28 de julio de 2011

Reflexión: “Soluciones que nos ayuden a construir la paz...”

Reflexión: “Soluciones que nos ayuden a construir la paz...”

No hay paz sin justicia social ni igualdad de oportunidades. Habría que preguntarse si el sistema actual de producción de bienes y servicios ofrece una respuesta adecuada a las interrogantes clásicas que se plantea en toda organización social. Estas interrogantes son, ni más ni menos, qué bienes y servicios han de producirse, en que cantidad, cómo deben producirse y para quién. Son preguntas básicas que actualmente contesta el mercado, la ley de la oferta y la demanda, con las correcciones que en mayor o menor medida establecen los poderes públicos de cada estado o conjunto de Estados, como en la Unión Europea por ejemplo, pero que resulta cada día más insuficientes en una economía mundializada sin un poder político global que pueda corregir eficazmente los bárbaros desajustes que se producen. En fin, se trata de un debate apasionante y lo que más importa, un debate imprescindible que debe aportar soluciones que nos ayuden a construir la paz día a día”.
José María Arteta Vico.
Imagen: Internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Normas para comentar:

* Serán borrados los comentarios que contengan injurias a cualquier persona, incitación o apología a la violencia.
* Los comentarios que contengan más de dos enlaces pasarán a moderación hasta tanto se verifiquen las páginas web recomendadas en él.
* Los filtros de Blogger borrarán automáticamente todos aquellos comentarios que contengan palabras obscenas o textos que estén repetidos.
* Si se quieren agregar largos documentos para apoyar un comentario, lo mejor será escribir solamente el enlace a la página web donde se puede leer el texto del mismo.
* Se excluirá de los comentaristas a aquellos que usurpen la personalidad de otros.
* No se podrán publicar comentarios que no usen el alfabeto latino.
* Se recomienda enfáticamente no incluir comentarios escritos todos en mayúsculas, pues se considerará como un grito o un alarido.

©Pablo Felipe Pérez Goyry. Todos los derechos.