Sorores et Fratres: Soy defendedor de causas sociales-políticas nobles pundonorosas. Empero, no creo en defensores mefistofélicos que lucran con los anhelos de equidad y buena voluntad universal, de los seres humanos. Porque la justicia demanda ética, discernimiento y valor. Y en lo aparentemente indescifrable es menester descubrir su esencia de verdad. ¡Estoy a favor de la Paz! Abrazo comedido, afectos y los mejores pensamientos, para que Dios y el Universo bendigan a usted, familiares, amigos y ... con su luz y sabiduría, con su amor y misericordia, con su paz y alegría. ¡Dios, ilumina y bendice las buenas obras e ideas! ¡Dios, ilumina mi fe y caridad! ¡Dios guíame para saber que pensar, decir, hacer, evitar y cómo realizar obras de misericordia a través de mis actos, palabra, oración y servicio a los que más necesitan!
¡Misericordia Divina, en ti confío!
¡Jesús, en ti confío!
Amén. 
©Pablo Felipe Pérez Goyry


                       

10 de junio de 2011

¿Disidentes cuentapropistas? - Por: Martha Beatriz Roque Cabello

¿Disidentes cuentapropistas?

Por: Martha Beatriz Roque Cabello

A pesar de que el trabajo por cuenta propia no es más que una segunda vuelta con la misma imposibilidad de solución de los problemas, porque mantiene igual número de limitaciones, algunas personas con buena voluntad para resolver los males de los cubanos, piensan que es una vía de cambio en la economía. Un craso error, porque no se puede tener ni un poco de confianza en lo que hace el régimen.
Martha Beatriz Roque Cabello
Pero, van más lejos aún los que imaginan que los disidentes pueden trabajar como cuentapropistas para solucionar sus angustias financieras. Los que asumen esto como un reto, no han comprendido todavía, que la actividad por cuenta propia está politizada, igual que toda la economía y para tener acceso a ella, se necesita de avales que garanticen el apoyo a la “Revolución”, del solicitante.

Habría que tener buena fantasía para concebir un escenario en que un opositor como Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, tuviera un “Paladar” en su casa y con las mesas llenas de comensales le dieran un mitin de repudio; o que después de que una Brigada de Respuesta Rápida haya golpeado a Idania Yanes Contreras, con las manos y las muñecas inflamadas, por la forma apretada que siempre la esposan, tuviera que arreglar las uñas de una clienta.

Las cifras que da el gobierno sobre la cantidad de personas que se han acogido al trabajo por cuenta propia, permite suponer –al buen pensador- que ha sido algo muy aceptado por la población en general; pero hay dos cosas que señalar al respeto: en primer lugar no se menciona -para nada- los que solicitan la licencia y después la devuelven en un breve plazo de tiempo, ya que no les resulta viable el negocio y también que la mayoría de los que han acudido -hasta el momento- a incorporarse a esta forma de trabajo, eran personas no vinculadas a algún centro laboral.

Habría que explicar que no todo se desarrolla igual en las diferentes provincias y municipios, cada cual tiene un “librito” propio y sobre todo, lo importante es que la gente se desespere durante el tiempo que está haciendo los trámites, que se hagan largos, para que en la misma medida que la persona esté angustiada pueda meter la mano en el bolsillo y “contribuir” voluntariamente a que las gestiones se agilicen, porque los funcionarios que están a cargo de ellas también tienen que vivir.

Quedan sin resolver numerosos problemas vinculados entre otras situaciones con el abastecimiento, que resulta prácticamente imposible a los precios mayoristas en los que hay que comprarlos, ya que no se han habilitado establecimientos preparados al efecto, a pesar del tiempo que ha transcurrido desde que se hizo vigente la disposición.

Pero, en contra de este movimiento cuentapropista está la falta de circulante, que cada vez se hace sentir más, sobre todo en el interior del país y en los municipios que se alejan del que es cabecera en cada provincia. Hay poblados donde se vive en la total miseria. A esto hay que añadir los problemas del agua que también agravan la situación.

Algunos de los servicios que prestan los cuentapropistas quedarán con vida en el período que resta del año, pero los que más populares se han hecho, que son los referidos al expendio de alimentos, tienden a caer en picada. En contra de ellos hay que señalar, en primer lugar que son muchos –sobre todo en las ciudades y en particular en la capital- lo que hace que la competencia los vaya eliminando; además el abastecimiento cada día es más caro, lo que atenta frente a las utilidades, que se supone obtengan; y los impuestos, los inspectores y todo lo que está vinculado al mal funcionamiento del sistema los agobia, al extremo de liquidar a muchos de ellos.

No es solo que es obvia la imposibilidad de los disidentes de optar por el trabajo por cuenta propia, pero también después de un primer momento de auge, caerá la posibilidad de incrementar de forma exponencial, el número de personas que se acojan a este método y para el próximo año, prácticamente se habrán agotado las perspectivas y descenderá la cantidad de aspirantes.

Si el gobierno se mostrara con intenciones de cambio y modificara algunos de los aspectos que dificultan el acceso a esta modalidad, incluyendo las restricciones que hace de los oficios, entonces habría que reconsiderar lo que aquí se expone, con respecto a la población en general; pero para los disidentes con la posición actual que tiene el régimen no habrá oportunidad y mientras más hostigamiento haya, más se alejarán las coyunturas.
Fotografía: Internet

PUBLICACIONES MÁS VISUALIZADAS ...