17 de noviembre de 2011

El candidato del PP, señor Mariano Rajoy, ha declarado: “Mi primera medida será un mensaje de austeridad al mundo” - Por: Federico Mayor Zaragoza

El candidato del PP, señor Mariano Rajoy, ha declarado: “Mi primera medida será un mensaje de austeridad al mundo”

Por: Federico Mayor Zaragoza
Ex Director Unesco

¿No sabe el señor Rajoy que más del 80% de la humanidad ya vive en condiciones tan austeras que si lanza esta primera medida ya no le dejarán lanzar la segunda?

La austeridad de los que él representa puede ser muy pertinente. Pero a escala mundial –puesto que se dirige “al mundo”- es injusta e incongruente.

Federico Mayor Zaragoza
Ex Director Unesco

Si se refiriera a la economía europea, también seguiría siendo contraproducente, porque ahora ya está claro que sólo la austeridad no crea empleo, que es lo que él anuncia a diestra y siniestra que va a crear. ¿Quién puede crear empleo en el occidente del recorte y la austeridad? Nadie. Y España, menos, por la pesada carga de una burbuja inmobiliaria y corrupta que se unió a la deslocalización productiva y a la especulación financiera para dejar un panorama que no se arregla tan sólo  con la reducción del déficit y de la deuda sino, sobre todo, con creatividad, re-localización productiva e incentivos a la industria, especialmente a las pymes.

La solución es una Europa democrática, en la que se sepa com-partir con solidaridad y con liderazgo. Europa requiere un liderazgo que permita la federación fiscal y económica, que reduzca los gastos militares y cree rápidamente mecanismos de seguridad autónoma, en lugar de la OTAN y sus exigencias, alejándose con firmeza del “gran dominio” que la acosa de manera vergonzante. Hasta el punto de que ahora son los “mercados rescatados”, los que sustituyen a la democracia y nombran y destituyen a primeros ministros.

El mensaje que tendría impacto, señor Rajoy, sería declarar que “España contribuirá a la transición de una economía de especulación y guerra (4000 millones de dólares cada día, cuando mueren 70 000 personas de hambre) a una economía de desarrollo global sostenible, guiada por los principios democráticos" (que tan bien establece la Constitución de la UNESCO).

Además, a los que tienen mucho debe convencerles para que repartan mejor, aplicando pautas de austeridad a su vida, que sería mucho más feliz, porque es verdad que dar es mucho más gratificante que recibir.