Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

25 de noviembre de 2011

La dimensión temporal - Por: Reinaldo Escobar


La dimensión temporal

Por: Reinaldo Escobar
Desde Aquí

Desde todas partes se escuchan voces pidiéndole al gobierno que se apresure. Un editorial de la publicación católica Espacio Laical enfatiza en que las transformaciones han de hacerse con el mayor apremio posible, que ciertos ajustes no deben esperar y sugiere que ya va siendo demasiada la paciencia del pueblo. En una carta firmada por L. R. Pérez González y publicada el pasado viernes en el diario Granma su autor refleja el criterio de que es preciso imprimir un poco más de agilidad en la toma de decisiones y apresurar todo lo que sea posible. También recuerda que el pueblo es paciente, revolucionario y sacrificado en todo…”pero no nos podemos confiar”.

Al igual que en esos juegos practicados por adolescentes de casi todo el mundo, en el caso de las transformaciones políticas y sociales también hay una barra horizontal marcando el tiempo que queda para desarrollar las acciones. Paradójicamente, si desde el principio el jugador no se apura lo suficiente, tendrá que extremar su velocidad aún más en los segundos finales y eso ocasiona frecuentemente que se cometan más errores.

Sí, ya sé que una cosa es participar en un juego donde hay estrictas reglas que cumplir y otra conducir una nación a capricho, donde los que gobiernan han impuesto como norma la victoria a cualquier precio y tienen la potestad para hacer trampas, incumplir promesas, descalificar adversarios y hasta borrar los registros del pasado. Pero se les acaba el tiempo y pronto ya no podrán comprar ni un minuto más. Es como si en todos los relojes el tic tac hubiera elevado su volumen y las páginas finales del calendario de este 2011 fueran más brillantes y llamativas. “El compañero Cronos” está pidiendo la palabra, a gritos y con puñetazos sobre la mesa.

Fuente e Imagen: Desde Aquí

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...