15 de agosto de 2011

Reflexión: ‘Repensar a Locke y Rousseau’

Reflexión: ‘Repensar a Locke y Rousseau’

“Nos encontramos ante lo que Alain Touraine denominó consentido profético, hace ya veinte años, como sociedad programada, que dispone de los recursos de la biotecnología, que constituirán probablemente la mayor industria del siglo XXI, que intervendrá en la esfera íntima de cada uno de nosotros: en el código genético, en la reproducción humana, con, con el riesgo, de una apropiación de la vida y de los procesos biológicos. Un riesgo a todas luces mayor, que pesa sobre el espacio público y sobre la democracia. Locke, el gran teórico del contrato social, y en cierto sentido del nacimiento de la sociedad democrática, prohibió la apropiación del cuerpo humano y es por eso que condenó la esclavitud; Hobbes, por el contrario, la justifico dentro de su contrato social. Hoy en día estamos ante algo que casi escapa a nuestra inteligencia y esos contratos sociales, el de Locke, el de Rousseau, debe ser repensados”.
(...)
“El pilar de este nuevo contrato social que proponemos para el siglo XXI es la reconstrucción de una sociedad de participación; de un reparto justo y de la distribución de la riqueza. En particular, por supuesto, de la erradicación dela pobreza; la reducción de las desigualdades escandalosas, que desembocan en la desesperanza y en la exclusión ”.
Jerôme Bindé.
Imagen: Internet