opiniones y reivindicaciones

Todo cambio tiene reacciones, positivas unas y negativas otras. Los últimos acontecimientos en Venezuela, no podían ser la excepción. Veamos algunas repercusiones.

Luís Miquilina, hombre muy cercano al presidente y asambleísta del Polo Patriótico, definió la ANC como: "Un cuerpo que tendrá amplios poderes, poderes omnímodos incluso para destituir al Presidente, al Congreso y a todo poder constituido".

"Chávez; constituyente a su medida", titular del Editorial publicado por el diario colombiano "El Mundo" el 27 de julio; donde alerta a la opinión pública y al Partido Liberal Colombiano, sobre los peligros del gobierno de Chávez, y su posible influencia no solo en Colombia sino en América Latina. En parte de su contenido, de marcado corte liberal, plantea: "Para los partidos colombianos, lo que ha pasado en Venezuela es un campanazo que hace más patético el llamado que le venimos haciendo, en especial al liberalismo - primera fuerza política en Colombia -, en el sentido de que es urgente su reorganización, unificación y fortalecimiento de su estructura interna, en aras de recuperar su credibilidad y su capacidad de presentarse como alternativa al populismo y la anarquía. La crisis institucional en Venezuela tendrá aquí la primera repercusión, pero muy seguramente todas las democracias del continente van a sufrir en mayor o menor medida el efecto del ‘huracán Chávez’ sobre sus constituciones jurídicas y políticas"’

Con relación a las derrotas consecutivas, del Partido Acción Democrática, el editorial de El Mundo alega: "A uno de los más ilustres, dos veces Primer mandatario, luchador de mil batallas y demócrata integral, Carlos Andrés Pérez, no le alcanzaron los votos para un escaño - refiriéndose a las elecciones de la ANC - por su natal estado del Táchira. Amarga pero cierta la explicación de su derrota y la de acción Democrática. Los partidos son hoy cascarones vacíos, y si en la elección resultaron seriamente averiados, esta vez quedaron totalmente destruidos".

En su edición del pasado 1 de agosto, el diario "El Colombiano", publica un trabajo de opinión con el título: "Del espíritu de Bolívar a.. los sueños de Chávez". En el mencionado ensayo, se toman como base las declaraciones de algunos analistas, para valorar el presente y perspectivas del pensamiento bolivariano del presidente Chávez, y su intención de constituir la "República Bolivariana de Venezuela". Por su importancia transcribimos algunas opiniones: La presidenta de la Sociedad Bolivariana de Antioquía, Socorro Inés Restrepo, afirma: "El ideario de Chávez puede estar calcado sobre el de Bolívar, no se puede descartar. Sin embargo, su proceder público no ha dado muestra de ello".

Octavio Arismendi Posada, miembro de la Sociedad Bolivariana y un conocedor del pensamiento bolivariano, explicó: "Bolívar soñaba con una alianza como la Unión Europea, pero las distancias, dificultades de comunicación y celos de los demás libertadores, no permitieron ratificar el tratado de Panamá. La nueva generación podría ser la de los integradores de América, es el gran reto del siglo XXI".

"Creo que Chávez va a dictar prácticamente la Constituyente. No lo hará abiertamente y no creo que haya nadie que se le pueda enfrentar allí", afirma el analista político Fausto Masó - citado por Ana Cristina Restrepo Jiménez autora del artículo en El Colombiano -. Fausto asegura, según la fuente citada, que el éxito del Polo Patriótico: "Se debe exclusivamente a la popularidad de Chávez. Por si solos no hubieran sacado esos votos".

Líder indiscutible

Creada la Asamblea Nacional Constituyente e instalada, es clara la necesidad de suspender las actividades legislativas del Congreso bicameral y de la Corte Suprema de Justicia.

Detractores del cambio siempre han existido. Los opositores de la política del presidente Chávez, deben reconocer con ética la derrota. Además de asumir con honor los deseos que mediante el voto democrático ha defendido en las urnas el pueblo venezolano.

Venezuela enfrenta un gran reto y las personas dignas deben asumir la defensa de lo que con valor se ha iniciado. La palabra de orden es cuidar, apoyar y seguir de cerca el desarrollo de los trabajos de la ANC.

La Asamblea Nacional Constituyente, tiene la responsabilidad histórica de redactar una nueva Constitución; que permita sustituir la actual, vigente desde 1961. Solo con una Constitución acorde con la realidad venezolana y sustentada en fundamentos bolivarianos, será posible reconstruir la vida política y administrativa de Venezuela.

Me permito, con respeto, expresar mi total rechazo a los que proclaman acusaciones contra el proceso que dirige el presidente Chávez. Como seres humanos, tenemos defectos y estos se reflejan en nuestras vidas. Creo se hace necesario reflexionar sobre lo que ocurre en Venezuela, con la esperanza de que la nueva Constitución, sea la que soñó Bolívar.

Hay que otorgar un voto de confianza a la Constituyente y al presidente Hugo Chávez. Es lícito e inevitable.

Pidamos a Dios, guíe, por buen derrotero, a los integrantes de la ANC, al presidente Hugo Chávez y al pueblo venezolano. Vale la pena meditar sobre la importancia de los acontecimientos presentes, con proyección al futuro.

A menos de un año, de su triunfo en las elecciones presidenciales, el "huracán Chávez" se ratifica como el líder indiscutible que necesitaba el pueblo venezolano, el líder que dirija sus destinos en el siglo XXI. Los obstáculos, traiciones y peligros, que deberá enfrentar, son hoy un arcano. (Este documento puede ser reeditado - total o parcial - citando autor y fuente).