3 de noviembre de 2009

Cisjordania: una barrera en territorio ocupado - Los muros que no han caído

Dos décadas después de la caída del muro de Berlín, el mundo sigue plagado de barreras que dividen a países, pueblos y familias de Brasil a Uzbekistán, de Cisjordania a México.

Las razones son múltiples: combatir la violencia, la inmigración ilegal o incluso la aftosa, pero el resultado es siempre el mismo: separar y atemorizar.

BBC Mundo le presenta una panorámica de 14 muros que aún siguen en pie, cuando muchos celebran que el 9 de noviembre de 1989 el más simbólico de todos fue derribado en la capital alemana.

Cisjordania: una barrera en territorio ocupado

La barrera que divide el territorio entre Israel y Cisjordania está formada por vallas, alambradas, zanjas y placas de cemento de hasta 8 metros de alto. Algunas secciones tienen también sensores, arena para identificar huellas fácilmente, carreteras de patrullaje y zonas de separación o "buffer zones", de hasta 60 metros.

El gobierno israelí inició la construcción de la barrera de separación en 2002 con el objetivo de proteger a sus ciudadanos de ataques palestinos.

Lo que para Israel es una "valla de seguridad" se interpreta desde el lado palestino como un "muro de apartheid".

Una vez finalizada, aproximadamente el 85% de la barrera divisoria estará sobre territorio palestino ocupado, en el que se incluye Cisjordania y Jerusalén oriental. Sólo el 15% de la estructura sigue la llamada "línea verde", que es la demarcación del armisticio de 1949 entre Israel y Cisjordania, hoy reconocida internacionalmente como frontera entre ambos territorios.

Según cifras de Naciones Unidas de julio de 2009 el 58,3% de la barrera está completo, un 10% está en vías de construcción y un 31,5% todavía está pendiente de ejecución.

La estructura se adentra con frecuencia en Cisjordania zigzagueando el territorio para proteger asentamientos judíos, de manera que la longitud total de la barrera es de 709 kilómetros.


Galería de fotos: Un muro, ocho graffitis