Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

2 de septiembre de 2009

La visita de Juanes a La Habana, Cuba...

Por Nicolás Pérez
El Nuevo Herald.com
02.09.09

En el verano de 1990, en el periódico El Nuevo Dia de Puerto Rico, cuyo director era por entonces el maestro de los periodistas cubanos Carlos Castañeda, había una sección exactamente a mitad del periódico dominical llamada Perspectiva, que exigía un artículo con una extensión de 2,000 palabras y que muchas veces decoraba magistralmente alguien de apellido Díaz de Villegas. Me pagaban una cantidad generosísima por cada artículo y recuerdo con afecto, entre otros trabajos, una entrevista que le hice al presidente argentino Eduardo Angeloz, por cierto en las oficinas de la junta editorial del Miami Herald, y La música y Cuba: el alma de una isla, en el cual señalaba la importancia de la música cubana sobre nuestra literatura y pintura.

Hoy, el fantasma de aquel artículo, 30 años después, con la visita de Juanes a Cuba cobra para mis vigilias y sueños vigencia porque en el trabajo decía que los pueblos también se liberan con canciones.

En este concierto del cantante colombiano al exilio le sobran argumentos para rechazarlo. Estuvo mal bautizado y planteado. Cuando Juanes dijo que ir a cantar a La Habana era un acto apolítico, en un país donde en la yema de los huevos de las golondrinas silvestres está escrita la consigna comandante en jefe, ordene, y decidió ser la pareja en la tribuna de un Silvio Rodríguez cantautor oficial del castrismo, selló su suerte, porque parodiando a José Ortega y Gasset, el hombre ``es él y su circunstancia''.

Pero este exilio no aprende a inocularse con el virus de la sensatez. Primero fue el caso Elián, ahora es Juanes. Ya aburre decir hasta el cansancio que en política importa tres pitos lo que es real, sino lo que se distingue. Por otra parte, una exigua minoría de este exilio ha sido injusta con Juanes. Cierto que en estos casos no se absuelve a los cándidos, pero el error de Juanes no es el que la gente imagina. El no está jugando, cree firmemente que su concierto en La Habana puede traer cambios en la isla y para bien del pueblo cubano. Con lo cual le dio un terepe de mesianismo, en un país donde cada cubano, castrista o anticastrista, está convencido de que es capaz de volar, hacer hablar a las piedras y caminar por encima de las aguas, es decir, Juanes intentó bailar en casa del trompo.

Entonces, un grupo de exiliados lo llevó al paredón del restaurante Versailles y allí lo fusiló. Rompió sus discos, quemó camisas negras, hizo parodias infames sobre camisas rojas y calumnió a troche y moche sobre supuestas sumas de dinero que le había pagado a Juanes el gobierno de Cuba por su complicidad. Un circo. La búsqueda de protagonismo de musiquillos y artistas de pacotilla insultando a un cantante genial. Y siguió la fiesta, presentadores de radio y televisión machacando con sadismo sobre el tema, buscando rating, todo esto junto a amenazas de caer en la payasada de organizar un concierto paralelo en Miami.

Aclaro que todo esto lo entiendo y excuso. Un país donde un conocido intelectual escribió un libro en el cual relata cómo el castrismo lo obligó a espiar a su padre y a su madre, donde pocos han escapado de la miseria de tener que espiar y delatar a sus vecinos, donde se ha vivido por años bajo una simulación aterrillante, donde se abandonó a Cuba al enemigo sin tirarle un gollejo a un chino. Es lógico que en algunos, con las excepciones que confirman la regla, brote de la impotencia y la culpabilidad tanto rencor, frustración y rabia.

En cuanto a mí, el día 20 de septiembre cuando Juanes se presente frente al pueblo de Cuba voy a estar a su lado, apoyándolo por tres razones.

La primera es política. A la libertad de Cuba la mata la inmovilidad, la inercia y la petrificación. Cada vez que Cuba se abre al mundo o el mundo se abre a Cuba, el castrismo pierde y Juanes, para bien o para mal, va a mover fichas.

La segunda razón es poética. No de ahora, sino desde hace muchos años, estoy convencido de que el día que en un lugar de la isla, sobre un escenario, sin pronunciar una sola palabra, Gloria Estefan canté Mi tierra, Willy Chirino Ya viene llegando, Olguita Guillot Miénteme, o se exhiba un video de Celia Cruz cantando El yerberito moderno, tanto sentimiento puede estremecer la dictadura hasta sus cimientos. Y este concierto de Juanes ¿no puede ser el inicio de otros posteriores con otras reglas del juego? Entonces ¿por qué cortar las rosas al amanecer?

El tercer argumento es que jamás perderé la confianza en mi pueblo, en el ser humano y en la vida misma. He vivido siempre no de la sangre que corre por mis venas, sino de mi fe. Faltan tres semanas para que el músico colombiano haga el primer rasgueo de guitarra en la isla, y en política, al igual que en la pelota, no hay nada escrito hasta el último inning, ¿o no?

nicop32000@yahoo.com

**********

Estimado y paciente lector.

Después de leer este artículo, creo menester expresar mí modesta opinión.

Como soy un defendedor de causas justas, y defiendo los conceptos genuinos de la democracia y la libertad de expresión, estoy de acuerdo con el artículo de Nicolás Pérez. Excelente articulo, sin medias tintas y con verdades, que aunque puedan doler a ciertas personas, no lo dejan de ser. Los que critican a Juanes, llevan 50 años viviendo del cuento de la buena pipa. Ojalá, de una vez, el exilio cubano-americano, entienda que por la fuerza no han logrado nada, y con el ejemplo de Juanes, puedan reorientar sus yerros. Aplaudo a Juanes, Nicolás Pérez, Olga Tañon y a todos los que como Yo creen que la paz, la cultura y la buena voluntad son recurso para el bienestar de todos los seres humanos. Enhorabuena el Concierto por la Paz en La Habana, Cuba. ¡Namaste!

Pablo Felipe Pérez Goyry.

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...

Photo Gallery / Galeria de Fotografías


Gallery Photos / Galeria Fotografías / ©Pablo Felipe Pérez Goyry. Analyst, Publisher, Digital Photographer and Community Manager en Analista, Redactor, Fotógrafo Digital y Community Manager... - https://goo.gl/Wnh4yu
.