Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

4 de julio de 2011

"Reflexión: “Liderazgo político, ética y moralismo” (04-07-2011)


"Reflexión: “Liderazgo político, ética y moralismo” (04-07-2011)

“La mujer, o el hombre que pone la ética por delante, no tratan de demostrar que siempre tienen la razón. Cuándo creen tenerla, argumentan para convencer a los demás. No los agreden para obligarlos a reconocer su error. La mujer o el hombre meramente moralistas, buscan los recursos del poder para crear normas cuyo cumplimiento se aseguran por el miedo, la exclusión y la violencia. La ética llama a convencer, el moralismo llama a vencer. Convencer significa transformar al otro, vencer significa destruirlo. Establecida la diferencia entre la ética y el moralismo, no me cabe duda de que el buen liderazgo tiene que ser, no sólo efectivo, sino también inseparable de la ética. Sobre todo cuando se trata del liderazgo político”.
Óscar Arias.
Imagen: Internet

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...