30 de junio de 2010

Daltonismo oficial - Por: Lic. Amelia M. Doval


Daltonismo oficial

Por: Lic. Amelia M. Doval
Miami, Fl

En Cuba existen dos tipos de mercados, en realidad varios formas de mercado. El oficial, el de bolsa negra y el permitido son los más conocidos. Siendo los dos últimos aquellos que ofrecen mejor servicio y más calidad.

Los órganos del gobierno intentan contrarrestar, según su parafrasear diario por más de cincuenta años, la influencia del mercado permitido pues éstos son unos ladrones que tienen precios elevados.

Lo de los precios es cuestionable, realmente son altos mas los inconvenientes y los riesgos también lo son. En cuanto calidad, en eso discrepan casi todos porque ni comparar se puede lo que el gobierno pone en sus ventas con lo expuesto por el campesino.

Para el gobierno cubano la recogida de las frutas coincide con su etapa de crecimiento o pudrición, es un concepto algo variable pero errado. El verde es su color preferido, digamos que para mantener la cultura militar en los comestibles o quizás porque la variación de color no es percibida por sus pupilas errantes. Las leyes del tráfico clasifican de incompetentes a quienes no pueden visualizar colores reales, por el peligro que representan. Los organismos intenacionales deberían hacer lo mismo con estos gobiernos daltónicos porque hemos descubierto que de no detener el impulso la epidemia se puede expandir.

Ya desde los inicios cuando el futuro de la nación se venía abajo, los discursos contradecían las evidencias y aún se mantenía la frase ¨´nuestra revolución es más verde que nuestras palmas¨´. Primera muestra de una enfermedad congénita adquirida al nacer.

La visión futurista es otra fase increiblemente presente en un gobierno sin perspectivas. Siempre se hacen planes quinquenales, se escuchan arrebatadas

consignas que crearán un hombre nuevo más adelante. Todo sería mejor en un futuro no visualizado aún. Las cifras de logros, los cambios, el progreso estará asegurado en un tiempo por venir. Incluso los productos alimenticios se venden con la posibilidad de que usted los consuma o los bote en un futuro. Nunca en un tiempo real y si es así debe apurarse porque podría ser tan evidente su madurez que lo podrido está en camino.

La visión esquizofrenica de la realidad no es una exageración de quienes pretenden criticar al gobierno, es una aseveración sin lugar a dudas, de las locuras creadas sobre la base de un futuro de ficción total. Se rompe con la realidad y se exagera el presente para obligar a soñar con un imposible. La ´´revolución cubana´´, es un proceso alcohólico que pierde el contacto real bajo los efectos de la palabra en exceso. Una enfermedad adquirida al nacer con un desenlace fatal para quienes están cerca de su influencia. Los gobernantes que la crearon pertenecen a otra definición que los hace excluyentes del círculo real de seres normalmente humanos. Cualquier categoría que se use dejaría por debajo las expectativas de critica.
Fotografía: Internet