22 de mayo de 2009

EE UU propone a Cuba retomar el dialogo sobre la inmigración...


El País.com / Agencias
Washington - 23.05.09

Las últimas conversaciones se celebraron en 2003 y fueron suspendidas por el entonces presidente George W. Bush.

En una nueva muestra de buena disposición hacia Cuba, el Departamento de Estado de EE UU ha anunciado este viernes que ha ofrecido a La Habana retomar el diálogo sobre la inmigración de la isla a EE UU. La oferta llega sólo dos meses después de que Obama levantase las restricciones a las visitas y a las remesas de los cubanoestadounidenses a Cuba.
"Tenemos la intención de renovar conversaciones con el fin de reafirmar el compromiso de ambas partes a favor de una migración legal y ordenada", ha señalado Heide Bronke, portavoz del Departamento de Estado. La misma fuente ha añadido que la oferta se ha realizado este viernes en Washington durante una reunión con diplomáticos cubanos y que el objetivo del diálogo sería "mejorar la relación operacional con Cuba en temas de migración".
La noticia ha producido reacciones opuestas en Estados Unidos. Robert Pastor, consejero de temas latinoamericanos durante el Gobierno de Jimmy Carter, ha asegurado al diario The New York Times que la oferta de reanudar el diálogo sobre temas migratorios es un "paso muy importante en la relación entre los dos países". No obstante, las voces críticas tampoco han tardado en llegar. En declaraciones al mismo periódico, tres delegados de Florida al Congreso han denunciado que EE UU considere dialogar con una dictadura. "Desafortunadamente", han afirmado en un comunicado, "esto constituye otro ofrecimiento unilateral de nuestro presidente".
Por su parte, la influyente Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), el principal grupo del exilio con sede en Miami, ha celebrado la posible apertura de dialogo y ha considerado que se trata de una medida "positiva" y una "oportunidad" para resolver asuntos de interés nacional para EE UU. Para Lilia López, una analista de la oficina en Washington sobre temas latinoamericanos, la noticia es positiva para los intereses estadounidenses: "Creo que es uno de los temas clave para reanudar las relaciones entre EE UU y Cuba". López cree que el diálogo impediría el éxodo masivo de cubanos al continente, como ya ocurrió en 1980 y en 1994.
La última vez que los dos Gobiernos se sentaron a hablar sobre inmigración fue en 2003, cuando el entonces presidente estadounidense George W. Bush suspendió los contactos al considerar inaceptable que La Habana no diese un visado de salida a aquellos cubanos que obtuviesen un visado de entrada a EE UU.