3 de noviembre de 2009

Kuwait-Irak: un legado de Saddam Hussein - Los muros que no han caído

Dos décadas después de la caída del muro de Berlín, el mundo sigue plagado de barreras que dividen a países, pueblos y familias de Brasil a Uzbekistán, de Cisjordania a México.

Las razones son múltiples: combatir la violencia, la inmigración ilegal o incluso la aftosa, pero el resultado es siempre el mismo: separar y atemorizar.

BBC Mundo le presenta una panorámica de 14 muros que aún siguen en pie, cuando muchos celebran que el 9 de noviembre de 1989 el más simbólico de todos fue derribado en la capital alemana.

Kuwait-Irak: un legado de Saddam Hussein

La delimitación entre Irak y Kuwait con barreras de diverso tipo fue una consecuencia directa de la invasión de Kuwait por parte del entonces gobierno de Saddam Hussein.

La primera de ellas empezó a construirse en 1991 por iniciativa de Naciones Unidas para evitar una nueva invasión iraquí. Tiene 190 kilómetros de longitud y se compone de una cerca electrificada, alambre de púa y muros de arena. El conjunto está flanqueado por dos zanjas de cinco metros de profundidad.

En 2004 Kuwait empezó a instalar una nueva barrera de 217 km. El argumento fue que era necesario proteger la frontera norte del país.

Cientos de soldados patrullan estas barreras en coche, barco y helicóptero.

"Una jauría de perros salvajes aulla encima de las columnas de arena -hechas por hombres- que separan Irak y Kwait. Los gozques corren libremente entre los pequeños puestos fronterizos de los dos países. En el lado iraquí, un guardia sonríe y dice: 'son perros iraquíes, pero no necesitan visa para pasar allá"

Tomado del artículo "Los fantasmas de Safwan: un reporte desde la frontera Irak-Kwait", por el periodista independiente Jeremy Scahill. Septiembre 2003