7 de mayo de 2003

Diversidad y Analogía


Pablo Felipe Pérez Goyry.

SI deseamos el triunfo en nuestras vidas, se hace sumamente necesario tener un control y conocimiento de nuestra mente; de nuestra ánima. Es decir, una adecuada utilización en el funcionamiento y control del razonamiento objetivo, pensamiento subjetivo y el inconsciente. Veamos en detalle a que nos referimos y porque la importancia de tener en cuenta esta verdad. Nuestro razonamiento, asimilación, ordenes, ejecución de nuestras acciones, etc.; en fin, el razonamiento objetivo es quién rige lo que se conoce como los cinco sentidos.

El pensamiento subjetivo y el inconsciente, nos ayudan en nuestras reacciones frente a la realidad terrenal y espiritual. Que se accionan por fuerzas internas de cada individuo. Estas en cuestión son:

Fuerza Creativa: Actúas según los deseos. Es decir, tiene el poder de atraer todo lo que anhelamos sea este bueno o malo.

Fuerza Curativa: Nuestro cuerpo tiene la capacidad de sanar todos los males que puedan aquejar la salud.

Fuerza Intuitiva: Es la capacidad sensorial que los seres humanos poseen. No tiene limitaciones en lo que a tiempo y espacio se refiere.

Fuerza Cósmica: Está relacionada con la aspiración divina, de todo hombre o mujer de bien. Es la fuente de inspiración para transitar el camino del control del yo interior. Implica de que nuestra cotidianidad debe estar llena de amor y responsabilidad; en nuestras actitudes, ante la vida y nuestros semejantes.

El control de nuestro estado físico, mental y del alma, solo se alcanza cuando somos capaces de controlar él Yo interno. Nosotros somos responsables de nuestras limitaciones, fracasos, dudas, temores. Porque no tomamos conciencia de la importancia del buen servir y de la espiritualidad en la que debemos vivir.

Es importante saber que nuestro desarrollo evolutivo, está en la capacidad espiritual y física; que están regidos por el principio de: lo absoluto en la totalidad; que esta regida por Dios. Luego no podemos ignorar que estamos sujetos a leyes naturales como son la uniformidad en la diversidad y la analogía.

Quiere decir, que la evolución positiva en nuestras vidas tiene como aspecto fundamental: Nuestra capacidad de controlar de manera armónica y sabía las cualidades corporales, psíquicas y espirituales. De este control dependerá, en gran medida, la liberación de nuestra alma.

(Este documento puede ser reeditado - total o parcial - citando Autor y Fuente).