Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

20 de julio de 2011

(Yvonne Nicholls) El hada madrina del periodismo colombiano - Por: Sergio Esteban Vélez Peláez

(Yvonne Nicholls) El hada madrina del periodismo colombiano

Por: Sergio Esteban Vélez Peláez
info@sergioestebanvelez.com

Los periodistas colombianos estamos de fiesta con la noticia de que, hace pocos días, el señor presidente de la República ha exaltado a Yvonne Nicholls con la Cruz de Boyacá, máxima condecoración de nuestra patria, creada por el Libertador, en 1819. El año pasado, ya había sido distinguida, por el presidente Uribe, con la Orden al Mérito Cultural.
Sergio Esteban Vélez Peláez
Como todos sabemos, la emprendedora Yvonne no sólo es un emblema del desarrollo de las relaciones públicas en Colombia, sino que es la fundadora y el alma del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, la quijote que, ostentando todo su “savoir faire”, logró convertirlo en el galardón periodístico más prestigioso del país y que sigue luchando cada año por que este se realice según lo deseado.
La intención de la ejecutiva y visionaria Yvonne, cuando tuvo la iniciativa de crear en Colombia un premio importante de Periodismo, fue no sólo la de incentivar la creación de trabajos periodísticos de excelencia y honrar a los más altos representantes de este noble oficio (tan malagradecido, por tradición), sino también formar un compendio de trabajos que pudieran marcar la pauta a la hora de hacer seguimiento a la historia del periodismo colombiano.
Sin duda alguna, el estímulo que significa el Premio Simón Bolívar ha contribuido notablemente a que nuestro periodismo haya subido de escalafón, a que haya crecido en análisis e independencia y a que cada día se posicione más en el ámbito de los países hispanohablantes.
Desde niño, cuando empecé a publicar mis primeros textos y a leer, a modo de aprendizaje, lo que escribían los periodistas consagrados, he admirado con fascinación a los ganadores de este premio. Como no me alcanza el espacio para referirme a cada uno de ellos, deberé limitarme a mencionar algunos nombres: Gabriel García Márquez, Alberto Lleras Camargo, Carlos Lleras Restrepo, Alfonso López Michelsen, Álvaro Gómez Hurtado, Germán Arciniegas, Hernando Santos, Guillermo Cano, Otto de Greiff, Yamid Amat, Germán Castro Caycedo, Juan Gossaín, Fernando González Pacheco, Manuel Zapata Olivella, Bernardo Hoyos, María Isabel Rueda, Margarita Vidal, Gloria Valencia de Castaño, Bernardo Hoyos, Enrique Santos Calderón, Plinio Apuleyo Mendoza, Álvaro Castaño Castillo, Fernando Gómez Martínez, Enrique Peñaloza, Daniel Samper Pizano, Darío Arizmendi, Julio Sánchez Cristo, Felipe López Caballero, Alejandro Santos, Rodrigo Lloreda Caicedo, Rodrigo Pardo, Alberto Zalamea, Eduardo Posada Carbó, Juan Lozano, Héctor Abad Faciolince, Felipe Zuleta Lleras, Eduardo Escobar, Óscar Collazos, Claudia Gurisatti, Florence Thomas y Roberto Pombo. Valga la pena recordar que nuestro periódico EL MUNDO, en calidad de empresa periodística, fue honrado con esta distinción en 1983.
Otra lista fulgurante de nombres es la de aquellos que, a lo largo de 36 años, Yvonne ha invitado para pronunciar el discurso central en la ceremonia de proclamación del premio y para entregar el mismo a los ganadores. Entre ellos se encuentran no sólo varios expresidentes de la República, sino también escritores de la categoría del actual Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, de Arturo Uslar Pietri, Manuel Mejía Vallejo, Alvaro Mutis, Miguel Otero Silva, Juan Luis Cebrián, Jon Lee Anderson y Sergio Ramírez.
En un país tan lastimado como Colombia, cuya problemática política y social y cuya crisis de criminalidad azota a la ciudadanía y a los militantes mismos del mundo de los medios (hasta el punto de convertirlos en víctimas personales de dicha criminalidad), la existencia de un premio como este produce alivio, no sólo en el sector del periodismo que sigue las ideas y los eventos políticos, sino también en el de todas las otras áreas de este oficio, como la mía, la cultural.
Por todo esto, no podemos menos que expresarle a Yvonne nuestra consciente gratitud por la institucionalidad de este galardón que apoya y premia a los que estamos dedicados a la profesión periodística, y felicitarla por la alta condecoración que ha recibido, que llena de orgullo y de satisfacción al periodismo colombiano.

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...