Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

14 de septiembre de 2011

El Dalai Lama y las religiones tras el 9/11 - Por: Sergio Esteban Vélez Peláez

El Dalai Lama y las religiones tras el 9/11

Por: Sergio Esteban Vélez Peláez
info@sergioestebanvelez.com

Con motivo del décimo aniversario de la tragedia del 11 de Septiembre, la semana pasada, se celebró en Montreal la II Conferencia Mundial sobre las Religiones del Mundo. En dicho evento, algunos de los más prestigiosos estudiosos del tema de las religiones dialogaron acerca del
panorama actual de las confesiones en el mundo y de cómo la dinámica y la tensión de las mismas cambiaron tras los atentados del 11 de Septiembre.
Sergio Esteban Vélez Peláez
Sin duda, el invitado estrella fue el Dalai Lama.  Desde un lugar privilegiado, a menos de cuatro metros de distancia de su santa presencia, lo escuché hablar sobre la compasión, la tolerancia y el perdón, los valores de los que ha sido abanderado desde hace más de medio siglo.
Con un fortísimo acento oriental, que hacía poco comprensible su inglés, Su Santidad (como lo llaman los millones de devotos del budismo tibetano) habló sobre la ética, la disciplina y sobre la corrupción.  “En el mundo actual, usted no sobrevive, si no sigue la corrupción. Ese es el problema”, enfatizó.  Procedió, entonces, a encomendarles a los jóvenes la tarea “salvadora” de limpiar la corrupción y de sacar adelante una política honesta, pues este antiguo Nobel de Paz reconoce que “a pesar de todo, la política es necesaria”.
Abordó también temáticas de actualidad, como el calentamiento global, las sequías y hambrunas en el África.  Acerca de su pequeña contribución personal diaria a la conservación del medio ambiente, comentó que no se baña en bañera, sino que, generalmente, toma dos duchas diarias, para no despilfarrar agua, y que se pasa la vida apagando luces, para ahorrar energía.
Reiteró su convicción de que la política y la religión deben estar separadas y que, por eso, él, voluntariamente, cedió el poder político como líder temporal del Tíbet, aunque conservó el liderazgo espiritual. 
Acerca de la materia central de la conferencia, aseguró no comprender la violencia y la actitud negativa que enfrenta y divide tanto a los cristianos, entre católicos y protestantes; como a los musulmanes, sunitas y chiitas.  Recordó las matanzas en nombre de la religión que el mundo ha padecido. Contrastó todo esto con  la armonía con la cual se han desarrollado y han convivido durante siglos las grandes religiones en la India.
Para llegar a esta fraternidad, se haría preciso que cada creyente supiera evaluar los valores de las demás religiones.
Manifestó que, contrario a lo que dicen los fundamentalistas, el secularismo no quiere decir falta de respeto por la religión, sino, por el contrario, respeto por todas las religiones.
Dijo, además, que no se puede ser corrupto y creer en Dios al mismo tiempo. “Si usted tiene fe, tiene que tomarlo de manera seria”, sentenció.  Sin embargo, exaltó que sí se puede ser correcto y honesto, cuando no se cree en Dios.
Habló de la importancia de una “espiritualidad humanista” y enseñó que “No hay nada de malo en las religiones, sino en los individuos que las conduzcan y que puedan desorientarlas”.
Sus risas permanentes contrastaron con el fuego y la indignación que irradió su rostro cuando le preguntaron acerca de la China comunista.  No vaciló un instante en pedir democracia inmediata para el país más poblado del orbe.
El espacio no me alcanza para referirme a las interesantes intervenciones de los demás expositores, que cubrieron los aspectos más relevantes de la problemática religiosa actual.  Algunos de ellos fueron Prof. Robert Thurman (de Columbia University y padre de Uma Thurman), Prof. Tariq Ramadan (de Oxford University y nieto del fundador del movimiento, tan en boga, de los “Hermanos Musulmanes”), Prof. Gregory Baum (de McGill University y teólogo del Concilio Vaticano II), Prof. Steven T Katz (de Boston University y uno de los más eminentes estudiosos del judaísmo en el mundo) y el celebérrimo “gurú” Deepak Chopra.  A pesar de que más de una vez he ridiculizado a los fieles seguidores de este último, no pude resistir la tentación de pedirle un autógrafo para mi colección.  ¡Los que son coleccionistas sabrán comprenderme!
La conclusión general del evento puede resumirse en una frase, con la cual estuvieron de acuerdo los representantes de todas las grandes religiones presentes en el certamen: “No puede haber paz en el mundo, si no hay paz entre las religiones”.  ¿Algún día podremos ver la materialización de este ideal?

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...