26 de agosto de 2009

Condenados 13 militares por torturas en el Ejército colombiano


Revista Semana.com
Miércoles, 26 agosto 2009

Los uniformados maltrataron de forma degradante a 21 compañeros suyos en la base militar de Piedras, en el Tolima, hace tres años. La información fue revelada en exclusiva por la revista SEMANA.

El Juez Primero penal del Circuito Especializado de Ibagué, Jorge Eliécer Matías, condenó a 15 y 16 años de prisión a 13 suboficiales que torturaron a un grupo de soldados en la base militar de Piedras, en el departamento del Tolima, en hechos ocurridos el 25 de enero del año 2006.

Los delitos por los que fueron acusados los militares son tortura agravada, lesiones personales y en algunos casos abuso sexual en contra de los soldados.

Los condenados son el dragoneante Álvaro Yeison Acosta Sánchez y el cabo Rafael Tarazona Villamizar, quienes deberán pagar 16 años de cárcel. Yovanny Arévalo Vallén, condenado a 4 meses y 24 días de prisión por lesiones culposas.

Los cabos Edwin Alberto Ávila Mesa, Hugo Alberto Mestra Agudelo, Sergio Andrés Muriel Quiroga, John Lennin Ramírez Cruz, Juan Pablo Rodríguez Bermúdez, Yeison Díaz Mosquera, Edwin Daniel Rozo Gutiérrez, Hamilton Oviedo Ramírez y Arley Eduardo Marín. Ellos fueron condenados a 15 años de prisión. El único que fue absuelto fue Mauricio Cadena y su libertad fue decretada de manera inmediata.

Estas personas, según las investigaciones, agredieron física y sicológicamente a 21 soldados del Centro de Instrucción y Entrenamiento (CIE) del Ejército Nacional, supuestamente como parte de la capacitación que deben recibir los uniformados para enfrentar al enemigo.

Sin embargo, los militares fueron golpeados con puños, patadas, palos y machetes. Además, fueron sometidos a pruebas de asfixia y ahogamientos. Todos recibieron quemaduras en diferentes partes del cuerpo, en algunos casos con lesiones de por vida, tal como lo confirmó en su dictamen el Instituto de Medicina Legal. Además algunos de ellos fueron obligados a comer excrementos de animales. También hubo violaciones y vejámenes sexuales con los soldados.

“Lo que sentía con los pies era que estaba pisando a los demás soldados que estaban tirados en el piso gritando. Me sentaron sobre una piedra y de repente sentí que me comenzaron a pegar planazos con un machete en la espalda y en las piernas. Después me empezaron a quemar con un fogón. Después me llevaron hacia la parte del río y me empujaron al agua. En ese momento no supe quién me sumergía y me mantenía debajo del agua un buen rato. Yo alcancé a tomar bastante agua y eso me desesperaba. La venda se me cayó y vi cuando empujaron al soldado Valencia que estaba muy asustado. Él cayó sobre una piedra y después al agua y cuando lo levantaron, su cabeza estaba llena de sangre. Cuando nos sacaron del río, nos sentaron en una piedra, me pegaron y me pusieron hormigas en las orejas", fue el testimonio del soldado Luis Castañeda, una de las víctimas.

Por estos hechos, el entonces comandante del Ejército, general Reynaldo Castellanos, fue destituido de su cargo por parte del presidente Álvaro Uribe y reemplazado por el general Mario Montoya.