20 de mayo de 2009

El Senado niega a Obama los fondos para cerrar Guantánamo


El presidente de EEUU pierde el apoyo de los senadores demócratas ante el desembolso para proceder al cierre de Guantánamo/AP

Agencias / Washington
Miércoles, 20-05-09 a las 19:29

El Senado de Estados Unidos ha negado al presidente Barack Obama los 80 millones de dólares que había pedido para el cierre del penal en Guantánamo, después de que los líderes demócratas decidieran no apoyar al mandatario. La Cámara Alta aprobó una enmienda que prohíbe el uso del dinero para encarcelar o liberar en Estados Unidos a cualquiera de los 240 detenidos de Guantánamo.
La Cámara de Representantes ya ratificó una medida similar y pidió al Gobierno presentar un plan detallado sobre qué hará con los prisioneros antes de aprobar fondos para llevarlo a cabo. Hoy 90 senadores han votado a favor de la enmienda, impulsada por el presidente del Comité de Asignaciones, el demócrata Daniel Inouye, y el republicano James Inhofe, frente a 6 en contra.
El resultado estaba previsto, después de que ayer los líderes demócratas del Senado decidieran desoír los argumentos de la administración y pasarse al lado de los republicanos, que llevan semanas atacando a Obama por su plan. La mayoría de los legisladores demócratas aún respalda la clausura del penal, pero quiere ver cómo se realizará antes de financiarla, según ha enfatizado el líder de la mayoría, Harry Reid. Por su parte, los republicanos mantienen que Obama ha puesto el símbolo del cierre del penal por delante de la seguridad de los estadounidenses y sostienen que la clausura hará al país menos seguro.
Aún así, el portavoz presidencial, Robert Gibbs, ha insistido en que el gobierno tiene intención de cumplir con la orden ejecutiva firmada por Obama dos días después de trasladarse a la Casa Blanca, que marca el 22 de enero de 2010 como fecha límite para el cierre del centro de detención.
Finalmente:
* Los líderes de su partido deciden no apoyar la partida de 80 millones de dólares para liberar a los presos
* La mayoría de los legisladores demócratas aún respalda la clausura del penal, pero quiere ver cómo se realizará antes de financiarla.